Jugar con tu perro en cuarentena: el efecto Eureka

4 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Samuel Sanchez
Los juegos son muy beneficiosos para las mascotas, ya que no solo les permite liberar energía y divertirse, sino también, estimular su mente.

Es posible que alguna vez hayas oído hablar acerca de lo beneficioso que resulta jugar con las mascotas con regularidad. Ahora bien, ¿alguna vez has oído hablar del efecto Eureka?

Todos conocemos la importancia del ejercicio físico en los perros. Por ello, sacarlos a pasear es una necesidad en este periodo de cuarentena. Sin embargo, no debemos descuidar su estimulación mental mediante los juegos.

Jugar con las mascotas durante este tiempo de aislamiento supondrá un alivio emocional tanto para ellas como para ti, entre otros beneficios.

Diversos estudios profundizan en este aspecto, pues se ha observado que existen diversos beneficios en torno al juego, tanto comportamentales como fisiológicos y subjetivos, y que son difíciles de cuantificar en líneas generales.

A continuación, te comentaremos con mayor detalle los beneficios que representan los juegos entre tutor y mascota, para que puedas entender la verdadera importancia de esta forma de interacción. Además, te revelaremos de qué se trata el efecto Eureka.

La evolución de la necesidad de jugar

Algo tan simple como lanzarle un juguete al perro para que lo busque y lo traiga puede parecer una actividad muy simple, ¿cierto? Sin embargo, no es tan simple como podamos pensar.

Perro jugando con una pelota.

Tras es el juego se esconde un mecanismo evolutivo que lleva miles de años en desarrollo. Además, desde un punto de vista de pura supervivencia, este tipo de actividad es necesaria que el proceso de aprendizaje. 

Cuando un animal se ve recompensado por una acción positiva, este libera dopamina, un neurotransmisor esencial en en correcto funcionamiento del cerebro. Pero aún hay más: estudios recientes han demostrado que, para que el cerebro guarde información de forma permanente, la experiencia ha de estar vinculada con la liberación de dopamina.

Cuando lanzamos un juguete a la mascota y la recompensamos por recogerlo, en su mente se fijan varias cosas. Por ejemplo: se fija el hecho de que el movimiento conlleva recompensa. Por ende, correr, ejercitarse, explorar, buscar y traer son acciones que suponen un beneficio.

En el mundo natural, estos procesos de aprendizaje, basados en jugar con congéneres, pueden suponer la diferencia entre la vida y la muerte en una situación de peligro real.

El efecto Eureka

El efecto Eureka se refiere a la experiencia de comprender de repente un problema o concepto previamente incomprensible. Es ese «¡Ya lo tengo!», que también se suele explicar con la idea de la bombilla encendiéndose de pronto al caer en cuenta de algo.

Ejemplificaremos este suceso con este estudio, realizado en el año 2013. Para mantener las cosas simples: se utilizaron 12 perros que fueron entrenados para resolver un mecanismo y así obtener un premio en forma de comida.

Durante el experimento, los mecanismos de obtención del regalo fueron cambiados, y el perro tenía que jugar, comprender y seguir una sucesión de pasos para acceder a su premio distinta a la que se le había entrenado.

Los resultados te sorprenderán:

  • En un grupo de perros, uno de los mecanismos estaba inutilizado y, por lo tanto, no podían resolver el problema de forma orgánica. Aún así, al cabo de un tiempo se abría el acceso a su premio.
  • En el otro grupo, los mecanismos funcionaban con normalidad. Con el entrenamiento previo y el entendimiento del funcionamiento de cada uno de los elementos, los perros eran capaces de resolver el puzzle y llegar a su premio.
  • Los perros que resolvieron el problema mostraron más signos de activación emocional (movimiento de la cola, velocidad) que los que no lo hicieron, a pesar de recibir exactamente la misma recompensa.
Perro con bombilla: el efecto Eureka.
Pocos saben que el efecto Eureka es aplicable en el mundo animal.

La necesidad de la activación mental

Este estudio nos muestra una realidad innegable: los perros valoran el aprendizaje basado en el juego. Lanzarles un juguete o tirar de la cuerda puede ser un ejercicio desestresante y divertido, pero aprovechando este confinamiento, como tutores podemos ir mucho más allá.

La activación de la mascota depende completamente de la originalidad del tutor:

  • Un juego muy estimulante consiste en esconder chucherías en distintos puntos de la casa. A la orden de «busca» puedes desafiar al perro a desarrollar sus sentidos, colocando los premios cada vez en zonas de más difícil acceso.
  • Existen juguetes dispensadores de comida. Para que el perro pueda obtenerla, debe interactuar con el objeto y seguir un proceso de aprendizaje simple, esto activará la mente de tu animal.
  • Algo tan simple como esconder una chuchería en una de tus manos, moverlas, y hacerle adivinar en cuál de ellas está ya supone un desafío para él.
  • Existen muchísimos juguetes de activación sensorial para perros, como puzzles o cajas de resolución de problemas.
Jugar con tu perro en casa.

Es muy fácil proponer juegos mentales a la mascota. Este será un proceso de aprendizaje tremendamente beneficioso para ella, además de regalarle la opción de poder sentir que ha entendido un nuevo concepto.

Aprovechemos estos momentos de confinamiento para ser originales con las mascotas, proponerles desafíos diferentes, y a la vez aprender nosotros con ellos. Pasaremos un rato muy entretenido.

  • https://www.google.com/search?q=dopamina&oq=dopamina&aqs=chrome..69i57j0l4j46j0l2.925j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8
  • https://www.puppyleaks.com/brain-games/
  • https://www.psychologytoday.com/gb/blog/canine-corner/201310/do-dogs-have-eureka-feeling-when-solving-problems