¿Por qué los perros huelen nuestra entrepierna?

Francisco María García · 21 octubre, 2017

Es común sentir vergüenza cuando los perros huelen nuestra entrepierna o trasero. Pero antes de reprimir o castigar a tu mascota, es importante entender mejor su comportamiento. Lo que para nosotros parece feo, para ellos puede ser lo más natural.

Lo primero a entender es que el animal no actúa con mala intención para molestar o intimidar. En realidad, ellos no tienen idea de que esto es un acto de mala educación entre los humanos.

El problema es que humanizamos tanto a los animales domésticos que nos asustamos frente a una conducta propia de su especie. Pretender que un perro se porte bajo las mismas reglas sociales que los humanos es no respetar su naturaleza. Eso puede ocasionar dolor y facilitar la manifestación de diversas enfermedades en su organismo.

¿Por qué los perros huelen los genitales de otros canes?

La forma de comunicación entre los humanos es rica y diversa. Pero está lejos de ser la única. Los perros se expresan, se comunican y poseen su propio lenguaje corporal.

Perro paseando con su dueño

Algunos códigos de conducta de nuestras mascotas pueden resultar extraños para nosotros. Pero, ¿acaso no sucede lo mismo a ellos? Qué fácil es observar cómo nuestros perros nos miran de forma rara frente a algunas actitudes de nuestro día a día.

De igual forma, nosotros no tenemos que compartir el lenguaje corporal de nuestros mejores amigos. Pero sí respetarlo.

Los perros encuentran en el olfato su principal sentido de exploración y reconocimiento. De esa forma captan estímulos e informaciones del medio ambiente para conocer su entorno. Incluso de los animales y personas que se presentan a su alrededor.

Pero, ¿por qué van directos a los genitales?

Los mamíferos poseen glándulas apocrinas sudoríparas esparcidas por diferentes partes de su cuerpo. Estas pequeñas estructuras son responsables por producir un fluido corporal oloroso llamado feromona. Este fluido transporta una información sobre cada individuo, cumpliendo una importante función social en el ecosistema.

En los perros, estos fluidos olorosos se concentran en la zona anal y genital. Es por eso que los canes suelen “saludarse” en la calle oliéndose sus partes más íntimas.

Cuando un animal olfatea los genitales de otro, recibe informaciones sobre la edad, la fase reproductiva, el sexo, el carácter y el estado de ánimo.

¿Qué quiere decir cuando los perros huelen nuestra entrepierna?

Los seres humanos poseemos glándulas sudoríparas de diferentes tipos esparcidas por toda la piel. Es un mecanismo de control de temperatura y cambio de fluidos con el ambiente.

Sin embargo, las glándulas apocrinas sudoríparas se concentran en nuestras axilas e ingle. Es por eso que el perro suele direccionarse inmediatamente para oler nuestras partes íntimas.

Los perros huelen nuestra entrepierna o nuestro trasero como forma de establecer una conexión. Como si quisiera presentarse y al mismo tiempo conocer mejor a la persona recién conocida. Por ello, es más común que suceda cuando nos encontramos con animales desconocidos.

¿Por qué tu perro puede oler más intensamente a algunas personas?

Muchas veces, los perros pueden mostrar mayor curiosidad frente al olor de algunas personas. O ponerse a oler más intensamente los genitales de ciertos individuos.

Sucede que la producción y liberación de feromonas puede ser acentuada en determinadas condiciones del organismo humano.

Durante el acto sexual, los humanos liberan gran cantidad de feromonas. Por ello, los perros pueden mostrar mucha curiosidad para olfatear a las personas que mantuvieron relaciones sexuales recientemente.

En el caso de las mujeres, es común que los perros muestren particular interés en oler los genitales durante el periodo menstrual y de ovulación. También demuestran curiosidad por mujeres que están amamantando o dieron la luz recientemente.

¿Cómo proceder cuando los perros huelen nuestra entrepierna?

Este comportamiento es parte de la forma de ser y convivir de los perros. Cohibir su instinto es algo realmente doloroso para el animal. Especialmente porque esta conducta no presenta un riesgo real para los seres humanos u otros animales.

Perro en la playa con su dueña

El proceso de socialización ayuda a disminuir la reacción del animal frente a diversos estímulos, principalmente ruidos. Pero puede ser poco eficaz en relación al olfato de reconocimiento.

Puede resultar extraño, pero lo mejor es no hacer nada. El animal dejará de presentar este comportamiento cuando tenga confianza con la persona. No hará ningún daño ni ofenderá a nadie.

Lo que se puede hacer es evitar el contacto de tu mascota con personas que no se sienten cómodas con los perros.

Por ello, cuando los perros huelen nuestra entrepierna, están ejercitando un don y haciendo una amistad.

Fuente de la imagen principal: alexplayground