La apariencia prehistórica de la trompa de rinoceronte

Yamila · 20 febrero, 2019
¿Sabías que la trompa de rinoceronte fue cambiando con el paso de los años? Las especies se tuvieron que adaptar a las nuevas condiciones del ambiente, ya que en el caso contrario se extinguieron

Los ‘rinos’ son unos de los animales más antiguos que existen, pero no siempre lucieron de la misma manera. En este artículo te contaremos cómo era la apariencia prehistórica de la trompa de rinoceronte y algunos datos más que interesantes.

La trompa de rinoceronte fue cambiando con el tiempo

En la actualidad, las pocas especies de rinocerontes que quedan en estado salvaje están en peligro de extinción debido a que se considera medicinal a su cuerno o trompa y también porque son tratados como ‘trofeos’ por parte de los cazadores furtivos.

¿Sabías que la familia de los rinocerontes estaba formada por casi 50 especies? Hoy lamentablemente solo quedan cinco y no sabemos por cuánto tiempo más. De algunas extintas se tiene información debido al hallazgo de restos fósiles a través de diversas investigaciones.

Así es como podemos saber, por ejemplo, que la trompa de rinoceronte no siempre fue como la conocemos en la actualidad, es decir, con un gran cuerno en el centro. ¡Algunos ni siquiera tenían cornamenta!

Los rinocerontes prehistóricos eran bastante similares en cuanto al aspecto del cuerpo, robustos, con patas cortas y mucha fuerza. Muchos tuvieron que evolucionar cuando el clima cambió en el planeta y así pudieron sobrevivir. Pero eso significó, por ejemplo, tener que desarrollar un cuerno especial o que no le crezca pelo.

Trompa de rinoceronte: ¿con o sin cuerno?

Cuando pensamos en un rinoceronte, automáticamente se nos viene a la mente la imagen de un animal con un cuerno en el centro de la cabeza. Pero no siempre se vieron de la misma manera. Algunas especies de esta familia con cornamenta especial o sin ella son:

1. Rinoceronte lanudo

Vivió en Europa y Asia hasta el último periodo glacial, hace unos 30 000 años. Se sabe de él en parte por el arte rupestre hallado en una cueva al sur de Francia, donde se lo veía con dos cuernos, uno corto y otro más largo y encorvado.

Rinoceronte lanudo

Como su nombre indica, el rinoceronte lanudo presentaba pelo en todo su cuerpo. Además se sabe que medía casi cuatro metros de longitud y pesaba alrededor de los 3 000 kilos, similar a un rinoceronte blanco actual.

2. Rinoceronte corredor

Pertenecía a la familia de los hiracodóntidos, toda extinta, que vivió en las zonas selváticas de las actuales China, Pakistán y Kazajistán. Si bien era similar a los rinocerontes actuales, tenía patas y cuello más largos.

Rinoceronte corredor

Además, esta especie no contaba con cuernos y su rostro era parecido al de un tapir. Eran capaces de correr a grandes velocidades –de ahí su nombre– y se dice que tienen más similitudes con un caballo que con un rinoceronte. Podían medir hasta 10 metros y, al parecer, evolucionaron hacia las jirafas.

3. Teleocera

En este caso, la trompa de rinoceronte Teleocera era bastante parecida a la de las especies actuales, pero contaba con un cuerno pequeño sobre el hocico, no presente en todos los ejemplares.

Teleocera
Fuente: © N. Tamura

Los Teleoceras vivieron en Norteamérica hace 5,3 millones de años y eran de hábitos subacuáticos, por lo que también se los relaciona con los hipopótamos. Contaban con patas cortas y tórax ancho.

4. Rinoceronte unicornio

Podríamos decir que la figura del caballo alado con un cuerno en la cabeza que aparece en tantos cuentos y leyendas en realidad derivaba de un rinoceronte prehistórico. Este ‘rino’ vivía en Asia –precisamente en la actual Rusia– y su principal característica era un cuerno de casi dos metros de largo y grueso que le ‘nacía’ entre los ojos.

Rinoceronte unicornio

Su cuerpo era robusto, las patas cortas y la trompa pequeña. Contaba con pelo en todo el cuerpo y los ejemplares adultos podían medir seis metros y pesar cinco toneladas.

5. Rinoceronte de trueno

La trompa de rinoceronte de esta especie de América del Norte y este de Asia era realmente particular. Contaba con un cuerno dividido en dos, pero que no terminaba en punta, sino de forma redondeada, así que se asemeja más a los oxiconos de las jirafas que a las cornamentas de los ‘rinos’.

Rinoceronte de trueno

Sin duda, la apariencia de la trompa de rinoceronte prehistórico era muy diferente a lo que conocemos hoy en día.

  • Ansón, M., & Hernández Fernández, M. (2013). Reconstrucción artística de la apariencia de Prosantorhinus Heissig, 1974, el rinoceronte teleoceratino del Mioceno medio de Somosaguas. Revista Espanola de Paleontologia.