Los 12 consejos para llevarse bien con un gato

Un minino puede crear vínculos con los humanos hasta más fuertes que los que establece con otros miembros de su especie, ya que con nosotros no pelea por alimento o por territorio. Descubre algunos consejos para llevarte bien con un gato.
Los 12 consejos para llevarse bien con un gato
Georgelin Espinoza Medina

Escrito y verificado por la bióloga Georgelin Espinoza Medina.

Última actualización: 24 noviembre, 2022

Tener un minino en casa es una experiencia muy gratificante. Además de un reto, una tarea de altibajos. Si bien su pelaje peludo y brillante despierta amor y ternura, es común que no le guste estar colmado de expresiones de cariño. Aunque todo depende de su personalidad, socialización y experiencias previas. Así, es importante que conozcas algunos consejos para llevarse bien con un gato, ¿te animas a descubrirlos?

Los gatos domésticos todavía mantienen muchos comportamientos de su ancestro salvaje. Entender estas conductas y su lenguaje corporal es esencial para mantener una buena relación con nuestra mascota felina. Existen variedad de preferencias sociales y afectivas, pero siempre tienden a tener el control de la interacción con los humanos. Veamos algunos consejos que te ayudarán a afianzar ese vínculo con tu minino.

1. Dale tiempo y espacio

Raza de gato German Rex

Aunque suene un poco extraño, el primero de los consejos para llevarse bien con un gato es ignorarle y darle el tiempo y el espacio que necesite. Nunca se debe estar atrás de un minino y tratar de obligarlo a establecer un lazo afectivo. Estas conductas lo intimidan, ya que les gusta tener el control de la interacción social que tienen con los humanos.

Debes aprender a entender a tu gato, hay mininos que son muy cariñosos y demandan afecto constante, mientras otros son más esquivos. En cualquier caso, tienes que comprender en cuáles momentos del día ameritan cariños, juegos o tranquilidad.

2. Emplea juguetes

Otro error común que solemos cometer con un gato es emplear manos y pies para jugar con él. Hay que utilizar juguetes siempre, así sea un gatito pequeño, ya que estas conductas generan problemas en la etapa de adultos.

Cuando el gatito tiene pocas semanas de vida, va a aprendiendo de su madre o sus hermanos a tener autocontrol y manejar la intensidad de su mordida. Si durante esta etapa jugamos con manos y pies, le estamos enseñando que nuestro cuerpo es presa y que puede arañar y morder todo lo que quiera. Así, cuando es adulto, mantiene este comportamiento y como son más grandes, tienen mayor fuerza para agredir.

Existen diferentes tipos de juguetes para gatos. Se pueden emplear aquellos que tienen cuerdas largas como cañas de pescar, para que no tenga acceso a las manos.

3. Manipula a tu gato con suavidad

Otro punto importante es aprender a manipular a los mininos, en especial desde pequeños. Hay que agarrarlos con suavidad y sin agobiarlos. Y claro, en los momentos apropiados, cuando están tranquilos. Nunca mientras jueguen o duerman. Cualquier error puede ocasionar que los animales agarren miedo o se sientan agobiados ante el contacto con los humanos.

Asimismo, es necesario educar a los pequeños de la casa sobre la forma correcta de manejar a los gatitos.

4. No recurras a los gritos ni castigos

Estas conductas agresivas no ayudan a mejorar el comportamiento felino, sino que pueden empeorarlo. Así que si quieres llevarte bien con tu minino, emplea otras formas para educarlo y nunca recurras al castigo como método de enseñanza. De esta manera, él no te agarra miedo.

5. No lo mires a los ojos

Una recomendación o consejo para llevarse bien con un gato es no mirarlo directamente a los ojos y menos por largo tiempo, en especial cuando lo acabamos de conocer. Esto se debe a que él lo percibe como una conducta amenazante que lo intimida. Lo mejor es quitar la mirada para evitar que te agreda o se asuste.

6. No le molestes mientras duerme

Un minino amerita varias horas de sueño al día para mantenerse saludable. Por lo tanto, si quieres tener una interacción positiva con él, no interrumpas su tiempo sagrado de descanso. Seguro a ti tampoco te gustaría que llegara algo a molestarte mientras estás sumido en un plácido, profundo y reparador sueño, así que respeta el momento y espera si quieres jugar o consentir a tu mascota.

