Guía de la vejez para perros

Antonia Tapia · 1 abril, 2015

La mayoría de las razas de perros se consideran adultos cuando llegan a los 6 ó 7 años de vida. A partir de esa edad, los animales deberán acudir regularmente a sus exámenes de salud, cuidarse en su alimentación y modificar ciertos hábitos y comportamientos.

Es una realidad que, a medida que envejece, tu peludo amigo suele ir disminuyendo ciertas habilidades. Con el paso del tiempo, irá perdiendo su memoria, capacidad de aprender, conocimiento y agudeza visual y auditiva. Para que sepas cómo cuidarlo, a continuación compartimos una guía de la vejez para perros con algunos consejos que te serán de gran utilidad.

Datos importantes

perro con artrosis

La vejez en los perros suele ocasionar ciertas disminuciones en sus sentidos. Este deterioro puede causar alteraciones en sus ciclos de sueño y disminuir su nivel de actividad. Es muy común que los animales adultos vaguen sin rumbo, se pierdan y olviden los hábitos y señales de comportamiento aprendidas.

También es muy habitual que aumenten su ansiedad y se relacionen de forma agresiva. Quizás ya no sean tan amigables y prefieran estar solos o con muy poca compañía. Pero todo dependerá del grado de socialización de tu mascota, ya que muchas pueden presentar un comportamiento contrario, es decir pueden volverse dependientes y compañeras.

Comprender  los cambios que va atravesando tu perro puede ayudarte a abordar con eficacia los problemas de conducta que puedan surgir con el correr de los años. En ese sentido, es muy importante que consultes a un veterinario los cambios que ves en tu mascota. No asumas que se está “volviendo viejo” y no puedes hacer nada para ayudarlo. Muchos cambios en el comportamiento pueden ser signos de trastornos médicos tratables y existe una gran variedad de terapias que pueden manejar sus síntomas, incluyendo ciertos dolores que quizás podría estar experimentando.

Es probable que tu mascota tenga que adaptar sus juegos y ejercicios según su edad. Con los años, los animales van perdiendo energía. Por lo tanto, sus movimientos, poco a poco, se verán reducidos. En esos casos, lo mejor es hablar con un entrenador profesional para enseñar a tu pequeño amigo nuevos comportamientos y trucos que se adapten a sus necesidades. De igual forma, un especialista puede ayudar a tu perro a enseñarle nuevas indicaciones sobre todo si ha perdido la visión y audición. Recuerda: existen muchas maneras de mantener saludable la vida de tu amigo, sin que eso requiera un esfuerzo físico especial.

Síntomas a tener en cuenta

Como mencionamos, durante la vejez en los perros,  es muy importante llevar un seguimiento de los cambios que vaya presentando el animal. En ese sentido, tienes que prestar atención a ciertos síntomas que, si se controlan con anticipación, pueden ayudar a prevenir varias enfermedades.

Un síntoma que debes tener en cuenta es la llamada ceguera repentina. La disminución de su visión puede ser ocasionada por cataratas, una enfermedad muy común durante la vejez.

Otra señal que tienes que prestar atención es la inclinación frecuente de su cabeza. Quizás se deba a un problema en su audición.  También es muy importante que recurras a un profesional si notas que tu perro tiene convulsiones.

El cambio en el peso o la pérdida de apetito son otros de los síntomas que no puedes dejar de atender. Cuida la alimentación de tu perro y dale una dieta balanceada que se ajuste a su edad.

Si notas jadeo excesivo, caída del pelo, vómitos, diarrea, tos o cambio en sus hábitos, recurre con un especialista. Él te podrá orientar sobre las causas de sus síntomas.

Medidas que debes tomar

perro calle

Proporciona agua dulce y controla el consumo y los hábitos de micción.

Planifica una dieta regular y alimenta a tu perro sobre una superficie antideslizante. De esa manera se evita que sus patas se deslicen.

Provee a tu mascota de una cama cómoda, limpia y seca en el área más caliente del hogar. En épocas de bajas temperaturas evita que tu perro duerma en el patio.

Practica junto a tu mascota una rutina de ejercicios de bajo impacto, para mantener en condiciones saludable sus articulaciones y músculos.

Si tu perro tiene edad muy avanzada trata de no dejarlo solo por mucho tiempo o, en su defecto, busca una persona de tu confianza que pueda cuidarlo durante tu ausencia.