Hormigas carpinteras: características y control

Las hormigas carpinteras usan sus antenas para oler y detectar químicos (feromonas) en el ambiente, De esta forma, aunque no tengan una gran vista pueden comunicarse entre sí y dejar una marca en el suelo para guiar a sus congéneres.
Hormigas carpinteras: características y control
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 01 septiembre, 2021

Las hormigas carpinteras son un grupo de invertebrados que reciben su nombre debido a la fascinación que tienen por la madera. Es más, representan a un género distribuido por todo el mundo, aunque son más abundantes en las zonas templadas del Ecuador. Debido a que es tan pequeña y a que la madera es un material de construcción en ciertas regiones, esta hormiga se puede considerar como una plaga.

En específico, en este espacio nos referimos al género Camponotus, que debido a su capacidad de habitar diferentes partes del globo engloba una gran variedad de especies con hábitos diferenciales. Sigue leyendo para conocer más acerca de estos pequeños insectos.

Hábitat y hospederos

Este tipo de hormigas hacen honor a su nombre, ya que forman galerías en maderas húmedas, podridas o huecas, construyendo túneles para acondicionar su nido. Por esta razón, prefieren vivir en los bosques templados y, gracias a que su distribución es cosmopolita, se las puede encontrar en casi cualquier parte del mundo.

De hecho, debido a que pueden atacar diferentes tipos de madera, estos insectos también son capaces de invadir edificios o casas. Esta situación las convierte en unas especies plaga peligrosas, pues aunque no lo parezca tienen la fuerza para debilitar la estructura arquitectónica de las construcciones, y por lo tanto, ocasionar problemas graves.

Una de las hormigas carpinteras.

Características las hormigas carpinteras

Estos curiosos invertebrados miden entre 5 y 15 milímetros de largo, por lo que no superan el tamaño de cualquier otra especie de hormiga. La forma de su cuerpo tampoco tiene grandes diferencias, puesto que presenta 3 secciones bien diferenciadas: la cabeza, el tórax y el abdomen. Cada parte corporal se encuentra dividida por una constricción o “cuello”, que les otorga el aspecto típico de formícidos.

La coloración de este insecto varía dependiendo de la zona geográfica en la que se encuentre. Sin embargo, la gama de pigmentos que exhibe oscila desde los rojos oscuros o negros hasta rojos claros o vino. Aunado a ello, el abdomen suele tener colores más claros que el resto del cuerpo, mostrando además algunos “pelos” que le dan una apariencia aterciopelada.

Aunque podríamos pensar que todas las hormigas son iguales, dentro de su estructura social existe una diferencia por castas. Esto significa que, aunque en apariencia sean muy similares, cada integrante del nido tiene un rol y características específicos. En el caso de la hormiga carpintera, las castas son las siguientes:

  • Obreras: tienen un tamaño aproximado de 9 milímetros, además de mandíbulas bien desarrolladas.
  • Reproductores: esta clase es fácil de distinguir, pues son las únicas hormigas que presentan dos pares de alas. Los reproductores son tanto hembras como machos y su única misión es la de formar nuevas colonias. Cabe destacar que los machos viven muy poco y tienen la mitad de genes que el resto de integrantes de la colonia.
  • Reinas: esta hormiga es la encargada de poner huevos y abastecer de obreras a la colonia. Se podría tomar como la fase madura de las hembras reproductoras, aunque después de su vuelo nupcial pierde sus alas por completo. Las reinas son los individuos más grandes y longevos del nido.

¿Cómo se reproducen?

El ritual de apareamiento de estas hormigas lo realizan solo sus reproductores, puesto que las alas que tienen les sirven en su vuelo nupcial. Durante este evento, se producen enjambres de machos y hembras cuyo fin es el de fecundarse entre sí. Al terminar, los machos mueren, mientras que las hembras parten en busca de un sitio en el que puedan formar un nuevo nido.

De esta forma, los primeros huevos que pone la reina fundadora se convertirán rápidamente en obreras, que la protegerán y alimentarán para que continúe su ovoposición. En este punto, la hembra se convierte en la reina de la nueva colonia y no se producirán nuevos reproductores hasta que se estabilice el nido.

Ciclo biológico

En este género, la reina se dedica a poner huevos durante el resto de su vida, por lo cual todos los integrantes del nido son sus hijos. Antes de que cada uno pueda trabajar para mantener a su madre, el ejemplar tiene que desarrollarse por completo, pasando por 4 etapas de desarrollo:

  • Huevos: su forma es alargada y ovalada, con colores blancos y semitraslucidos. El proceso de incubación dura cerca de 25 días, durante los cuales los huevos son cuidados por las obreras.
  • Larvas: en esta etapa, su apariencia es similar al de un gusano pequeño sin ninguna extremidad. Al igual que los huevos, las larvas se mantienen en el nido durante 25 días más, mientras que son procuradas y alimentadas por las obreras. Al finalizar este periodo, forman la fase de pupa.
  • Pupas: en este punto se forma una “coraza” que recubre a la larva y se lleva a cabo la metamorfosis. Este proceso dura 25 días, después de los cuales emerge un adulto funcional (obrera o reproductor).
  • Adultos: es la parte final de su ciclo, en la que los ejemplares exhiben las características de obreras o reproductores (alas). La esperanza de vida depende mucho de la casta, pues las obreras no suelen vivir más de un año, mientras que la reina supera los 10.

¿Cuántas veces se aparea la reina?

Aunque suene raro, la reina se aparea una sola vez en su vida durante el vuelo nupcial antes de formar su nido. En otras palabras, almacena el esperma de los machos que copulan con ella para fecundar los huevos que pondrá durante toda su vida. Gracias a esto, no necesita volver a aparearse con los machos de nuevo.

