Fallece perrito paralítico cuando por fin había encontrado el amor de una familia

En sus últimos meses, Bandit vivió el amor que le habían negado. Encontró un hogar. 
Fallece perrito paralítico cuando por fin había encontrado el amor de una familia

Escrito por Paola Chacón

Última actualización: 10 mayo, 2022

El caso de Bandit, el perrito paralítico, es una de esas historias en las que lamentamos la fugacidad de la vida, donde quisiéramos alargar los días unos minutitos más. En esta angustia del tiempo y la esperanza se mueven las posibilidades del perrito al que el reloj se le iba agotando en la espera de que pudiera encontrar una familia, un hogar. La adopción era su esperanza.

El momento en el que todo cambió para el perrito Bandit

Tras un tratamiento fallido para tratar el gusano del corazón, el perrito tiene una mala reacción, es así que desde el año 2014, Bandit debe usar una silla de ruedas. Por fortuna, no estaba desamparado, pues se convierte en uno de los perritos rescatados por el Gwinnett Jail Dogs Program.

Pese a los intentos por encontrarle un hogar a Bandit, quien estaba listo para dar amor y vivir en familia, parecía que nunca iban a poder conseguirlo. De hecho, en su haber figuraban 4 situaciones en las que fue familias, que en principio lo acogieron, luego decidieron regresarlo al refugio. El perrito paralítico requería cuidados especiales, pero también amor y paciencia. 

¿Cómo fueron los días del perrito paralítico?

Las condiciones en las que se encontraba Bandit no eran fáciles, pero llevaba su vida con mucha esperanza para encontrar la familia con la que finalmente viviría, aunque esto tristemente no sucedía. Sus limitaciones físicas siempre se quedaron cortas a su ilusión por la vida, pues se movía con energía por el lugar.

Bandit no perdió las esperanzas

Hacia el año 2020 todo cambiaría para este perrito paralítico que tenía aún el brillo de fe en sus ojos, pues una pareja estaba dispuesta a abrirle las puertas de su corazón. Es así que Sue y Darrel Rider, dan acogida al perrito paralítico que otras familias rechazaron en el pasado.

Su amor surgió de inmediato, la conexión fue genuina desde este primer momento. Darrel también tenía paralizadas las extremidades inferiores, por lo que al igual que Bandit, usaba una silla de ruedas para desplazarse. Ambos sintieron el lazo inquebrantable que se llevarían para siempre en sus corazones.

Tanto amor había entregado a sus cuidadores que siempre estuvieron allí, que las lágrimas y los sentimientos encontrados no se hicieron esperar cuando llegó el momento de despedirse del que hasta ahora se había convertido en su hogar. Sin embargo, también compartían la sensación de alegría por la nueva vida que tendría el perrito paralítico.

Aunque Bandit tenía un fuerte lazo con sus cuidadores, su alegría por salir de allí con quien todos sentían que sería su compañero por el resto de su vida, quedó registrado en este vídeo emotivo donde caminan uno al lado del otro, como sería hasta el fin de sus días.

Era como si el vínculo entre Bandit y Darrel estuviera esperándolos para crecer desde hacía mucho tiempo. Ambos sintieron como su compañía se convertía en abrigo con el paso de los días, como si se tratara de una cita que tenían pendiente y que al fin se había cumplido.

Pasaban mucho tiempo juntos y en realidad, cada cosa la hacían sin separarse. Los paseos eran sin duda su actividad favorita, pues sin importar el clima, su energía siempre les alcanzaba para acompañarse a donde tuvieran que ir, eso sí, sin pensar en sus limitaciones físicas, pues solo se necesitaban el uno al otro.

Nadie hubiera pensado que al final, el perrito al que habían rechazado tantas veces y sobre quien todos pensaban erróneamente que se acababan las esperanzas por su adultez, encontraría finalmente su compañero de vida para pasar con él momentos alegres y tranquilos.

Bandit, estaba recibiendo por fin la dulzura de la vida en su compañía humana. Los días de dolor y espera, la resignación, incluso por una nueva desilusión de una familia que lo devolviera, habían quedado en el pasado. Este perrito llegó a ocupar un lugar que sus cuidadores destinaban para él y en el que el amor era el absoluto huésped.

Al fin había conseguido su familia, ahora se despedía

Cuando menos lo pensaban, el final de Bandit llegó en el 2021. La salud de Bandit empeoró repentinamente y en consecuencia, acabó también su vida. La causa se debía a un tumor en su vejiga que no se podía operar y tras dos semanas cruzó el arcoíris en los brazos de su fiel compañero, quien en su partida intentaba comprender por qué le había sido arrebatado tan pronto.

La noticia la dio a conocer la familia a través de una de sus redes sociales entregando este sentido mensaje:

«Hoy nos gustaría celebrar la vida de Bandit. Sabemos que muchos de ustedes lo han seguido a través del programa de perros de la cárcel de Gwinnett y continuaron después. A partir de ayer, Bandit ya no necesitará su silla de ruedas para moverse y será libre de marcar su territorio donde mejor le parezca. Bandit ha tenido un gran impacto en nuestras vidas en tan poco tiempo. Bandido te amamos y te extrañaremos. Sé libre y corre».

Su partida nos duele, pero también nos alegra saber que, como nunca, logró finalmente la alegría de su vida, una vida que en el último año cobró la felicidad ausente en todo un recorrido heroico, pero también de malestar y dolor. Consiguió una familia que lo llenó de amor hasta el último momento, por eso su corazón ahora descansa en paz.

¡Adiós, Bandit!