Gran Gascón de Saintongeois

Miguel Rodríguez · 8 diciembre, 2017

El gascón de Saintongeois es un perro sabueso de origen francés poco conocido fuera de Francia. Nace para continuar el legado de una raza ya extinta; y son excelentes animales de compañía, con un carácter tranquilo y sin muchas exigencias para su cuidado.

El noble Gascón de Saintongeois

Estos perros son originarios de la región de Saintonge, como su propio nombre lo indica, y nacieron en el siglo XIX tras la revolución francesa. Esta raza surge gracias al Conde Joseph de Carayon-Lantou, a quien se le ocurrió el cruce de los últimos ejemplares del sabueso de Saintonge con especímenes del Bleu de Gascogne.

Son canes con un cuerpo ideal para la caza de animales pequeños y medianos, muy populares en aquella zona de Saintonge. Si bien, aunque sean cazadores natos, ello no les convierte en animales intranquilos, pues son bastante calmados y pasivos casi todo el tiempo.

Su actitud y tamaño les han valido en excelentes animales de compañía a lo largo de los años. Algunas personas los tienen para que les hagan compañía, para lo cual también eran utilizados en el siglo XIX por los duques y barones de la zona, por su porte elegante y señorial.

Aspectos físicos

El gascón de Saintongeois es un animal de talla grande. Morfológicamente muy robusto, es capaz de adaptarse a cualquier terreno en el que se encuentre, y presenta un galope muy elegante con una apariencia muy señorial.

Cabeza

  • Tienen un cabeza grande, con un hocico prolongado.
  • Mandíbula en forma de tijera, con la parte inferior levemente más pequeña que la superior.
  • Los cachetes guindan un poco sobre la mandíbula inferior.
  • La nariz es de color negra, con apertura nasal grande.
  • Ojos grandes de color café oscuro, con una expresión de confianza y amabilidad.
  • Orejas de corte mediano y fino, ubicadas detrás de la cabeza, que caen un poco más abajo de la altura de la nariz.

Cuerpo

  • Miden entre 67 y 70 centímetros de promedio para ambos sexos.
  • Pesan unos 29 a 32 kilos en general.
  • Es bastante largo y musculoso en general.
  • El pecho es grande y amplio, no muy sobresaliente.
  • La espalda es levemente arqueada.
  • Su cola es larga; empieza gruesa y termina fina como un sable.
  • Sus extremidades son finas pero muy fuertes; presenta unos muslos formidables y robustos.
  • El pelaje es corto y denso, de color blanco con manchas negras. Algunos son de un color leonado.

En general, se trata de un gran perro adaptado para correr con toda su fuerza en distancias medias. Sin embargo, su mayor fortaleza recae en su olfato, muy sensible a los cambios de olores como lo son todos los sabuesos.

Temperamento

El gascón de Saintongeois es un cazador nato, capaz de estar en jauría, donde se siente más cómodo que en solitario. Este can es muy obediente e inteligente, lo que le hace sin duda el perro de caza perfecto para el jabalí y el venado; así como incluso de lobos grises, si hablamos de tiempos remotos.

No por ser un perro de caza, ello le convierte en un animal agresivo o inquieto. Lo cierto es que hablamos de un animal muy calmado y noble, al que le gusta andar en compañía, tanto de humanos como de otros perros.

Cabe reseñar, además, que son canes muy protectores y territoriales, aparte de ruidosos. Estas cualidades, en combinación con su poderoso olfato, les convierten en perros guardianes por excelencia.

Asimismo, su entorno favorito reside en el campo, debido a que allí pueden correr en completa libertad, cosa que no pueden hacer en ciudades y poblados medianos. Su necesidad de andar en compañía constante le impide adaptarse plenamente a la vida urbana.

Entrenamiento

El gascón de Saintongeois no es un can muy difícil de entrenar, dado a que es un animal muy obediente y dócil. Es preciso puntualizar que el exceso de maltrato, o exigirle mucho al perro, puede terminar provocando conductas indeseables.

La mejor forma de entrenarle es enfocándose en ejercicios físicos para desarrollar bien su musculatura. También es conveniente enseñarle ejercicios de obediencia básica, así como socializarle desde cachorro para que se relacione mejor con perros y humanos.

Salud y enfermedades

Esta raza presenta una salud formidable, que ha impresionado a todos los veterinarios del mundo. Y es que sus robustos huesos, combinados con su gran musculatura, le permiten estar en acción durante horas sin mostrar cansancio alguno.

Sin embargo, al ser una raza grande, el gascón de Santongeois presenta enfermedades clásicas de perros de gran tamaño. Estas son, entre otras, la torsión del estómago, y la displasia de hombro y codo.

Se debe prestar atención a su piel, especialmente en sus patas, donde se pueden haber insertado elementos ajenos al perro, como astillas, pulgas, parásitos y garrapatas. Los pliegues de la piel albergan humedad y suciedad, que de no ser atendidas pueden provocar reacciones alérgicas.

Fuente de la imagen: Jérôme BARDIAU