Legalidad de animales exóticos como mascotas

21 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
La tendencia actual sobre mascotas es ir ampliando el número de especies que pueden adoptarse. En esta línea están los animales considerados exóticos. ¿Qué debemos saber sobre la legalidad vigente?

Ya no es extraño que, a cada año, las redes sociales y los medios de comunicación difundan una ‘nueva tendencia’ de tener alguna especie silvestre o de granja como mascota. Realmente, la tenencia de animales exóticos en cautiverio por particulares no siempre está permitida por ley y, además, puede conllevar ciertos riesgos para nuestra salud.

Animales exóticos como mascotas: ¿qué dice la ley?

Como te puedes imaginar, no existe una normativa universal sobre la tenencia de especies exóticas como mascotas. Cada país puede aprobar sus propias leyes en esta materia, según la necesidad de proteger la fauna autóctona, combatir especies invasoras, proteger a los ciudadanos y evitar emergencias de salud pública.

En la práctica, ello significa que no en todos los países está permitida la tenencia domestica de los mismos animales. O sea, es posible que España permita la crianza de una especie como mascota que está prohibida en Francia o Reino Unido, por ejemplo.

Por lo tanto, antes de decidir adoptar a una mascota exótica, te aconsejamos investigar sobre aquellas especies cuya introducción en el territorio de tu país o región está prohibida. También se trata de ver aquellas que no pueden vivir en cautiverio en domicilios particulares o cuya comercialización está penalizada por ley.

Recuerda que jamás has de adquirir animales exóticos por internet o a través de vendedores particulares. En ambos casos, se desconoce la procedencia del animal, su estado de salud y, además, se corre el riesgo de terminar financiando el tráfico ilegal de especies silvestres.

Tucán, uno de los animales exóticos, en una rama

¿Qué animales exóticos no se pueden tener como mascota en España?

En primer lugar, la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad (ley 42/2007) prevé que la introducción de especies invasoras en el territorio de la península ibérica se considera una infracción grave o muy grave.

También determina la ley que quienes mantengan en cautiverio estos animales, o faciliten su introducción en el país, podrán ser sancionados con multas desde los 3001 hasta dos millones de euros, según la especie y gravedad del daño que ocasiona a los ecosistemas autóctonos.

A continuación, presentamos algunas especies invasoras en España que no pueden mantenerse como mascotas:

  • Rana toro
  • Sapo común asiático
  • Codorniz
  • Ruiseñor japonés
  • Mapaches
  • Tortuga galápago
  • Cotorra argentina
  • Cobra real y varias otras especies de serpientes venenosas
  • Varias especies de caracoles

De igual manera, la ley española también prohíbe mantener animales exóticos amenazados de extinción como mascotas. En caso de encontrar herida o rescatar una especie silvestre, recuerda comunicarte con la autoridad competente de tu país –SEPRONA en España– lo más rápido posible para informar del hecho y entregar el animal a un refugio especializado en la recuperación de fauna silvestre.

Por otro lado, tampoco se recomienda adoptar como mascotas los animales que están entre las especies protegidas del Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Esta iniciativa creada por la ONU fomenta la regulación del comercio de varias especies exóticas y el combate de la compraventa ilegal de animales.

Los riesgos de adoptar un mono como mascota

Independiente de la ley vigente en tu país, recomendamos siempre recurrir al sentido común antes de adoptar ciertos animales exóticos como mascotas. Aunque estas especies despierten mucho interés y curiosidad por su aspecto atractivo, lo cierto es que mantenerlas en cautiverio es asumir riesgos innecesarios para la salud del animal y de todos a su alrededor.

Mono agarrándose al dedo

Debemos considerar que existen numerosas enfermedades zoonóticas que los animales pueden transmitir a los humanos, así como muchas patologías que, si bien son sencillas para nosotros, como una gripe, pueden llegar a comprometer seriamente el bienestar de otras especies, sobre todo aquellas que no están habituadas a tener contacto con personas.

Y aun cuando hablamos de especies naturalmente sociales, hay algunas como los monos que también pueden verse afectadas por el estrés crónico el cautiverio.

El cambio repentino de hábitat y las limitaciones de un entorno artificial suelen afectar la salud mental de los animales y estos trastornos se ven reflejados en su comportamiento. Por ello, se pueden provocar síntomas de agresividad, destructividad y otros problemas de conducta complejos.

Además, proveer un ambiente enriquecido y los cuidados apropiados a un animal exótico suele requerir una importante solvencia económica, además de tiempo, paciencia y dedicación por parte de sus dueños, en especial de los principiantes.

En resumen: la legislación de España permite tener ciertos animales exóticos como mascota. No obstante, la decisión de adoptar algunas especies exóticas conlleva a riesgos innecesarios tanto para los tutores y sus familiares, como para los animales.

De esta forma, lo ideal es realmente elegir animales de compañía que ya están acostumbrados a compartir su territorio y su rutina con los seres humanos.

  • Instrumento de Adhesión de España al Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, hecho en Washington el 3 de marzo de 1973. Extraído de: https://misanimales.com/?s=enfermedades+zoon%C3%B3ticas
  • Ministerio Agricultura España. 2015. Análisis y caracterización del sector de los animales de compañía. Extraído de: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/produccion-y-mercados-ganaderos/20160222_informeestudioparapublicar_tcm30-104720.pdf