Felinos salvajes poco conocidos

Guillermo Bisbal · 18 octubre, 2018
No todos los felinos son tan grandes y conocidos como los leones, tigres o leopardos; también existen una gran variedad de felinos pequeños con colores no tan vistosos, lo que hace que sean desconocidos para muchos

Cuando pensamos en felinos salvajes nos vienen a la mente leones, tigres de Bengala o leopardos. Lo cierto es que de las 38 especies de felinos salvajes que existen, 31 son considerados pequeños felinos, Algunos similares en tamaño a los gatos domésticos.

Los felinos son criaturas extraordinarias, pero también amenazadas. Casi todos enfrentan un grado de peligro en estado salvaje y las poblaciones experimentan una tendencia a la reducción. Todo esto por la caza furtiva y la destrucción de sus ecosistemas.

A continuación, pasamos a mencionar algunos de los felinos menos conocidos del planeta:

El gato herrumbroso

Es el felino salvaje más pequeño de la Tierra, con una longitud de 35 a 48 centímetros, y un peso entre 900 y 1 500 gramos. El pelo del gato herrumbroso –imagen que encabeza este artículo– es corto y de color gris en la mayor parte del cuerpo, con manchas de color óxido sobre la espalda y los flancos.

Otra de sus características distintivas es que tiene un vientre color blanco con grandes manchas oscuras, y su cola es de color más oscuro con una longitud aproximada a la mitad de su cuerpo. Tiene seis rayas oscuras a cada lado de la cabeza, que se extienden sobre las mejillas y la frente.

Habitan en los bosques de tipo tropical arbustivo de Sri Lanka y el sur de la India. Su estado de conservación está en peligro debido a la pérdida de su hábitat, que va siendo sustituido paulatinamente por terrenos agrícolas.

El gato de las arenas

El gato de las arenas alcanza los 50 centímetros de longitud entre cabeza y cuerpo, y 30 centímetros de cola. Los machos más grandes no llegan a los 3,5 kilogramos de peso.

Gato de las arenas

El pelaje es de color arena con escasas rayas más oscuras, que se encuentran más desarrolladas en la subespecie africana, y solo son fácilmente visibles en la parte alta de las patas delanteras; la punta de la cola también es de color oscuro.

Este es el felino mejor adaptado a los desiertos arenosos. Su cabeza es notablemente ancha y sus orejas son amplias, lo que mejora su audición y facilita la pérdida de calor.

Está presente en los desiertos de Sahara, Egipto, Arabia, Pakistán, Afganistán, Irán, Jordania, Siria, Irak y algunas regiones de Asia. Incluso se halla en el desierto de Karakum, donde la temperatura puede llegar a los 80°C, y bajar a -25°C. Este felino se encuentra en la lista de especies amenazadas, cuya caza está prohibida en muchos países.

El gato de Pallas

Tiene un tamaño similar a la de un gato doméstico, de entre 46 y 65 centímetros de longitud, con una cola entre 21 y 31 centímetros de largo. Tiene un peso que va desde los 2,5 a los 4,5 kilos.

Gato de Pallas

Su abundante pelaje le protege del excesivo frío y viento, y es de color ocre con franjas verticales oscuras en el torso y las patas delanteras. Durante el invierno, su pelaje es más gris y tiene menos franjas que en de verano. Tiene anillos de color negro en la cola y manchas oscuras en la frente; las mejillas son de color blanco con rayas negras estrechas.

Estos felinos se refugian en las cuevas, entre las grietas de rocas o en las madrigueras de marmota. Solo salen por la tarde para cazar pequeños mamíferos.

Habita en las estepas de Mongolia, Siberia y el Tíbet, en alturas que llegan hasta los 5 000 metros. Esta especie se encuentra amenazada por la destrucción de su hábitat, la disminución de sus presas y la caza.

