Identificación animal mediante microchip

Cristina 9 julio, 2015

Los que somos padres seguramente alguna vez hemos experimentado la horrible sensación de perder de vista a nuestros hijos aunque sea unos segundos. Sin duda han sido de los más horribles de nuestra vida y parece mentira la cantidad de cosas que pueden pasar por nuestra mente en un período de tiempo tan corto. Afortunadamente en una inmensa mayoría de los casos todo queda simplemente en un susto. Aunque no sea equiparable, no es menos cierto que a nuestras mascotas nos une un vínculo muy especial y que también nos aterra la posibilidad de que les suceda algo. Por eso seguro que te resulta muy interesante la información que hoy te traemos, cómo identificar a nuestro animal mediante un microchip.

Qué es el microchip para animales y dónde se coloca

perro collar antiladrido

Tenemos que empezar por explicar que el microchip para animales es un diminuto dispositivo que lleva un circuito integrado que cuenta con un chip, cuyo tamaño es parecido a una lenteja y que contiene en su interior un número de identificación. Dicho número es individual y es el que va a conseguir diferenciar un animal de otro, y no es posible cambiarlo ni modificarlo. El chip está rodeado de un vidrio suave que no provoca alergias.

El microchip para animales se coloca por debajo de la piel de nuestra mascota utilizando para ello un inyector preparado específicamente para tal fin, suele hacerse en la zona del cuello. Una vez implantado no se puede ver, ni se percibe tampoco con el sentido del tacto. La única manera de localizarlo es con un lector de microchip, que no solo nos dice dónde está situado sino que también identifica el código individual asignado que lleva el microchip y lo muestra en su pantalla.

Cómo funciona el microchip para animales

Cuando pasamos el lector, que es una especie de scanner, por la piel del animal detecta dónde se encuentra el chip y envía una señal para leer su número. Es entonces cuando el código aparece en la pantalla. Una vez conocemos la identificación, podemos llamar al registro de microchips para informar que hemos encontrado al animal y averiguar a quién pertenece.

Cuál es el mejor momento para implantar el microchip

Aunque ardamos en deseos de poder colocar el microchip lo antes posible a nuestra mascota para poder estar tranquilos, los profesionales aconsejan que es mejor esperar a que tenga como mínimo un mes y medio. Incluso algunos recomiendan no hacerlo antes de los dos meses. Si tienes dudas al respecto, lo mejor es que se lo consultes a su veterinario, que seguro que te asesora de la mejor manera.

Dudas que pueden surgir acerca del microchip

Antes de tomar la decisión de colocar el microchip a nuestra mascota es posible que aún nos hagamos más preguntas. Una de las dudas que nos pueden surgir es si sentirá dolor. Para responder a esta pregunta basta con que te digamos que para implantar el microchip se emplea una aguja no mucho más grande que la que se utiliza para una vacuna. Lo que no quiere decir que si tenemos un animal muy sensible no vaya a quejarse.

En cuanto a su seguridad, podemos afirmar que están lo suficientemente testados para que sea un dispositivo 100% seguro.

Además debes saber que en muchos lugares las autoridades obligan a que coloques un microchip al animal y que de no hacerlo pueden multarte.

Una de las ventajas es que el microchip está preparado para durar unos 25 años, un tiempo que pocos animales viven por desgracia por lo que una vez que se lo colocas es un tema del que ya te despreocupas. Otra es que no requiere ningún tipo de mantenimiento posterior.

Problemas que puede causar el microchip

perro gato veterinario

Como decíamos es un método 100% fiable, para ser exactos prácticamente 100% fiable. En alguna rara ocasión puede moverse de sitio. Otra posibilidad es que el código deje de ser legible. Para controlar ambas circunstancias es conveniente que su veterinario revise el estado del microchip anualmente pasando el lector, un instrumento que casi todos los profesionales del sector poseen.

Como vemos colocar un microchip a nuestro animal es algo sencillo y sin efectos secundarios. Pero a cambio vamos a tener la tranquilidad de que si nuestra mascota se pierde será mucho más fácil encontrarla. Así que apuesta por él.

Te puede gustar