El inquieto y divertido pastor del Pirineo

Aitana Bellido · 7 noviembre, 2017

El pastor del Pirineo es de los más pequeños de su gremio. Su desbordante personalidad y su energía lo convierten en el perro ideal para la vida en el campo. Lo conocemos un poco más.

Historia del pastor del Pirineo

Tal y como podemos imaginar , esta raza es originaria de Francia; más concretamente, de los Pirineos franceses. Es una de las razas más antiguas del país y, aunque se cree que tiene ancestros asiáticos, su origen exacto nos es desconocido.

Su agudeza mental y su carácter protector le confirieron el papel de perro mensajero de las tropas francesas durante la Primera Guerra Mundial. La raza empezó a ser valorada en el mercado entre 1920 y 1925. Fue la época en la que empezaron a fundarse criaderos para fomentar y mantener sus características.

A día de hoy, el sentido de la orientación y el instinto protector del pastor del Pirineo hacen de él un excelente guía y defensor de los rebaños.

Morfología y características

El principal distintivo de esta raza es su pelaje, que varía dependiendo de su valle de origen. Podemos encontrar dos variedades, el pastor del Pirineo de pelo largo y el de cara rasa.

Su complexión atlética y reducido tamaño le permiten alcanzar grandes velocidades y desprender energía a raudales. El pastor de los Pirineos es de carácter inquieto y requiere espacios abiertos para correr y derrochar toda esa vitalidad que le caracteriza.

En hogares pequeños, como pisos, es probable que tenga un comportamiento nervioso, y que no soporte bien la soledad. No es necesario tener una casa en los Alpes para poder hacer feliz a este perro, pero espacios verdes y amplios son muy recomendables en su entorno.

Su figura esbelta, especialmente apta para correr, hace que sus facultades se asemejen a las de un perro de caza. También podemos relacionar su temperamento y complexión con los del pastor ovejero australiano. Ambos comparten la misma complexión atlética y su característico pelaje. De tamaño mediano, su altura nunca va a superar los 48 cm.

Ejercicio y cuidados

Todo perro que se precie necesita hacer ejercicio diariamente. Esta raza, concebida para conducir a los rebaños y protegerlos de los animales salvajes, especialmente, de los lobos, necesita una estimulación física y mental constante.

Pastor del pirineo jugando

Un conocimiento de sus facultades y una experiencia previa como dueño es recomendable antes de plantearse tener este perro. Clases de adiestramiento y la práctica de deportes caninos, como el frisby o el tira y afloja, pueden ayudarnos a mantener al can contento y relajado.

El pastor del Pirineo tiene una tendencia al sobrepeso ligada a un estilo de vida sedentario. Se aconseja dejar que corra libremente durante, al menos, una hora diaria.

Además, una dieta equilibrada que incluya todos los grupos de nutrientes es esencial para que se mantenga en forma. Aun así, también se recomienda ejercitarlo con deportes caninos. Muchos piensan que un método económico y eficaz de alimentación son las sobras, pero este puede ser deficiente y afectar negativamente a su rendimiento.

Hábitos de higiene

El perro es un potencial transmisor y portador de parásitos y enfermedades, sobre todo, si vive en un medio rural. Para una información más detallada acerca del estado de salud del can, siempre conviene acudir a un veterinario.

Con todo, seguir una serie de pautas para garantizar que nuestro pastor del Pirineo esté sano es la mejor medida de prevención posible.

Para obtener una información más detallada acerca del estado de salud de su perro, siempre conviene acudir a un veterinario.

En estas líneas, trataremos de dar una serie de consejos útiles para el dueño de un perro pastor en el medio rural:

  • Desparasitación regular por medio de pastillas específicas cada mes y medio o 2 meses.
  • Collar antiparasitario o utilización de productos similares para perros.
  • Limpieza: los perros juegan, se revuelcan, saltan y nadan. En el caso del pastor de los Pirineos, su pelaje puede ser bastante difícil de limpiar y manejar. Si dejamos que ramas, espinas y barro se acumulen, su pelaje puede convertirse en el refugio ideal para los parásitos.
  • Cepillado: se requiere regularmente. Un corte de pelo estacional es el gran aliado de nuestro perro, sobre todo en verano.

Con estos consejos  y un poco de paciencia y confianza, conseguiremos tener un pastor del Pirineo sano y feliz.