Gatos que salen de casa: ojo a la desparasitación

Irene Peláez · 16 febrero, 2015

Los gatos son mascotas independientes y curiosas. Les gusta mucho salir de casa y en cuanto tienen una oportunidad, se escapan a la calle. Esto, además de poder ser peligroso para el animal, sobre todo si vive en una ciudad con mucho tráfico, trae a casa el problema de los parásitos.

Como si no fuera suficiente con los piojos de los humanos, los gatos también pueden traer a casa diferentes parásitos. Por ello, es muy importante la desparasitación.

¿Por qué se debe desparasitar?

gato lamiendo

La desparasitación sirve para eliminar del sistema digestivo o del pelaje de un animal distintos tipo de parásitos o para evitar el ingreso de los mismos en el cuerpo de dicho animal. Un parásito es un ser vivo que se alimenta de otro ser vivo, perjudicándole de alguna forma.

Es importante desparasitar a los gatos si salen de casa, conviven con la familia o comparten el hogar con humanos u otros animales. Además de ser importante para la salud del gato, se evita parasitar al resto de la familia o a otros animales.

Aunque nuestro pequeño amigo no salga de casa, se le debe desparasitar regularmente porque las larvas de los parásitos pueden haberse quedado en la ropa de los dueños o en la suela de sus zapatos y transmitirse luego por contacto al animal.

Tipos de desparasitación

Desparasitación externa

La desparasitación externa se realiza para eliminar parásitos del pelaje del animal, como son las pulgas, las garrapatas y los ácaros, que producen sarna. La desparasitación externa se realiza a través de collares, pipetas o esprays insecticidas, aunque existen algunos remedios caseros que eliminan eficazmente las pulgas y garrapatas.

A pesar de que existen remedios específicos para la eliminación de cada parásito por separado, si la desparasitación es preventiva, es decir; que no se realiza porque se haya descubierto una infestación, sino que se realiza para prevenir una, se pueden utilizar productos generales que valgan para todos los parásitos.

Si la desparasitación se realiza con pipetas, el producto debe colocarse en el centro de la cruz que forma el lomo del gato con su cabeza y patas, para que no llegue a lamerse y no chupe el producto.

La desparasitación externa debe realizarse durante todo el año al menos una vez al mes, especialmente en aquellos gatos que tengan contacto con el exterior y/o convivan con otros animales que tengan contacto con el exterior.

Desparasitación interna

La desparasitación interna se realiza para eliminar parásitos internos, como son la tenia, las lombrices o el toxoplasma. Estos seres vivos también pueden parasitar humanos, por lo que es conveniente que la desparasitación interna sea exhaustiva. Estos parásitos se transmiten sobre todo a través de otros animales, por lo que si el gato tiene acceso a una zona ajardinada es peligroso que coma vísceras crudas o que cace algún pájaro o roedor.

Estas parasitaciones pueden causar vómitos, diarreas, tos, sangrado por la boca, sangre y moco en las heces, pérdida de peso, fatiga y cierta irritabilidad. Si se perciben estos síntomas en el animal, es necesario consultar inmediatamente con el veterinario.

La desparasitación interna se realiza a través de comprimidos, cremas, jarabes o pipetas y siempre bajo la supervisión del veterinario, porque la dosis dependerá del peso y la edad del gato. La frecuencia de la desparasitación interna dependerá de la edad del gato y del entorno en el que viva, pero normalmente se realiza una vez cada tres meses.

¿Cómo hay que prevenir las infestaciones?

aseo gato

La mejor forma de prevenir una infestación es limpiar exhaustivamente al gato cuando vuelva a casa desde fuera y revisarle el pelaje, además de realizar desparasitaciones preventivas periódicamente.

Otra forma de prever una infestación parasitaria es evitar que el gato salga de casa, para lo que puede castrársele o asegurarse de que esté entretenido en casa, jugando con él y satisfaciendo su curiosidad para que no quiera salir a ver lo que hay fuera. Los gatos son curiosos e independientes, por lo que suelen salir de casa a explorar, sobre todo por la noche, y meterse en todos los sitios que encuentran.

Por ello, es mejor controlar sus salidas del hogar, ya sea impidiéndoselo o sacándole a pasear en un entorno controlado.