Las mascotas y las alergias… ¡hay muchas soluciones!

Mariela Ibarra Piedrahita · 3 mayo, 2015

Las mascotas son muy aconsejables para nuestra salud, no solo a nivel físico, sino también a nivel emocional. Desafortunadamente muchas personas desarrollan alergias, ya sea al pelaje de cierto tipos de animales que usamos como mascotas o a sus fluidos. A continuación, ahondaremos en el tema de las mascotas y las alergias, así como las múltiples soluciones que tienes para afrontar este problema.

Una de las ventajas que tiene el crecer o convivir con mascotas tiene que ver con el desarrollo de anticuerpos y el fortalecimiento de la flora bacteriana dentro del organismo, siendo la exposición desde edades tempranas un factor que disminuye los riesgos de desarrollar alergia a los animales o enfermedades derivadas del contacto con los mismos.  Por ejemplo, es una realidad científica que los niños expuestos a las endotoxinas (que son componentes de las bacterias que viven en los perros y gatos) desarrollan mayor inmunidad y reduciendo los niveles de sensibilidad a las mismas.

Alergias a los animales

cachorros y niños 2

Las alergias producidas por los animales se deben a varios motivos, siendo las más comunes las proteínas presentes en el pelaje del animal, la saliva o la orina. Las reacciones pueden variar de intensidad, dependiendo de la violencia de la alergia, llegando a producir rinoconjuntivitis, erupciones en la piel o problemas respiratorios. Por lo menos al 15% de la población padece algún tipo de alergia relacionada con los animales.

La alergia se produce como una respuesta excesiva del sistema inmune a algún elemento externo, que detecta como peligroso. De esta forma nuestro cuerpo termina produciendo anticuerpos como una manera de defensa para atacar los agentes extraños. Existen sustancias que tienen cualidades que pueden llegar a ser alergénicos, al consumirlas pueden generar un rechazo por parte del organismo que activa el sistema de defensa.

Formas de prevenir los síntomas de alergia

alergias mascotas 2

Si tienes un animal y desarrollas algún tipo de reacción que no es muy violenta (erupciones leves, ojos llorosos, estornudos) y no llega al punto en que la alergia dificulta tu calidad de vida, pueden llevarse a cabo acciones que disminuyan o eviten la aparición de los síntomas.

Evita que la mascota ingrese a tu cuarto, en especial que tenga contacto con tus almohadas, cama o mantas. Así evitarás el contacto de una buena cantidad de agentes alergénicos y verás cómo los síntomas se reducen considerablemente.

Igualmente, adquiere productos que ayudan a reducir los agentes alergénicos presentes en el pelaje de los animales, así que podrás aplicárselos una vez a la semana, evitando así que se produzcan los elementos que generan los síntomas de las alergias y que se dispersen en el ambiente.

Cuando cepilles a tu mascota, lo mejor es que lo hagas fuera de casa, o por lo menos en un espacio abierto. Esto evitará que los agentes alergénicos se dispersen al interior de tu hogar y tengas que convivir con ellos todo el tiempo.

Mantener limpio el lugar donde duerme tu mascota será fundamental para evitar la propagación de agentes alergénicos y prevenir la aparición de síntomas de alergia. Igualmente, si tu mascota orina dentro de tu casa, debes limpiarlo de inmediato, pues esta es la principal fuente de alergias.

Las partículas que desencadenan las alergias, suelen acumularse en las alfombras, cortinas, cojines, grietas o superficies que no se desempolven con frecuencia. Por lo tanto, un aseo juicioso y  profundo de tu casa, te ahorrará muchos inconvenientes y dificultades en la salud.

Recuerda que las aspiradoras no solucionan los problemas con los agentes alergénicos, pues estas no extraen el polvo de la parte inferior de las alfombras. La limpieza a vapor si presenta una solución para este problema, pero también facilita la aparición de hongos, que generan a su vez agentes alergénicos.

Lo mejor que puedes hacer es tener un suelo de cerámica o madera, con una alfombra removible que te permita lavarla con cierta frecuencia.