George Clooney dona 10.000 dólares para salvar perros

Alba Muñiz 1 junio, 2017

Lo importante no pasa por cuánto tienes, sino por qué haces con lo que tienes. Y eso habla mucho de ti. Y si parte de tu capital, que no siempre debería medirse en dinero, lo empleas para contribuir a salvar perros, bienvenido sea. Eso es lo que hicieron George Clooney y su esposa, la abogada Amal Alamuddin. La pareja donó 10.000 dólares para contribuir a la recuperación de nueve Cockers que habían sido rescatados de manos de un criador poco escrupuloso.

Famosos y anónimos, unidos para salvar perros

Los canes se encontraban en una casa de California, en el desierto de Mojave. Hasta allí llegaron miembros de Camp Cocker Rescue y descubrieron un cuadro desolador, que requería de urgente atención veterinaria.

Como la organización se sustenta principalmente por medio de donaciones, solicitó inmediata ayuda para poder afrontar los gastos que implicaría curar a los animalitos liberados de su calvario.

Desde su página pide colaboraciones desde los 5 dólares. Así que inmensa fue su sorpresa cuando descubrieron que contaban con 10.000 de una sola vez. Y más se asombraron cuando vieron que se trataba de donantes famosos.

Por tal motivo, le pidieron a la pareja si podían hacer pública su contribución, para así incentivar a otras personas a colaborar con el centro, que no tiene ánimo de lucro.

Si quieres ver imágenes del rescate, te dejamos este vídeo.

Salvar perros siempre es una acción loable, seas famoso o un voluntario anónimo. Y hay múltiples formas de hacerlo. Por ejemplo, George Clooney y su mujer decidieron donar 10.000 dólares para solventar los gastos veterinarios de nueve Cockers rescatados de un criadero ilegal por miembros de una organización sin fines de lucro.

Clooney, comprometido en la vida y en el cine

A decir verdad, no es novedad que Clooney, más allá del mote de “soltero más codiciado” que se había ganado hasta caer rendido frente a Alamuddin, siempre fue una persona de poner el cuerpo -o lo que haya que poner- para defender sus convicciones.

Incluso desde lo artístico, cuando decidió estar también detrás de las cámaras, creó obras que, además de gran calidad artística, demostraron sin tapujos su compromiso político.

Por su parte, su mujer no se ha quedado atrás en su vinculación con causas relacionadas con los derechos humanos. Mediáticamente se la recuerda, por ejemplo, por ser una de las abogadas de Julian Assange en el caso WikiLeaks.

Así que no es de extrañar que la sensibilidad de esta pareja los lleve también a defender a los animales y fomentar la adopción de perros abandonados.

Los Cockers están recibiendo la atención veterinaria que necesitaban

Pero volviendo a los nueve Cockers, celebramos que hayan podido acceder a la posibilidad de tener una mejor vida.

Y es que hasta el momento que llegaron sus rescatistas, solo habían sido tratados como mercancía.

Al parecer, los perritos nunca habían recibido algún tipo de atención veterinaria y habían tenido escaso contacto con los seres humanos. Y muchos vivían a la intemperie.

Entre los problemas más graves de salud que presentaban, destacan:

  • Tumores de mama
  • Enfermedad dental
  • Rotura de tímpanos
  • Oídos calcificados
  • Infecciones de la piel
  • Uñas encarnadas
  • Ojo de cereza

La suma de buenas voluntades suele llevar a buen puerto

Si bien todos los canes necesitaban atención veterinaria, el caso más urgente con el que se encontraron fue el de Abigail. La perra tenía enormes tumores mamarios a ambos lados de su cuerpo.

Además, mientras algunos animales estaban muy delgados, denotando falta de suficiente y adecuada alimentación, otros tenían sobrepeso.

Lo bueno es que los peludos ya están a resguardo y podrán recuperarse gracias a la acción de tantas buenas voluntades que aportan lo suyo cada cual a su manera.

Siempre es una buena noticia que, a pesar de que haya tanto maltratador de animales suelto por ahí, también haya buena gente dispuesta a salvar perros. Y el nombre es lo de menos. Lo que vale es la acción. Te llames George Clooney o seas un anónimo voluntario.

 

Te puede gustar