Kishu

Virginia Duque Mirón · 30 enero, 2018
Originaria de China y residente en Japón, esta raza tiene una historia de 3 000 años a sus espaldas, en la que se le utilizó como perro de caza del jabalí por su gran valentía; de precioso y claro pelaje, se trata de un can cariñoso, activo, juguetón, dócil, paciente y protector, por lo que nos encontramos ante una mascota ideal para los niños

Ya sabes cuánto nos gusta hablarte de razas poco conocidas y desvelarte sus características y personalidad. En esta ocasión hablaremos del kishu inu, un perro japonés precioso y muy peculiar. ¿Te quedas con nosotros a conocerlo?

Conozcamos al kishu inu

Origen e historia

Esta es una de las razas más antiguas que conocemos, aunque no la más. Se les conoce desde hace al menos 3 000 años, y se cree que llegaron a Japón desde China cuando comenzaron las migraciones humanas.

La raza se comenzó a desarrollar en la región montañosa de kishu, de ahí su nombre. Se le usó como perro de caza del jabalí, venado y caza mayor. Esta labor denota el carácter valiente de esta raza, pues el jabalí es un animal salvaje que puede matarte en un primer ataque.

Aunque en los comienzos de esta raza, hay pinturas y escritos que demuestran que presentaba colores muy variados, como el rojo, el sésamo o incluso atigrado, desde 1934 solo se aceptan como con pedigree a los que tienen un solo color.

Kishu: comportamiento

Fue en ese mismo año 1934 también cuando el kishu fue declarado como monumento nacional natural y adoptó de manera oficial el nombre de la región de la que provenía. No obstante, esto no frenó la casi aniquilación de la raza en la Segunda Guerra Mundial, como le sucedió a muchas otras.

¡Menos mal que no desapareció! Es una raza hermosa de pelaje increíble, y aunque el número de ejemplares es estable como para preservarla, no se ven fuera de Japón. Así que si quieres ver uno, quizá tengas que hacer un viaje al interesante país nipón.

Características del kishu inu

Es un perro de tamaño mediano que llega a medir entre 43 y 55 centímetros, horquilla que varía según su género. Las hembras no suelen pasar de los 50 centímetros. El peso oscila entre los 16 y 18 kilos.

Su cabeza es prominente y de forma acuñada, con ojos perfectamente redondos de color miel. Su hocico es estrecho y largo, y su expresión fácil desprende nobleza y ternura. Sus orejas son puntiagudas y erectas, de base ancha.

Kishu: cuidados

Es de pelaje abundante y suave, casi siempre en tono blanco aunque se admiten los colores arena suaves. Su apariencia es regia y sus extremidades fuertes y rectas, y las de atrás un poco más largas que las de delante.

Temperamento del kishu inu

En Japón aún se le sigue usando para la caza, aunque cada vez se le ve más como perro guardián y como mascota. Por tener instinto cazador es un perro muy enérgico y activo, por lo que necesitará largos paseos y grandes dosis de ejercicio.

Es valiente, perseverante y despierto. A pesar de ser activos, en la vida familiar son tranquilos, afectuosos y felices. Son muy juguetones, lo cual encanta a los niños, con los que llega a crear una conexión muy especial, por su docilidad, tolerancia e instinto protector. Pueden llegar a aburrirse fácilmente si no tienen la compañía ni el ejercicio necesario, lo cual podría convertirlos en destructivos, ruidosos y estresados.

Salud y cuidados especiales del kishu inu

Esta raza no presenta problemas de salud comunes, a excepción de los que podrían presentarse en la vejez como la displasia. No obstante, su pelo debe revisarse de continuo pues es foco de bacterias y parásitos. Además, hay que cepillarlo a diario para eliminar restos muertos y desenredarlos. Los ojos y orejas podrían presentar infecciones, por lo que se recomienda limpiarlos a diario con un poco de suero y una gasa.

Por su actividad, necesitará largos paseos diarios y una buena dosis de ejercicio. Además, esto hará que no se aburra y que no sea destructivo o se estrese. Ya ves que este perro es ideal para ser una mascota. Aunque parece difícil encontrarlo fuera de Japón, quizá algún día puedas tener uno en casa. ¿Lo estás pensando?