La salud cardiovascular y los beneficios de tener un perro

Antonia Tapia · 10 enero, 2015

¿Sabías que tener un perro puede beneficiar tu salud cardiovascular? Según científicos, ser dueño de una mascota, especialmente un perro, puede reducir el riesgo de un ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, ya que las personas con perros dedican realizan mayor actividad física, presentan óptimos niveles de colesterol, presión arterial y una menor incidencia de obesidad.

Pero eso no es todo. En un nivel emocional, ser dueño de una mascota puede disminuir la depresión, el estrés y la ansiedad.

Disminuye el estrés

salud cardiovascular 2

En un estudio realizado, investigadores encontraron que cuando se realiza una tarea estresante, las personas experimentaron menos estrés cuando sus mascotas estaban con ellos, que cuando un cónyuge, un familiar o amigo cercano estaba cerca.

Asimismo, pasar tiempo con un animal aumenta el nivel de la hormona oxitocina, a menudo referida como la “hormona del amor”, un neurotransmisor que aumenta la confianza y reduce el miedo.

Reduce la presión arterial

Tener un perro tiene el potencial de reducir la presión arterial, especialmente en pacientes hipertensos o de alto riesgo, ya que emocionalmente estar en contacto con una mascota reduce los niveles de estrés, uno de los tantos factores que pueden disparar los niveles de presión arterial.

Alivia el dolor

Lo creas o no, los perros pueden ser la mejor medicina, especialmente cuando una persona está tratando con dolor crónico, como migrañas o artritis. Ser dueño de una mascota reduce la ansiedad. Cuanto menos ansiedad, menos dolor.

Disminuye el colesterol

Otro resultado saludable para el corazón es reducir el colesterol. Las personas que poseen perros -y los hombres, en particular- tienen niveles de colesterol y triglicéridos significativamente más bajos que los que no tienen mascotas. Y no es para menos.

Los perros necesitan ejercicio y para muchos de nosotros, pasear al perro es una parte importante de nuestra propia rutina de ejercicios, lo cual hace que personas propietarias de perros sean menos sedentarias y más activas.

Para aprovechar el beneficio físico y mental, al menos debes realizar 30 minutos de caminata a pie o dos caminatas rápidas de 15 minutos, por día.

Mejora el estado de ánimo

Las personas que tienen perros tienen mejor estado de ánimo que aquellas que no tienen mascota. Se encuentran menos agobiadas y suelen ser más alegres. Los perros son un gran consuelo. Hacen que la gente se siente más feliz, más tranquila, y se sienten más queridas, todo lo cual conduce a una mejor salud en general.

Es por eso que muchas veces los perros se emplean en terapias para tratar el trastorno de estrés post-traumático, ya que ser dueño de un animal no solo significa contraer ciertas responsabilidades, sino que son una fuente de cariño y de atención.

Ayuda a las personas a socializarse

Si bien puede parecer un poco contradictorio, ser dueño de un perro en realidad aumenta las oportunidades de una persona para socializar. Cuando se sale de paseo con un perro, según estudios, aumenta la socialización con el resto de la gente y muchas veces se mejora la percepción que algunos vecinos del barrio pueden tener de ti, ya que una persona que pasea con una mascota suele percibirse como más amigable.

La próxima vez que charles con un conocido en el parque para perros, recuerda que no solo estás pasando el tiempo, tú también estás mejorando tu salud.

Previene las alergias y mejora la inmunidad

Ser propietarios de perros puede mejorar la inmunidad y prevenir las alergias. Los niños que se crían en granjas y alrededor de los animales no tienen alergias. Por lo tanto, no lo dudes y regala una mascota a tu hijo o hija.

Ayuda a los niños a desarrollarse

salud cardiovascular 3

Los niños y niñas que crecen en un hogar con mascotas, como perros, se benefician de innumerables maneras, especialmente en su desarrollo emocional. Cuando un niño o niña son dueños de un perro, aprenden a expresarse de muchas maneras y se relacionan mucho mejor.

Las mascotas también son enormemente beneficiosas para los niños o niñas que sufren de trastorno de autismo y déficit de atención e hiperactividad. Para quienes tienen este trastorno estar al cuidado de una mascota mejora sus responsabilidades.

Por otro lado, en aquellos niños o niñas autistas, la experiencia sensorial de la celebración y de acariciar a un perro puede resultar reconfortante.