Gato oriental

Hay cientos de razas de gatos, y cada una a cual más peculiar. Algunas nos encantan, otras no nos gustan nada, paro cada una tiene su público. Como dicen, “para gustos, los colores”. Hoy te hablamos de una de esas razas que, o te gustan, o no, no hay medias tintas. Nos referimos al gato oriental.

Todo lo que necesitas saber sobre el gato oriental

Conozcamos más sobre esta raza peculiar que despierta las pasiones de muchos. Sin duda, es, cuanto menos, una raza original y diferente a tantas otras que conozcas.

Historia y origen

Este gato tiene su origen en Tailandia. Se lo conoce también como el extranjero, aunque no está muy claro el porqué de esto. Muchos pensaron que era un siamés, hasta que se dieron cuenta de que sus diferencias pesaban más que sus similitudes.

Aunque al principio este gato no tuvo mucho éxito, hoy día el 50% de ellos en Bangkok son de esta raza. No obstante, en 1920 llegaron los primeros ejemplares a Gran Bretaña. Sin embargo, la preferencia era por el siamés, y no fue hasta el 1950 cuando algunos criadores comenzaron a estudiar la posibilidad de desarrollar la raza oriental.

Para el 1968, los criadores americanos comenzaron también a interesarse por el gato oriental. Todo ello culminó en la década de los 70, para que ya fuera una raza reconocida.

Características físicas

Su tamaño es mediano y su cuerpo es esbelto y elegante. No obstante, es fuerte y fibroso, aunque nunca tendrá los hombros más anchos que las caderas.

Su cabeza está muy bien proporcionada con el cuerpo, aunque su cráneo tiene una forma convexa. Su hocico es estrecho y su cuello es largo y delgado.

Sus orejas son, sin duda, su mayor característica, pues son grandes y puntiagudas. De hecho, nos hacen recordar al famoso gato egipcio. Las puntas nunca deberán estar inclinadas, ni adelante ni atrás.

Sus patas son largas y finas, con pies pequeños y con forma ovalada. Su cola es larga y fina y su pelaje corto, pero suave, brillante y fino.

Gato oriental comiendo hierba

Los colores permitidos son con o sin manchas, o con o sin sombras en colores negro, azulado, chocolate, rojo, crema y canela. Estos son los principales, pero existen al menos 12 colores más admitidos en bicolor, atigrado y sombreado.

Comportamiento

La personalidad la comparte en gran manera con el siamés, un animal que se conoce por ser activo y por tener temperamento. Si los gatos son de por sí muy independientes, este lo es aún más. Es más curioso de lo habitual, por lo que necesitará constante estimulación mental para prevenir el aburrimiento.

Quizá este sea uno de los motivos por el que tiene gran tendencia al juego, y por lo que es muy sociable. Le gusta mucho expresarse con otros gatos y con los humanos a través de la vocalización, lo que le permite tener buenas relaciones con otros. Eso sí, siempre que él quiera.

Es muy estable y siempre manifiesta aplomo, aun en las adversidades. Se muestra sigiloso y es cariñoso, aunque como dijimos antes, cuando quiere. Pero siempre que así sea, buscarán tu compañía y tus mimos.

Su voz es más potente que las de otros gatos conocidos, algo que se deja ver desde que es un cachorro. Es una animal de exterior, aunque se adapta bien al interior de una casa, solo que es posible que lo tengas que sacar a pasear.

Esto es todo lo que queríamos compartir contigo sobre este bello animal, peculiar, pero una muestra más de las cosas hermosas que la naturaleza tiene para ofrecernos. Si buscas un compañero cariñoso e independiente, tranquilo y suave, un gato oriental será tu mascota ideal.

Categorías: Gatos Etiquetas:
Te puede gustar