Gato Siberiano

Macizo, grandote y de abundante pelo semilargo. Ágil, veloz y hábil cazador. Así es el gato siberiano, un minino sociable y cariñoso que te conquistará, además, con su inteligencia. Te contamos más detalles sobre este animal que, desde la fría Rusia, supo ir ganándose un lugar en el mundo de los amantes de los felinos domésticos.

Un gato surgido de los bosques rusos y ucranianos

Al igual que el Maine Coon y el Bosque de Noruega, el Siberiano forma parte de los llamados “gatos de bosque”. Son razas que poseen un pelaje grueso y abundante y, además, impermeable. Esta condición les permitió la supervivencia en los fríos climas de los que proceden.

Y el minino que nos ocupa parece tener sus orígenes en las extensas regiones boscosas de Rusia y Ucrania. Muchos lo consideran el fruto del cruce entre el gato europeo y el gato salvaje de los bosques de Siberia.

De todas formas, desde la época de las zares hay registro de que estos animalitos se ocupaban de mantener libre de roedores las residencias humanas de ese inmenso país.

Conoce al Siberiano, un minino originario de los bosques rusos y ucranianos que, en los últimos tiempos, supo llamar la atención de los amantes de los gatos en todo el mundo.

Algunas particularidades físicas del gato Siberiano

Entre las características físicas de estos encantadores mininos, destacan:

  • Tamaño: mediano a grande.
  • Peso: entre 6 y 10 kilos los machos y entre 3,5 y 7 las hembras.
  • Cuerpo compacto y macizo.
  • Patas musculosas, de longitud media y con extremos redondeados. Y con mechones de pelo entre los dedos.
  • Cola de tamaño mediano, con abundante pelo, punta redondeada y más ancha en la base.
  • Colores varios, a excepción de chocolate, canela, lila y fawn. La variante color point del gato Siberiano se denomina Neva Mascarade.
  • Cabeza ancha, de tamaño mediano y con contornos redondeados.
  • Ojos grandes y ligeramente oblicuos, bien separados entre sí.
  • Orejas de puntas redondeas, inclinadas levemente hacia delante y con pelos bien desarrollados en la parte interna.
Cria de gato siberiano

Mención aparte para el pelaje de este gran minino. Presenta una pelusa tupida tanto en el vientre como en la parte posterior de las extremidades traseras. El pelo es largo en el cuello, pecho, patas traseras y cola. Y grueso y brillante en su lomo, flancos y parte superior de la cola. Sin embargo, en verano puede perder gran parte de su pelaje, hasta parecer un gato de pelo corto.

Conoce la personalidad de estos mininos originarios de los bosques de Rusia

A pesar de ser tranquilo y afectuoso, el gato siberiano no puede considerarse un animal sumiso. Y este detalle suelen siempre agradecerlo las personas que admiran a los felinos domésticos. Porque esta particularidad no quita que también sea un minino comunicativo y que sabe llevarse muy bien con los niños y las mascotas.

Su pasado salvaje en los fríos bosques asiáticos hace que sea  muy activo. Si le proporcionas lugares para trepar, juguetes para cazar y le habilitas salidas al jardín, será sin duda una mascota feliz.

Este amigable y juguetón animal, además, es muy fiel con sus humanos. Y, como buen gato, sabe cómo conseguir lo que quiere de ellos. Eso sí, no le gusta quedarse demasiado tiempo solo. Así que ten en cuenta este detalle si piensas adoptar un peludín maullador de esta raza.

Un felino fuerte, sano e hipoalergénico

Otra buena noticia con respecto al Siberiano es que es un animal fuerte, que no presenta grandes problemas de salud. Esto se debe a la selección natural de la raza a través de los siglos.

Eso sí, deberás ocuparte de cepillar su pelo para evitar que se le formen nudos, sobre todo en la zona de la barriguita.

Y si quieres seguir sumando puntos a la hora de elegir un gato Siberiano como mascota, apunta este dato: es hipoalergénico. Es que, a pesar de la densidad de su pelaje, en su saliva se encuentran cantidades mínimas de la proteína causante de alergia.

Categorías: Gatos Etiquetas:
Te puede gustar