Un gatito abandonado lleva un año esperando a sus dueños

Virginia Duque Mirón · 27 marzo, 2017

La lealtad de los animales parece no tener fin. Así lo demuestran historias como la que te queremos contar hoy. Conoce a un gatito abandonado que durante un año ha estado yendo cada día al mismo lugar en el que lo dejaron sus dueños al mudarse de casa.

Es triste escuchar historias como esta. Aun así creemos que pueden ayudar a concienciar a aquellos que se les pasa por la cabeza la idea de abandonar a un animal.

La historia del gatito abandonado en Rusia

Muchos lo comparan con historias de animales que han estado años en las tumbas de sus dueños. Lo cierto es que esta realidad es más cruel, pues el abandono ha sido voluntario y no forzado.

Este gato fue visto corriendo detrás del coche de sus dueños en Rusia cuando estos decidieron mudarse de casa y dejar al animal solo y a su suerte en el barrio en el que habían vivido toda su vida.

A pesar de su carrera, la familia hizo caso omiso de sus súplicas silenciosas y dejaron al pobre gatito abandonado. A pesar de todo, sus esperanzas no desfallecieron y esperaba que su familia, aquellos por los que él habría estado dispuesto a dar la vida, volvieran a buscarlo… Pero eso nunca sucedió.

Por ello los vecinos han visto como este gatito abandonado ha ido día tras día al mismo lugar esperando que sus dueños regresaran. Los vecinos lo han alimentado. Esta es una muestra de bondad humana, contraria a la maldad de los dueños del animal.

El gatito abandonado nos cuenta cómo se sintió

Es invierno, hace mucho frío donde vivimos, pero no sé por qué, mi dueño se ha empeñado en que salgamos fuera. Ellos siempre se han portado muy bien conmigo. Yo tengo que ser agradecido obedeciendo y cumpliendo sus deseos.

Por tanto, salgo fuera. Parece que meten cajas en el coche, no es nada nuevo para mí, llevan varios días haciéndolo. Este lugar es feo, hay muchos coches. Me gusta más cuando me llevan donde hay árboles y niños jugando, pero ¿qué más puedo pedir que tener alguien que me quiera? 

Veo como todos suben en el coche, espera, ¿dónde van? ¡Tengo que seguirlos! Eyyy no, no os vayáis sin mí. Quizá no se han dado cuenta de que estoy aquí, a lo mejor solo han ido a llevar unas cosas a algún lugar y vuelven.

Sí, eso debe ser. Me sentaré aquí a esperarles. Parece que no vienen… Se está poniendo oscuro, será mejor que eche una cabezada.

¿Y mi familia…?

Vaya, el sol sale y no hay rastro de mi familia. Tengo hambre, ¿qué podría comer? Daré una vuelta. Parece que algo huele por algún lugar. No huele muy bien, pero imagino que será mejor que pasar hambre. Hace frío, tengo hambre y por aquí hay mucha suciedad, ¡cómo me gustaría estar en casa!

Extraño mi cama y mi mantita, esa que me calentaba en días fríos como este. Quizá mi familia llegue pronto. Mientras tanto me pondré por aquí para que puedan verme cuando regresen.

Parece que hoy tampoco volverán, quizá se han entretenido con algo, seguiré aquí por si mañana aparecen…

Llevo muchos días aquí, todos los vecinos se han convertido en mis amigos. Me dan de comer y eso es más que suficiente para mí, pero me gustaría tanto que mi familia recordara que estoy aquí, esperándoles, porque yo nunca he dejado de quererlos y si algún día deciden volver, aquí seguiré, deseando verlos.

El abandono afecta de forma muy negativa a los animales, pues se quedan abandonados a su suerte, sin poder alimentarse, cubrirse, beber o mantenerse limpios. Además, peligros pueden acecharles, y ¿sabes qué? Él nunca lo haría, ¿por qué debes hacerlo tú?

Fuente de la imagen principal: www.elsalvador.com

Guardar