¿Es verdad que los perros entienden cuando son familiares entre ellos?

Se ha dicho mucho sobre la comunicación entre los perros y humanos. Algunos estudios afirman que los animales pueden entender nuestros estados de ánimo, el tono con el que decimos las cosas e incluso ciertas palabras. Por nuestra parte, los dueños de mascota también contamos con algunos métodos de aprendizaje para domesticar al que sigue siendo el mejor amigo del hombre.

¿Pero cómo se comunican los perros entre sí? Mucho más intrigante es el hecho de saber cómo congenian nuestros amigos caninos cuando forman parte del mismo hogar. Y si son familia, ¿existirá un nexo especial de los cuáles ellos se den por enterados?

Tal vez hay muchas cosas que aún no hemos descubierto de nuestros peludos compañeros, pero existen descubrimientos al respecto. Aquí te explicaremos algunas cosas.

¿Los perros pueden reconocerse cuando son familiares?

Es probable que los perros reconozcan quiénes son sus padres y hermanos. Sin embargo, esto depende más del proceso de socialización que de cualquier otra cosa. Podríamos decir que algo similar ocurre con los seres humanos. Después de todo… ¿sabrías que alguien es tu hermano con el simple hecho de estar cerca de él? Si no tienes la información previa, te será muy difícil suponerlo.

Algo similar ocurre con estos animales. La capacidad que tienen para reconocer parentescos, dependerá de la convivencia que ellos desarrollen en ciertas fases de su existencia. Por eso, es de suma importancia que los perros convivan con sus familiares en la etapa que va de los dos a los cuatro meses de vida, bien sea con sus padres o hermanos. Esa es una etapa de socialización fundamental para ellos.

Pero al ser separados a edades muy tempranas, es evidente que podrían perder el conocimiento de este tipo de nexo. Sin embargo, hay otro mecanismo que ellos podrían utilizar para identificar a sus parientes caninos.

El poder del olfato canino

Nuestro amigo de cuatro patas sabe que llegamos a la casa, entre otras cosas, porque puede reconocer nuestro olor. De la misma manera, tiene la capacidad de identificar a las personas mediante el poderoso olfato que poseen. Pueden pasar años y algunos caninos reconocerían la presencia de otros seres que han estado a su alrededor.

Es fundamental tener presente que nuestra mascota no necesariamente sabrá quiénes podrían ser familiares por el simple hecho de olerlos. En todo caso, lo que identifican es la presencia y el olor de alguien con quien ha compartido anteriormente. Evidentemente, el proceso de socialización sigue siendo clave para el reconocimiento.

Una cantidad de científicos han realizado experimentos para comprobar si esta especia es capaz de hacer reconocimientos faciales por medio de la vista. Sabemos que pueden reconocer a su dueño porque tienen una memoria útil. No obstante, la hipótesis que muchos quieren responder es si los caninos pueden reconocerse entre sí por medio de la mirada.

Reconocimiento y socialización entre los perros

Es lógico pensar que el proceso de identificación es un asunto de vida o muerte para estos peludos amigos. Reconocer les permitiría distinguir quién es el enemigo y quién el amigo, algo que relacionan con la supervivencia, la autoprotección y la comida. Podríamos estar frente a una función instintiva, o lo que es lo mismo, de supervivencia.

Sin embargo, la memoria canina y sus mecanismos para reconocer a otros son capacidades limitadas en ellos. La realidad es que todo parece depender de los procesos de socialización a los cuales los caninos se someten y en los cuales siempre hay algún riesgo.

Por eso, hacer que dos perros domésticos se lleven bien en una misma casa dependerá en gran medida de una actuación correcta por parte de su dueño. Todo puede definirse desde el mismo acto de presentación, cuando los perros se conocen por primera vez. ¿Qué es lo que hay que evitar? Que ambos canes sientan celos o que el otro invade su territorio.

¿Y cuándo dos caninos son de razas diferentes?

Como verás, el reconocimiento de los perros se realiza mediante el olfato, sustancias químicas y algunos elementos gestuales. Siendo este un proceso tan determinante para la vida canina, podríamos pensar que no hay tanta diferencia entre distintas razas. En este sentido, lo que puede hacer que dos perros distintos se lleven mal o bien serán sus propias percepciones.

En pocas palabras, la raza no es tan determinante porque dos perros de diferentes razas manejan el mismo organismo. Es importante destacar que los dueños deben interpretar las posturas corporales de sus mascotas. Revisar algunos aspectos como la postura o la mirada, nos permitirá saber si dos perros que están a punto de conocerse sienten miedo, peligro, ganas de atacar o si por el contrario, se sienten amistosos.