El gato veterinario que cuida de otros gatos

Su nombre es Radamemes. Él es un gato veterinario que se encarga de cuidar a otros animales, como si de un eficaz especialista se tratara.

Radamemes vive en Polonia y ha despertado la atención por sus actitudes solidarias con todos sus compañeros. Este gato sobrevive en un refugio de animales y atiente como un atento enfermero a todos sus compañeros enfermos.

Los cuidadores del refugio afirman que este afán protector fue desarrollándose a causa de una larga y complicada etapa en la que este gato veterinario estuvo a punto de morir. Sus antiguos dueños lo entregaron al refugio en muy malas condiciones, con una importante infección en las vías respiratorias.

Tan grave era su caso que los veterinarios decidieron apartarle del resto de individuos del refugio para que su estado de salud no se complicase aún más. Sin embargo, el interés de Radamemes por colaborar con el resto de profesionales y cuidar de los animales del centro es realmente sorprendente.

Por ejemplo, Radamemes atiende a todos los animales que están convalecientes tras una operación. ¿Cómo lo hace? Pues arropándolos para que no pasen frío, acurrucándose a su lado, masajeando y limpiándolos con sus lametazos y durmiendo junto a ellos para hacerles compañía.

Algunas personas asocian en este gato un ejemplo de una antigua leyenda, difundida entre amantes de los gatos, de que estos animales son capaces de transmutar la energía o absorber espíritus negativos.

Solidaridad animal con el gato veterinario

el gato veterinario 2
Fuente: tn.com.ar

Es conocida la ayuda entre animales de varias especies: los lobos se dividen durante la persecución en dos grupos, uno de los cuales persigue a los animales que huyen mientras que el otro trata de cortarles el paso. Este trabajo en equipo obedece a una coordinación planificada, pero también a una intención de ayuda mutua.

Los pelícanos, cuando pescan en aguas no demasiado profundas, van formando un círculo que cada vez se cierra más; de esta manera llevan a los peces al centro y, al final, cada pelícano se ocupa de un pez para pescarlo.

Entre diferentes especies, las cebras y las gacelas suelen unirse con los avestruces para dar batidas de una forma conjunta. La compensación es clara, y el beneficio mutuo. Mientras el avestruz tiene una excelente vista, la gacela aporta su olfato y su oído.

Cuando los gorriones se tropiezan con un machuelo, gritan espantados con el fin de que otros pajaritos oigan la alarma. Los demás, lejos de huir, acuden al lugar de donde partió el aviso, y el cazador se ve rodeado de pajarillos que delatan su presencia y abortan sus posibilidades de cazar.

Atención a compañeros necesitados

De forma similar al ejemplo que hemos visto del gato veterinario Radamemes, los elefantes y los monos atienden con frecuencia a camaradas heridos. Muchos cazadores de caza mayor han observado repetidamente cómo apoyaban los elefantes a los compañeros que habían tomado bajo su protección y cómo trataban de levantarlos con la trompa. Los monos, cuando huyen por alguna razón, se encargan de recoger, siempre que puedan, a sus compañeros heridos.

el gato veterinario 3
Fuente: tn.com.ar

En el caso de los monos, la ayuda mutua es mucho mayor. Se cuidan mutuamente, se quitan las espinas y astillas que pueden tener de su paso por la maleza. En este sentido, se realizó un experimento introduciendo a dos chimpancés, cada uno en una jaula. Daban de comer solamente a uno. El que no comía comenzó a mendigar, estirando la mano para pedir comida a su compañero.

El chimpancé que sí recibía comida se comportó de formas muy diversas. A menudo compartía su comida con su compañero de la jaula colindante; en ocasiones mostraba indiferencia, e incluso se sentía amenazado por el otro chimpancé.

Pero de los datos recogidos, más de la mitad de las veces en que el chimpancé que no recibía comida hizo peticiones a su compañero obtuvo alimento. También en muchos casos el mono alimentado daba parte de su comida al otro sin que éste se la solicitara previamente.

Los delfines viven en grupos grandes, y es conocida su facilidad para las relaciones sociales. Cuando nace un delfín, las demás hembras rodean a la madre con el fin de protegerla del ataque de tiburones. La pequeña cría es llevada rápidamente a la superficie para que pueda respirar.

Fuente de las imágenes: tn.com.ar

Categorías: Gatos Etiquetas:
Te puede gustar