Fotos de perros y gatos que adoran invierno

Francisco María García · 21 febrero, 2017

Hay perros y gatos de características muy diferentes. Una de ellas es la de que a algunos les gusta mucho el invierno.

Es conocida la afición de los gatos por buscar el calor, situarse cerca de chimeneas y estufas, incluso cerca del fuego. Pero también hay mininos a quienes encanta el manto blanco de la nieve. Incluso los hay que esquían junto a sus propietarios.

Ir a la nieve con perros y gatos

perro-en-la-nieve

En general es conveniente mantener el pelaje de nuestras mascotas, perros y gatos, más largo en invierno que en verano. De esa forma obtendremos una barrera protectora natural.

Hay muchos complementos de ropa para perros y gatos en el mercado. Con ellos les ayudaremos a conservar su temperatura corporal. Es muy importante este detalle, sobre todo si vamos a ir con ellos a la nieve.

De forma parecida a lo que pasa con las personas, llevando a nuestros perros y gatos con una protección adecuada frente al frío evitaremos problemas de salud propios del invierno, como los resfriados. También suavizaremos los problemas de articulaciones, como es el caso de la artrosis y otras enfermedades de huesos.

Consejos para llevar a la nieve a perros y gatos

  • Hay que estar atentos para que nuestras mascotas no se pierdan. Aunque los perros tienen un olfato privilegiado, no les será fácil utilizarlo en la nieve. No podrán seguir ningún rastro. Por ello es importante tenerlos bien controlados y no perderlos de vista.
  • Para tener previsto el caso de que nuestras mascotas de pierdan, es conveniente que lleven puesto en la chapa de su collar un teléfono del propietario, para su rápida localización.
  • Las almohadillas de los perros y gatos pueden ser muy sensibles a la nieve. Para ello existen en el mercado protectores de parafina o cera antideslizante, cremas que hidratan y repasan la base de las patas.
  • No hay que dejar que nuestros perros y gatos coman nieve. Para evitarlo, llevaremos siempre agua suficiente.

Al llegar a casa tras un día de lluvia o de nieve

Aunque llevemos a nuestros perros o gatos bien protegidos, es posible que tengan húmeda la piel o el pelo. Por ello es importante secar bien su cuerpo con una toalla o secador de aire templado. Sobre todo si observamos que tiritan de frío en temporada invernal.

En caso de que tenga las almohadillas un poco agrietadas, también podemos aplicar productos o cremas reparadoras con aloe vera.

El paseo al frío o la nieve seguramente han agotado más energía de nuestra mascota. Por ello debería recargar las pilas al llegar a casa con una ración extra de comida y con agua fresca.

Si estamos en la nieve hay que evitar que nuestros perros y gatos entren en la zona de trineos o esquís, porque podría provocar accidentes.

La piel en invierno

La piel es el protector natural del perro frente al frío y otros agentes externos. Es importante por ello cuidar la salud para que el manto del pelo lo proteja del viento el frío o la lluvia.

Hemos de cuidar a nuestra mascota a base de una buena alimentación, higiene y un cepillado diario. Con la humedad puede enredarse el pelo, aparecer nudos, apelmazamiento, etc.

Para el baño, hay que utilizar un champú específico para su tipo de pelo y una mascarilla nutritiva para hidratar zonas concretas como las puntas, pies y barbas donde el pelo sufre más.

El baño en invierno es recomendable con una frecuencia de un mes, ya sea en casa o acudiendo a peluquerías caninas especializadas, donde tendrán mejores medios para tratar la piel y pelo de nuestro amigo.

El peinado

gato peine

Para facilitarlo, aplicaremos un acondicionador nutritivo para el pelo antes de pasar el cepillo. Existen en el mercado aerosoles con aceites esenciales que facilitan el peinado y ayudan al mantenimiento del pelo. A parte de dar brillo al pelo, crean una película protectora sobre el manto, evitando que se adhiera el agua y la suciedad.

Secar tras el baño

Después del baño o si está mojado nuestro perro o gato tras un día de lluvia, es muy importante secarle bien para eliminar el exceso de humedad y evitar problemas en la piel como dermatitis. Usaremos primero una toalla y después el secador a temperatura y distancia media realizando movimientos constantes para evitar quemar el pelo o la piel.