El gato Maro, las redes sociales, y su curioso Instagram

Hay personas que se hacen famosas haciendo vídeos de YouTube o a través de publicaciones en Instagram, donde también está Maro. Él es de Japón, anda a cuatro patas y sus fotos han revolucionado a las redes sociales.

Existen dueños que humanizan a sus mascotas y animales que en ocasiones parecen actuar como humanos. Pero Maro llevo el asunto a otro límite. En sus populares fotografías se muestra a sí mismo como un felino capaz de encarnar un sinfín de personalidades y oficios hechos por hombres y mujeres.

El éxito de sus contenidos a través de las redes sociales, le han valido un total de 107.635 mil seguidores. Esta es una cifra extremadamente buena para un gato, o incluso para cualquier internauta.

Aterrizaje Gatuno en las redes sociales

Todo comenzó con una sugerencia hecha por un buen amigo de Rie Matsui, la dueña de este carismático gato. Según la percepción del joven, esta mascota tenía un cautivador aspecto “kawaii”, adjetivo que se utiliza en el idioma japonés para describir aquello que es “tierno” o “adorable”.

Esta declaración sirvió de inspiración para que Matsui comenzara a idear un proyecto fotográfico de “Cosplay”, donde el pequeño Maro sería su modelo estrella. Ella tenía todo lo que se necesitaba, porque a fin de cuentas era una fotógrafa profesional obsesionada con la exaltación de la cultura de su país.

Fue así como en el año 2015 comienza la carrera en ascenso de este atigrado nipón, apodado por sus propios seguidores como “el gato cosplay”. Lo que comenzó con un simple comentario término en un éxito viral de las redes sociales.

Exaltando la tradición japonesa

Maro es probablemente el gato japonés más famoso del planeta. Al principio, su dueña lo vestía con cualquier tipo de ropa que llamara la atención. Pero con el pasar del tiempo, ella se enfocó en proyectar a través de su mascota los elementos más tradicionales de la vestimenta japonesa.

Hoy en día, es normal verlo vestido de trabajador, un chef de sushi o una linda campesina. Algo muy llamativo es que este felino puede vestir tanto de hombre como mujer, y esto le agrega un elemento gracioso a sus expresivas fotos.

La cuenta @rinne172 no solo se trata de disfraces. De hecho, cuando él aparece, casi siempre se encuentra rodeado de platos propios de la gastronomía japonesa. Los utensilios, vajillas y demás piezas decorativas le agregan un alto valor artístico a las fotografías de Matsui.

Lo que casi nunca cambia es el concepto de que Maro, pues aparece en el centro de la foto vestido de cocinero, como si él hubiese sido el artífice de tan suculento festín.

Imágenes polémicas en las redes sociales

Hubo una ocasión en la que Maro posó al lado de un grupo de dulces y postres japoneses. Esa fotografía en particular levantó mucha polémica debido a que como todos sabemos, el consumo de azúcar en animales domésticos está contraindicado.

Algunos de sus seguidores mostraron indignación a través de sus comentarios en línea. No obstante, Rie Matsui salió del paso explicando que Maro jamás comía de los platos que aparecían en las fotos.

Otros usuarios cuestionan esta iniciativa por promover en exceso la práctica exacerbada de humanización animal. Sin embargo, el perfil oficial de este bello animal sigue creciendo de forma exponencial.

Lo que sí es público y notorio es que este felino de raza romana acompaña a su dueña a cada restaurante que visita.

¿A qué se debe su éxito?

La ascensión del minino japonés al estrellato digital solo puede explicarse bajo la unificación de tres tendencias influyentes en las redes sociales: cosplay, comidas y gatos. Hay una gran audiencia mundial que se conecta en Internet solo para ver vídeos e imágenes divertidas de esta especie.

A nivel estadístico, no queda muy claro quiénes son más populares en la red, si los perros o lo gatos. Lo cierto es que entre felinos y caninos existe una batalla encarnizada por el dominio del ciberespacio.

Aún queda Maro para rato

La buena noticia es que nuestro afamado felino del Instagram apenas cumplió los tres años de edad durante este 2017. Todavía quedan muchas fotos por contemplar y ocurrencias por disfrutar. El gobierno japonés debería estar muy orgulloso de la labor cultural que hace Maro, el gato cosplay.

Fuente de la imagen: www.sinembargo.mx