Descubre por qué tu gato perdió el apetito

Virginia Duque 21 junio, 2016

Darnos cuenta de que nuestro felino no come puede causarnos preocupación y ansiedad. En ocasiones, la pérdida de apetito puede ser signo de que algo le pasa a nuestra mascota, aunque no siempre tiene que ser preocupante. En este artículo te hablaremos de las causas que pueden llevar a que tu gato pierda el apetito.

Lo importante en estos casos es tener la información necesaria para poder identificar las causas que han podido llevar a que tu gato pierda el apetito. Y esa información también te la daremos en este artículo.

Probables causas por las que tu gato perdió el apetito

Las causas más comunes para que los gatos pierdan el apetito son también las menos importantes y de las que menos tenemos que preocuparnos.

Viajes

gato comiendo

Los gatos son animales tranquilos y rutinarios. Salir de su entorno para ellos es como volcar todo su mundo. Aunque entendemos que no quieres irte dejando a tu mascota en casa, si puedes hacerlo, es mejor así para él. Después de los viajes y mientras el animal se adapta al entorno, este podría perder el apetito.

Si no vas a estar muchos días fuera, intenta dejarlo en casa con alguien que vaya a darle de comer y o vigile de tanto en tanto, pues si te lo llevas es probable que el gato comience a adaptarse al nuevo entorno cuando os vais.

Comida

Aunque tu veterinario te haya recomendado un tipo y marca de comida específicos, no significa que a tu gato tenga que gustarle. Si ves que no come como debiera, prueba a darle un trocito de jamón o cualquier otra cosa que le guste. Si se la come con ansia, no es que no tenga apetito, sino que la que le das siempre no le gusta.

También podría pasar con los gatos adultos si les has cambiado la comida. Intenta evitar los cambios en su alimentación; si ya has encontrado un pienso que le gusta, déjalo comiendo ese y no lo cambies.

Otros gatos

El lugar en el que tienen su comida y su agua es sagrado para los gatos, por lo que si has traído un nuevo felino a casa y este husmea por el lugar de la comida de tu minino, o peor aún, esperas que los dos coman de ahí, ya sabes dónde está el problema. Esta situación puede provocar ansiedad en tu mascota.

Tu gato no come porque se siente invadido y eso lo hace estar incómodo, fruto de su carácter independiente. Asegúrate de que cada minino tiene su comedero y de que ninguno puede tener acceso al del otro. Complicado pero no imposible.

Enfermedad

Este es el peor de los casos y, afortunadamente, el que menos ocurre. La pérdida de apetito puede estar generada por una enfermedad, aunque en muchas ocasiones son afecciones no graves como una alergia o la gingivitis.

No obstante, observa a tu gato y si ves que pierde el apetito, llévalo al veterinario si no da señales de ser por alguna de las razones citadas arriba.

Si tu gato sale a pasear fuera de casa, aunque no son los casos más probables, podría pasar que haya sido envenenado causando en él la pérdida de apetito. Esto será fácil de diferenciar, pues la pérdida de apetito irá acompañada de otros síntomas no agradables que denotarán el envenenamiento.

¿Cómo hacer que tu gato coma con normalidad?

gato comiendo

Para conseguir esto deberás luchar con aquello que puede haberle hecho perder el apetito. Por ejemplo, si es por los viajes, evita viajar con él.

Si es por la comida, no se la cambies, dale siempre la misma.

Si trajiste otros gatos a casa, trátalo de la misma manera que siempre y haz que cada uno tenga su propio espacio, al menos hasta que se conozcan y se lleven bien.

Y si es una enfermedad, sigue las instrucciones del veterinario y dale la medicación que este te haya recetado para favorecer su pronta recuperación.

Te puede gustar