La cría saludable de una vaca de carne

Francisco María García · 7 enero, 2018
Muchos países exportadores utilizan un método combinado de engorde; el animal pasa sus primeros seis a nueve meses pastando libremente para preparar su sistema digestivo y fortalecer su organismo

La carne de vacuno es una de las más apreciadas y consumidas en todo el mundo. Por ello, la ganadería se volvió una actividad altamente rentable en muchos países. La cría saludable de una vaca de carne es fundamental para generar negocio y mantener la calidad de la producción.

Vaca: morfología y comportamiento

Llamamos genéricamente ‘vaca’ a hembras de diversas razas que componen la especie mamífera Bos primigenius taurus.

Se destaca por su cuerpo musculoso de tamaño imponente, con cola y patas alargadas que terminan en pezuñas. Destacan en sus facciones sus grandes ojos y hocico grueso con amplios orificios. El pelaje es corto y presenta diversas tonalidades. Algunas razas poseen también dos cuernos huecos.

Son animales inteligentes con gran capacidad de aprendizaje, pero también fuertes y resistentes.  Suelen presentar un carácter templado y sociable cuando son criados en condiciones óptimas.

La vaca acompaña el hombre desde periodos muy remotos de su historia. Se supone que el animal fue domesticado por primera vez hace casi 8 000 años. Actualmente, países como Brasil, Argentina, Estados Unidos y China son los mayores productores y exportadores de carne bovina.

Animales de campo: vaca

Principales razas de vacas de carne

El primer paso para invertir en la cría saludable de una vaca de carne es elegir adecuadamente una raza productiva. Hay que tener en cuenta factores como el espacio disponible, el clima, la altitud, el presupuesto y la expectativa del productor.

1- Charolais

Esta raza originaria de Francia es considerada por muchos especialistas como la que produce la mejor carne de vacuno. Suele ser la más demandada en todos los países europeos.

2- Simmental

Raza suiza criada desde la Edad Media. Destaca por su formación muscular privilegiada. Proporciona una carne de altísima calidad, muy sabrosa y con poca grasa.

Excelente y rápido engorde, capacidad de adaptación, longevidad, docilidad y fertilidad. Además, es una raza con una doble cualidad: óptima productora de leche y carne.

3- Aberdeen angus

Es una raza mediana autóctona de Escocia, la más popular en Estados Unidos, Argentina y Uruguay. Es muy valorada por su fertilidad, facilidad de parto y longevidad. Además, su carne es muy jugosa, sabrosa y tierna.

4- Brahman

Creada y desarrollada casi integralmente en Estados Unidos. Es excelente productora de carne de altísima calidad. Además, destaca por su precocidad, gran tamaño y fertilidad.

5- Hereford

Originaria de Inglaterra, ganó importantes premios de excelencia gracias a la calidad de su carne. Esta raza es conocida por su fertilidad, longevidad, buen engorde, bajo costo de mantenimiento, docilidad y gran capacidad adaptativa. Además, produce cuero de altísima calidad.

La cría saludable de vacas de carne: consejos y cuidados

La cría saludable de vacas de carne requiere una atención especial en cuanto a su alimentación, reproducción, medicina preventiva y ambiente.

Alimentación para una vaca de carne

La crianza de vacas para obtención de carne tiene muy en cuenta el engorde rápido y eficiente. Pero es importante proporcionar alimentos de calidad para conservar la salud del animal y la calidad de la carne.

Muchos países exportadores utilizan un método combinado de engorde. El animal pasa sus primeros seis a nueve meses pastando libremente para preparar su sistema digestivo y fortalecer su organismo.

Razas de vacas de leche: Normando

Posteriormente, se transfiere el ganado a corrales para acelerar el engorde y así generar mayores ganancias. Entonces, el animal pasa de seis a ocho meses ingiriendo una mezcla con una alta concentración de proteína a base de granos como maíz y soja.

La cría saludable de una vaca de carne debe poner la salud del animal como prioridad sobre el engorde acelerado. El exceso de grano y la falta de forraje suele ocasionar problemas digestivos graves, incluso causar la muerte del animal.

Siempre es preferible la crianza natural y extensiva en campos con abundante pasto. Cuando no es posible, se recomienda una dieta rica en forraje de buena calidad para compensar la disminución del pasteo.

Hidratación reforzada

Los mamíferos rumiantes necesitan hidratación abundante para conservar su salud. Una vaca adulta suele ingerir cerca de 30 litros de agua al día.  Además, las mezclas altamente proteicas para engorde suelen aumentar la sed del animal.

Es indispensable dejar agua fresca y limpia a la disposición del animal durante todo el día. O contar con lago artificial (u otra fuente de agua) en el campo, donde el animal puede refrescarse e hidratarse.

Medicina preventiva

A pesar de su tamaño imponente, las vacas pueden enfermarse fácilmente debido a los numerosos microorganismos presentes en el campo. Por ello, es fundamental la vacunación, la desparasitación y contar con veterinario especializado.

También se suele utilizar suplementos, vitaminas y antibióticos concentrados para reforzar el sistema inmunológico de las vacas.