El gato andino

También conocido como gato lince, el gato andino es la especie más amenazada dentro del continente americano. Son gatos pequeños, robustos, de color gris o marrón con rayas verticales en la parte superior de la espalda, con manchas en los costados y bandas alrededor de la cola y las patas. Tiene una longitud entre 60 y 80 centímetros, más la cola de unos 35 centímetros, y pesa entre cuatro y siete kilogramos.

Gato andino
Fuente: http://www.otromundoesposible.net

El gato andino es natural de América del Sur. Su distribución se limita a las regiones de los Andes, del Perú y al norte de Bolivia, Chile y Argentina.

Habita en zonas de vegetación no muy alta o espesa, así como en las estepas y áreas rocosas. Se le encuentra desde los 3 000 a 5 000 metros sobre el nivel del mar por encima de la línea de los árboles.

Aunque vive solo en zonas de alta montaña, los valles habitados por humanos actúan como barreras, que fragmentan considerablemente su población. Suelen ser cazados en Chile y Bolivia por motivos supersticiosos.

La pantera nebulosa

La pantera nebulosa es un felino de tamaño mediano y de contextura robusta (longitud de 60 a 110 centímetros y peso de 11 a 65 kilogramos), con patas cortas y cola bastante larga. La cola le sirve para mantener el equilibrio, y sus patas son perfectas para subir a los arboles; las patas traseras son más largas que las delanteras.

Pantera nebulosa

Estos felinos se encuentran amenazados por la pérdida de su hábitat, provocada por la deforestación y la caza furtiva. Se sospecha que su población podría estar por debajo de los 10 000 ejemplares maduros.

El pelaje presenta grandes manchas irregulares de borde negro e interior pardo, que ayuda a confundirse entre la vegetación. Su nombre procede precisamente de estas manchas oscuras y elípticas, lo que les confiere ligera similitud con las nubes.

Su hábitat se sitúa al este de la India, el sur de China e IndochinaSe pueden encontrar en ecosistemas variados, tanto en zonas montañosas que superen los 2 000 metros de altura como en zonas pantanosas y manglares costeros.

El leopardo de las nieves

El leopardo de las nieves se encuentra en zonas montañosas de Siberia, Rusia, Pakistán, Mongolia, Tíbet, India, Nepal o Uzbekistán. Estos leopardos viven en montañas remotas a altitudes de hasta 6 000 metros sobre el nivel del mar.

Leopardo de las nieves: hábitat

Aunque es de tamaño inferior a otros grandes depredadores, puede llegar a los 75 kilogramos. Presenta un cuerpo robusto y corto, con una cola larga en relación a las otras especies de felinos.

Este felino está perfectamente adaptado para vivir en el frío, con un cuerpo compacto cubierto por una gruesa capa de pelo. Además, posee orejas pequeñas y peludas, y unas zarpas anchas que actúan como raquetas de nieve, similares a las del oso polar.

Su pelaje es espeso y de diferentes grados de gris, con motas negras en roseta y pecho blanco, así como con degradaciones de color amarillentas o pardas en algunas partes del cuerpo.

Los últimos leopardos de las nieves se encuentran en peligro de extinción por la caza furtiva y el cambio climático. Actualmente, se estima que solo quedan entre 4 000 y 9 000 ejemplares de esta especie de leopardos.

La gran variedad de felinos salvajes

Tal como lo evidencia esta pequeña muestra, los felinos son mamíferos que cuentan con una gran variedad morfológica. Existen felinos salvajes tan grandes como un perro San Bernardo, y otros tan pequeños como un gato doméstico. También su coloración es sumamente variada, desde colores oscuros hasta muy claros. Esta variedad es producto de la adaptación de estos fantásticos animales a los variados ecosistemas del mundo.

Todos estos son animales que merecen toda la atención para ser preservados, ya que muchos de ellos están en peligro de extinción debido a la destrucción de su hábitat y a la caza furtiva.

Wilson, E. (2005): Mammal Species of the World: A Taxonomic and Geographic Reference. Maryland: Johns Hopkins University Press.