Un indio ahorró durante 10 años para comprar una ambulancia para animales sin hogar

Luis Francisco · 6 marzo, 2016

De todas las injusticias que suelen vivir los animales domésticos, el no tener un hogar es una de las más terribles, ya que ellos necesitan de un lugar en el que puedan compartir con sus dueños y desarrollar su vida. Pero historias como la de este hombre, que compró una ambulancia para animales para ayudarles reconforta.

Lejos de ser un problema aislado, se trata de una situación que desafortunadamente se hace cada vez más común en muchas partes del mundo, debido al desinterés que muchas personas sienten hacia ellos.

Lo bueno es que dentro de lo malo siempre existe un pequeño espacio en el que habita la bondad, transformándose en una excepción que consigue hacer la diferencia y volverse un modelo a seguir.

Es de esto de lo que les hablaremos en el siguiente artículo, de la historia de un hombre con un corazón del tamaño de cielo, y con un amor hacia los animales que resulta único e inigualable.

Diez años de ahorro

el gato veterinario 3

Se trata de Balu, un joven indio que había trabajado durante muchos años, no solo con el fin de poder pagar todos sus gastos y mantenerse de la manera más digna posible, sino también, como buena persona de negocios, invertir el dinero ahorrado en algo que pueda traducirse en mayores ganancias.

Sin embargo, al no estar completamente seguro de lo que deseaba hacer, este buen hombre también tenía la idea de gastar el dinero en algo que le pudiese ayudar a hacer el bien, de una forma en la cual lograse  mejorarle la vida a otros seres que necesitaran de alguien que les pudiese dar una mano.

Partiendo de estas dos opciones, los diez años de ahorro con los que contaba Balu, no serían de ninguna manera malgastados, ya que entre sus opciones estaba mejorar su vida y sentirse mejor consigo mismo sirviendo como una buena ayuda.

Ambulancia para animales sin hogar

La decisión de este joven nacido en la India estaba tomada, quería ayudar a los animales sin hogar que se encontrasen heridos, para cuidarlos y llevarlos a los veterinarios correspondientes para salvar sus vidas.

Para lograr esto, Balu compró una camioneta banca y la convirtió en una especie de ambulancia para animlaes, especialmente perros y gatos, que viviesen en la calle o hubiesen sido abandonados por sus dueños, y así poder brindarles el traslado para un centro de atención veterinario, en un transporte que contase con todas las comodidades necesarias.

Para esto, el joven no solo debía invertir dinero para habilitar correctamente el interior de su camioneta, sino también aprender las nociones básicas de primeros auxilios, ya que sabía que no tenía sentido realizar todo esto sin saber atender al perro o gato que montase en su vehículo.

Lo que resulta una auténtica ironía es que Balu era de esas personas que le tenían miedo a los perros, sin embargo, al notar cómo en su país estos animales son maltratados y abandonados frecuentemente, decidió dedicar su vida al rescate y cuidado de quienes se encontraran en dicha situación.

Bondad infinita

Al no poder mantener la ambulancia para animales por si solo, este joven ha optado por servir  de transporte a las mascotas de algunas personas para llevarlos al veterinario, cobrándoles tan solo 16 rupias por milla.

De esta manera puede mantener adecuadamente el vehículo, para así poder ayudar a todos aquellos que se encuentren en la calle y necesiten acudir a algún especialista para poder tratar algún problema de salud, o simplemente un refugio en el que puedan ser recluidos para ser tratados como merecen.

Sin embargo, la infinita bondad de este buen hombre no se limita unicamente a esto, y es que según ha llegado a declarar, en momentos en los que lo refugios para animales se encuentran llenos, Balu opta por llevarlos a su propio hogar y dejar que vivan con él el tiempo que sea necesario.

División de opiniones

Autor: Juanedc
Autor: Juanedc

Como toda gran labor, lo hecho por este joven, lejos de pasar desapercibido por los habitantes de la localidad de Balu, ha generado un auténtico mar de opiniones.

Y es que aunque parezca una locura, además de los infinitos elogios y palabras de agradecimiento que se ha llevado Balu, existen algunas personas que detestan lo que hace, ya que consideran que una estupidez que se esté ayudando a animales callejeros.

Lo que resulta indiscutible, es que en este mundo hacen falta menos seres sin hogar, y muchas más personas como este hombre que hace una gran labor con su ambulancia para animales.