7. No le molestes mientras hace sus necesidades

Al igual que sucede con las horas de sueño, tampoco es apropiado molestar o interrumpir a un felino mientras usa su caja de arena. Si lo hacemos solo lograremos que se asuste y que después no quiera volver a utilizarla. Por lo tanto, se creará otro problema sin necesidad. Es mejor dejarlo tranquilo en esos momentos.

8. No le tires de la cola

La cola del minino es una parte relevante de su cuerpo, ya que les ayuda a tener un buen equilibrio. De esta manera, es una valiosa herramienta, pero también una zona delicada, que no debemos halar, ni dañar. Mucho menos si lo que queremos es afianzar el vínculo afectivo con nuestra mascota.

9. No bloquees su paso

El comportamiento de defensa de un minino incluye estrategias de huida o lucha. Así, cuando se siente incómodo o con miedo, escapar es su principal alternativa. Por lo tanto, no debemos bloquear su paso, a menos que queramos llevarnos algún arañazo. Lo mejor es esperar a que se sienta a gusto y venga hacia nosotros por una sesión de juegos o por mimos. Recuerda que hay que respetar su tiempo y espacio.

10. No levantes a tu gato por la piel del cuello

Aunque es común que las gatas trasladen a sus gatitos sujetándolos por la piel del cuello, esta es una actividad que no debes repetir. En especial, si se trata de individuos ya adultos, ya que no les gusta para nada que los tomen por esa zona. De esta manera, es mejor agarrarlos con una posición en la que se sientan más cómodos y seguros.

11. Caricias en cabeza, mejillas y barbilla

Las regiones faciales de la cabeza, las mejillas y la barbilla son empleadas para la comunicación social, bien sea olfativa o táctil entre los gatos. Además, se ha demostrado que estas zonas son las que prefieren los mininos para las caricias durante la interacción con los humanos.

Así, que si quieres darle placer y amor a tu mascota, ve directo a acariciar estas partes faciales y olvídate del abdomen u otras áreas del cuerpo. Tu minino te lo agradecerá.

12. Aprende a leer su lenguaje corporal

Y por último, pero no menos importante en esta lista de consejos para llevarse bien con un gato, te decimos que tienes que aprender a interpretar lo que tu minino te dice con su cuerpo. Este punto es esencial para una relación efectiva y placentera. Por ejemplo, caminar sin sobresaltos por el centro de la habitación o acudir a frotarse contigo son signos de confianza y que nos muestran calma y tranquilidad.

Por el contrario, si presenta las orejas aplanadas, gruñe o da latigazos con su cola, algo está molestando a tu minino y si no quieres que te agreda no intentes tranquilizarlo.

Así, hemos finalizado los 12 consejos para llevarse bien con un gato. Te invitamos a ponerlos en práctica y ante cualquier inquietud sobre un comportamiento en particular, acudir con un experto en conducta felina. Ten mucha paciencia y respeto por la forma en que tu gatito percibe el mundo y bríndale un contacto positivo, consistente y predecible para que sea feliz.

Te podría interesar...
¿Los gatos en casa necesitan estimulación sensorial?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Los gatos en casa necesitan estimulación sensorial?

Para evitar que los gatos desarrollen desórdenes comportamentales o enfermedades graves, existen estrategias de estimulación en el hogar.



  • Ellis, L., Rodan, I., Carney, H., Heath, S., Rochlitz, I., Shearburn, L., Sundahl, E., Westropp, J. (2013). Directrices de la AAFP y la ISFM obre las necesidades medioambientales felinas. Journal of Feline Medicine and Surgery, 15, 219–230.
  • Soennichsen, S., & Chamove, A. S. (2002). Responses of cats to petting by humans. Anthrozoös, 15(3), 258–265.
  • Trillo, L. (2012). Manual básico para adoptantes de gatos. Recuperado el 19 de noviembre de 2022, disponible en: https://abrazoanimal.org/manualgatos.pdf