La carabela portuguesa: una criatura flotadora

La carabela portuguesa es un animal marino que viaja a la deriva sobre la superficie del océano y se alimenta principalmente de peces. Flota gracias a una vejiga que posee forma de cresta. Es esa forma similar a un barco de guerra portugués del siglo XVIII, lo que le valió su apodo.
La carabela portuguesa: una criatura flotadora
Luz Eduviges Thomas-Romero

Escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero.

Última actualización: 09 noviembre, 2022

La carabela portuguesa (Physalia physalis) pertenece a los cnidarios, un filo del reino animal. Los cnidarios son animales antiguos que se estima que aparecieron hace 600 millones de años. El rasgo que los caracteriza es que presentan cnidocitos o células urticantes.

Actualmente, se cree que hay más de 9000 especies, distribuidas en siete clases. Las medusas y los corales pertenecen a este filo. La sorprendente carabela portuguesa es conocida también como botella azul, fragata portuguesa, hombre de guerra o aguamala.

Rasgos característicos de los cnidarios

Es interesante conocer que existen dos formas básicas en el ciclo de vida de los cnidarios:

  • El pólipo, en el que el animal es sedentario, con un cuerpo tubular y que se reproduce asexualmente.
  • La medusa, que puede nadar libremente, cuerpo en forma de campana y que se reproduce sexualmente.

Algunos animales cnidarios pasan solamente por una de estas dos etapas, mientras que otros pasan primero por una etapa de pólipos y luego son medusa. En la periferia de esta clasificación, existen seres marinos como la carabela portuguesa, que tienen un anillo de pólipos con forma de tentáculo.

En tal razón, estos seres en realidad no son medusas, sino colonias con apariencia de medusa. En biología se entiende como colonia un grupo de seres vivos agrupados en cooperativas.

¿Cómo reconocer a una carabela portuguesa?

La carabela portuguesa es una colonia de cuatro tipos de organismos altamente especializados llamados zooides. Uno de ellos es único en la colonia: el neumatóforo o flotador. Los otros tres zooides forman sus largos apéndices. Todos agrupados en torno a la vejiga o flotador. La carabela portuguesa es translúcida, aunque puede estar teñida de color azul, morado o rosa.

Comúnmente, la vejiga llena de gas es parecida a una botella azul. Su estructura consiste esencialmente de dos contenedores anidados: el primero, es una caja muscular externa que tiene una cresta en forma de vela y el segundo es una vejiga de aire interno.

En el animal juvenil, debajo del flotador presenta 12 tallos (cormidia) de los cuales brotan todos los zooides. Estos se asocian en patrones de tres muy específicos, llamados grupos tripartitos. Así, cada grupo contiene lo siguiente:

  • Un zooide táctil para la captura de presas, llamados cnidoblastos.
  • Un zooide gástrico para la digestión.
  • Un zooide gónada para la reproducción.

La carabela portuguesa, ya completamente desarrollada, puede tener cientos de grupos tripartitos organizados en ramas y subramas. Resumiendo, este animal marino presenta una parte flotante que mide unos 30 centímetros de largo y 10 de ancho, púrpura y transparente. En la parte sumergida están los tentáculos, que son delgados y largos. La longitud puede alcanzar 20-30 metros.

¿Cómo navega la carabela portuguesa?

La carabela portuguesa viaja a la deriva, su dirección está determinada por el viento y el agua. Se la encuentra en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico. Estos organismos viajan frecuentemente en grupos.

El flotador de la carabela portuguesa puede subir y bajar su cresta al contraer y relajar los músculos de la carcasa exterior. Así, puede ajustar qué tan bajo se sienta en el agua controlando la densidad del gas en la vejiga de aire. Esto lo logra usando una glándula de gas que se encuentra en la capa interna del flotador.

Tentáculos venenosos: son para comerte mejor

Carabela portuguesa (Physalia physalis)
Physalia physalis.

El zooide cnidoblasto es el tentáculo más largo del grupo tripartito. Este tiene una ampolla azul en la base y una extensión en forma de cinta cubierta de nematocistos. Cabe destacar, que los nematocistos son pequeñas cápsulas con arpones en miniatura que perforan los peces y descargan un veneno paralizante.

El alto contenido de toxinas neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas, hacen de la carabela portuguesa una especie altamente peligrosa. Para las personas, sus picaduras son muy dolorosas y en algunos casos pueden llegar a producir la muerte.

En su vida marina, los cnidoblastos son los encargados de la defensa y alimentación de la colonia. Sin duda, los largos tentáculos venenosos son muy efectivos para capturar sus presas. Así, es como la carabela portuguesa se alimenta de alevines (peces jóvenes) y pequeños peces adultos, también consume camarones, otros crustáceos.

Una vez que la presa se une a los tentáculos, los músculos del tentáculo se contraen y atraen a la presa paralizada hacia los cientos de zooides gástricos que esperan para digerir la comida.

Te podría interesar...
Lo que no sabías de las medusas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Lo que no sabías de las medusas

Te contamos algunas cosas que seguramente no sabías de las medusas, unos animales que no nos agradan en demasía... ¡porque su picadura puede ser mo...



  • Munro, C., Vue, Z., Behringer, R. R., & Dunn, C. W. (2019). Morphology and development of the Portuguese man of war, Physalia physalis. Scientific reports, 9(1), 1-12.
  • Lane, C. E. (1960). The Portuguese man-of-war. Scientific American202(3), 158-171. DOI: 10.1038/scientificamerican0360-158
  • Totton, A. K., & Mackie, G. O. (1960). Studies on Physalia physalis (L.). Part 1. Natural history and morphology. Discovery Reports, 30, 301-367. https://www.biodiversitylibrary.org/item/28335#page/347/mode/1up