Litoria aurea: cuidados en cautiverio

18 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Los bellos colores de Litoria aurea y su fácil manejo y cuidado hacen de ella una mascota ideal.

Según la experiencia popular, la rana Litoria aurea es una mascota agradable de cuidar, de fácil manipulación y personalidad única. Como la mayoría de las especies de ranas, este animal necesita un ambiente húmedo y cálido para prosperar en cautividad.

Con pocas necesidades para estar sana y feliz, Litoria aurea o la rana campana verde y dorada corre grave peligro de decrecimiento de sus poblaciones en la naturaleza. Su cría en cautividad y posterior suelta son la clave para salvar a la especie de la desaparición. Si quieres conocer sus cuidados, sigue leyendo.

Consideraciones previas

En principio, esta especie no está recogida en el convenio CITES, aunque en la actualidad, los informes de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) indican que se encuentra en un estado de vulnerabilidad (VU). 

Hasta los años cincuenta, Litoria aurea abundaba en su lugar de origen, Nueva Gales del Sur (Australia). Era tal la cantidad de ranas que se recolectaban comúnmente para experimentos de disección de docencia y, también, como alimento para serpientes cautivas.

A principio de la década de 1990, esta especie comenzó a desaparecer a una velocidad vertiginosa. En poco tiempo, pasó de estar presente en 137 lugares a solo 24. En concreto, la población de White of Eastlakes descendió de 138 individuos adultos a solo 3 ejemplares en un periodo de 3 años.

Las evidencias muestran que su declive no se debe a la recolección de ejemplares silvestres, sino a la destrucción progresiva del hábitat y a la introducción de especies invasoras, como el pez mosquito (Gambusia holbrooki).

Como su cría en cautividad no es complicada, la repoblación está teniendo éxito. Eso sí, solo deben ser criadas estas ranas con fines de conservación si se tienen las instalaciones adecuadas, ya que el número de crías producidas es muy alto.

Una Litoria aurea sobre un fondo blanco.

Cuidados en cautividad de Litoria aurea

En la naturaleza, estas ranas visitan cada día diversos hábitats, donde comen, descansan o se reproducen. No son animales arbóreos, pero sí se encaraman en los juncos de su entorno para tomar el sol cerca de las áreas de reproducción.

Aunque pueden vivir en aguas salobres, prefieren el agua dulce, clara, con vegetación y libre de contaminación y depredadores. Esto facilita su aclimatación al terrario, donde todo debe ser paz y tranquilidad.

El acuaterrario 

El terrario de Litoria aurea debe ser un acuaterrario, también conocido como paludario. Al vivir en ambientes de agua principalmente estancadas, las condiciones de un acuaterrario son óptimas para esta especie.

Al ser ranas no trepadoras de un tamaño grande, el tanque deberá tener unas dimensiones mínimas de 45x45x60 centímetros para poder alojar a dos individuos. Aunque no se consideran animales arbóreos, a Litoria aurea le gusta descansar sobre tallos de juncos, por lo que la altura requerida de la instalación es de 60 centímetros.

Dentro del acuaterrario, una tercera parte de todo el recinto debe ser agua. Esta debe ser cambiada totalmente una vez a la semana, pero si se coloca un filtro, puede durar mucho más. Al añadir agua nueva, esta debe estar declorada.

Sobre la parte de agua se colocará una plataforma con un sustrato arenoso, que debe permanecer húmedo pero nunca encharcado. Para facilitar la limpieza, sobre el sustrato pueden colocarse plantas en macetas, que pueden ser revestidas con musgo.

También sobre el sustrato, se deberán colocar ramitas que lleguen a la parte más alta del recinto, donde se posicionará la lámpara de calor donde las ranas descansarán. A Litoria aurea le gustan mucho los escondites y los ambientes naturalizados. Por ello, es muy bueno colocar multitud de plantas naturales y musgos que asemejen su hábitat natural.

Dentro del agua, también deben colocarse cuevas, rocas y otros tipos de escondites para que las ranas se sientan seguras al nadar. En este punto, también es interesante la adición de plantas acuáticas, pero no directamente dentro del agua.

Se colocará un lecho rocoso y sobre él una maceta que contenga una planta que pueda tener siempre las raíces encharcadas. Alrededor de las piedras y sobre la maceta se colocará musgo Sphagnum sp., el cual creará una superficie cómoda para que la rana se pasee.

Condiciones ambientales

Las condiciones más proclives para Litoria aurea consisten en mantener el recinto cálido, húmedo y luminoso. De este modo, también crecerán más las plantas. Así, una buena idea es colocar una bombilla de calor en lo alto del recinto.

Asimismo, se colocará un termómetro para asegurar que la temperatura se mantenga entre 15 y 25 º C. A veces, ni siquiera es necesaria una bombilla de calor y es mejor colocar una bombilla de luz UV, ya que en cualquier casa la temperatura ambiental mantendrá el acuaterrario en esas condiciones.

Por otro lado, la humedad ambiental debe rondar el 70 %. Para ello, se rociará una vez al día el recinto con agua declorada. Las plantas y el agua del acuaterrario también elevarán la humedad. Para no tener problemas en este aspecto, el recinto debe tener un ventilador que airee cada vez que sea necesario.

Alimentación de Litoria aurea

Esta rana es muy voraz y se comerá cualquier cosa que se mueva y quepa en su boca. De hecho, Litoria aurea tiene una fuerte tendencia al canibalismo. Por ello, si se coloca a más de un ejemplar dentro del mismo recinto, todos deben ser del mismo tamaño, sino se comerán las unas a las otras.

Al ser ranas muy activas, se les puede dar de comer a cualquier hora del día. Sus alimentos favoritos son los grillos, cucarachas, moscas, gusanos de la cera y gusanos de la miel. Con respecto a estos últimos, solo se les deben ofrecer como golosina, pues un exceso de grasa puede causar una impactación que es mortal.

Una litoria sobre una mano.

Otras cuestiones que se deben tener en cuenta

Litoria aurea no tiene ningún problema al ser manipulada, pues los ejemplares se quedan quietos en las manos sin ningún atisbo de temor. Aun así, ten en cuenta que para coger a una rana hay que lavarse las manos previamente con agua fría. Nunca se debe usar jabón ni ningún otro tipo de producto químico.

Durante los meses de invierno, es normal que las ranas pierdan actividad y se escondan durante largo tiempo. En ocasiones se ha discutido si esto podría ser algún tipo de hibernación, pero parece que no se producen cambios fisiológicos severos en los animales. Simplemente hay que saber que están menos activas durante este periodo.

Por último, es mejor no juntar dos individuos machos en el mismo recinto, pues lo más probable es que se pelen y alguno salga lesionado. Si no hay intención de criar, es preferible tener una sola rana o una pareja.

  • Davis, E. (July, 2011). Green and Golden Bell Frogs (Litoria aurea). Frog Forum. Disponible en: https://www.frogforum.net/content.php/132-Green-and-Golden-Bell-Frogs-(Litoria-aurea)
  • Jean-Marc Hero, Graeme Gillespie, Harold Cogger, Frank Lemckert, Peter Robertson. 2004. Litoria aurea. The IUCN Red List of Threatened Species 2004: e.T12143A3325402.
  • Pyke, G., & White, A. (2001). A review of the biology of the green and golden bell frog Litoria aurea. Australian Zoologist, 31(4), 563-598.