Es probable que esto haga surgir otra duda, pues en algún momento la hembra debería vaciar su almacén. Sin embargo, esto lo resuelve gracias a que pone huevos infértiles, los cuales son machos y solo tiene la mitad de sus genes. De hecho, esta es la principal diferencia entre sexos en las hormigas: las hembras nacen de huevos fértiles, mientras que los machos de los infértiles.

La reina almacena el esperma del macho que la fecundó y selecciona los huevos que será infértiles.

Comportamiento de las hormigas carpinteras

Como te podrás imaginar, estos invertebrados tienen comportamientos muy sociables, ya que construyen colonias grandes escindido en su sistema de castas. Dentro de estos rangos, los integrantes más importantes después de la reina son las obreras, pues ellas son las que llevan a cabo los trabajos más pesados. Las tareas de esta casta van desde cuidar el nido hasta buscar, recolectar y almacenar comida.

Las hormigas carpinteras evaden las horas más calientes del día, siendo más activas durante la noche. A pesar de ello, tampoco están muy bien adaptadas al frio, puesto que durante el invierno se encierran en sus nidos y no salen a no ser que la temperatura incremente. Es más, esta es una de las razones por la cual construyen sus nidos en madera, pues este material las mantiene calientes en cualquier época del año.

Por si fuera poco, un estudio realizado por la Universidad de Aarhus descubrió una adaptación fascinante en la especie que habita en manglares, Camponotus anderseni. Debido a que vive cerca de cuerpos de agua que pueden inundar sus nidos, las obreras son capaces de bloquear sus entradas y comenzar a respirar de forma anaerobia cuando el oxígeno se reduce.

¿Qué comen las hormigas carpinteras?

Esta hormiga tiene una dieta variada, ya que incluye néctar de plantas, insectos muertos, frutas y en algunos casos las obreras son alimentadas por pulgones. Aunque suena fácil, el trabajo de buscar y almacenar la comida lo realizan las obreras, por lo cual son ellas las que alimentan a huevos, larvas y a la reina. De hecho, contrario a lo que se podría pensar, la madera no es parte de su comida.

¿Cómo controlar una plaga de hormigas carpinteras?

El control de la invasión por este formícido dependerá de las circunstancias y la gravedad del caso. El primer paso siempre es la localización de su nido principal por medio de una inspección visual del sitio. Para lograrlo, lo más sencillo es buscar rastros de serrín, pues son evidencia de la excavación que hacen las obreras para formar los túneles.

Una vez que se reconoce la galería principal, es necesario colocar pequeñas cantidades de insecticida en aerosol para eliminar el nido. Posterior a este proceso, y debido a que el daño ocasiona un debilitamiento en la pieza, se recomienda cambiar la parte dañada.

Además, para que no regresen las hormigas debe eliminarse todo rastro de humedad, ya que esto ablanda la madera y permite la entrada de estos insectos.

¿Puedo fumigar solo?

Aunque parece sencillo, la dificultad de la erradicación de la plaga está en la manipulación de los insecticidas, pues suelen ser tóxicos para el humano. Por ello, lo mejor es siempre buscar ayuda profesional.

Esto no significa que no puedas intentarlo por su cuenta, sino que una buena opción es dejarles el trabajo a fumigadores especializados. Además, por su experiencia también pueden evaluar la situación e indicar cuales son las acciones que se requieren para eliminar a las hormigas de una vez por todas.

Una hormiga carpintera del género camponotus.

A pesar de todo, esta hormiga no es un insecto peligroso siempre y cuando no existan las condiciones para que se establezca. Recuerda que al final estos animales solo buscan un sitio que tenga las condiciones necesarias para sobrevivir y no existe malicia o bondad en sus decisiones. Las plagas ocurren por descuidos, así que sé cuidadoso si quieres evitar una invasión por parte de esta pequeña hormiga.

Te podría interesar...
Hormigas culonas: hábitat y características
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Hormigas culonas: hábitat y características

Las hormigas culonas son extraordinarias ingenieras a a la hora de construir sus hormigueros. La reina puede vivir mucho tiempo.



  • Kusnezov, Nicolas. (1962). El vuelo nupcial de las hormigas. Acta Zoologica Lilloana18, 385-442.
  • Nielsen, M. G., Christian, K., Henriksen, P. G., & Birkmose, D. (2006). Respiration by mangrove ants Camponotus anderseni during nest submersion associated with tidal inundation in Northern Australia. Physiological Entomology31(2), 120-126.
  • Hölldobler, B. (1971). Recruitment behavior in camponotus socius (hym. formicidae). Zeitschrift für vergleichende Physiologie75(2), 123-142.
  • Fernández, F. (2002). Revisión de las hormigas Camponotus del subgénero Dendromyrmex (Hymenoptera: Formicidae). Papeis Avulsos de Zoologia (São Paulo)42, 47-101.
  • Novoa, S., Castro, V., Ceroni, A., & Redolfi, I. (2003). Relación entre la hormiga Camponotus sp.(Hymenoptera: Formicidae) y una comunidad de cactus (Cactaceae) en el Valle del Río Chillón. Ecología Aplicada2(1), 69-73.
  • Grez, A. A., Simonetti, J. A., & Ipinza-Regla, J. (1986). Hábitos alimenticios de Camponotus morosus (Smith, 1858)(Hymenoptera: formicidae) en chile central. Revista Chilena de Entomología13, 51-54.
  • Fernández, F. (2003). Capítulo 21: Subfamilia Formicinae. Introducción a las Hormigas de la Región Neotropical. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, Bogotá, Colombia. XXVI.