Eternos cachorros… así son los maravillosos Bóxer

Jesús 28 enero, 2015

Desarrollado en Alemania en el siglo XIX, los antepasados de los Bóxer fueron el Bullenbeisser alemán y el Bulldog. Durante la primera Guerra Mundial fueron utilizados como perros mensajeros y guardianes. Actualmente es un animal de compañía que goza de gran fama debido a su gran valor y alegría. Los Bóxer son perros grandes, musculares, de cabeza cuadrada. Su figura es imponente. Debido a su carácter lúdico y energía sin límites, muchos les suelen llamar el Peter Pan de las razas de perros. De hecho no se los considera completamente maduros hasta los tres años, lo que significa que tienen una de las infancias más largas del mundo de los perros.

Características

shutterstock_108006779

Los Bóxer son perros de gran energía y necesitan mucho ejercicio. Asegúrate de que tú tienes tiempo, deseo y energía para darles el juego y la actividad que necesitan.

El entrenamiento temprano en estos perros es fundamental ya que maduran lentamente y actúan como cachorros traviesos durante varios años. A este tipo de animales se les suele caer la baba y también roncan bastante fuerte. Pueden llegar a pesar entre 27 y 31 kilos. Tienen hocicos anchos de color negro. Su cráneo es arqueado y sus ojos son de color marrón oscuro. Otra característica distintiva de la raza es su ligero prognatismo.

Las orejas de este tipo de raza, por lo general, se recortan. Son perros musculosos, de pelo corto. Su pelaje es atigrado y leonado. El color blanco no debería representar más del 30% de su cuerpo. Aquellos que tienen gran cantidad de manchas blancas tienen más probabilidades de ser sordos, de hecho aproximadamente entre el 18 y 20% de los Bóxer nacen sin audición en uno o en ambos oídos.

Los Bóxer no deben estar demasiado tiempo al aire libre. Su nariz corta no enfría el aire caliente de manera eficiente en el verano y no mantiene el calor en el invierno. Su grado de tolerancia ronda los 21 y 22 Cº grados.

Es recomendable que este tipo de perros siga una alimentación adecuada a su raza y edad. La cantidad recomendada diaria debe ser de 2 a 3 tazas de alimento seco dos veces al día.

Temperamento

shutterstock_62043016

El Bóxer es un perro inteligente. No es temeroso y siempre se encuentra alerta. Él es leal a su familia y le encanta jugar con ellos, pero también es testarudo, especialmente si tu intentas utilizar con él métodos de entrenamiento muy duros. La formación es esencial para el Bóxer. Este perro es tan fuerte que puede herir accidentalmente a las personas si no aprende a controlar sus acciones.

Con necesidades mínimas de aseo y gran paciencia son grandes compañeros de los niños y la familia, siempre y cuando les proporciones el ejercicio físico y la estimulación mental que necesitan. Se pueden adaptar a vivir en departamento siempre y cuando estés dispuesto a proporcionarle el ejercicio adecuado, ya sea en forma de caminatas o carreras. Pueden ser desconfiados con los extraños pero no van a ser agresivos a menos que perciban una amenaza a sus familias. Los Bóxer son tan amorosos que a menudo tratarán de estar todo el tiempo cerca de ti.

Esta raza de perros es muy divertida y siempre están felices y llenos de alegría. Les encanta saltar e incluso durante el entrenamiento suelen dar saltos mortales. Pero no todo es diversión y debido a su fuerza y valor, este tipo de perros suele utilizarse en la policía y el ejército.

Los Bóxer son generalmente perros sanos pero como todas las razas pueden ser propensas a ciertas condiciones de salud.

La formación en este tipo de animales debe ser constante y el liderazgo debe ser demostrado con confianza. El refuerzo positivo y las golosinas son el mejor método para la formación de esta raza. Una vez establecidos los roles de liderazgo, los Bóxer en el entrenamiento pueden sobresalir debido a su gran obediencia y beneficiar su agilidad.

Mientras el Bóxer tiende generalmente a llevarse bien con los animales de la familia, pueden ser agresivos hacia otros perros, especialmente con aquellos del mismo sexo. Por lo que se aconseja que sean socializados desde cachorros.

Debido a que los Bóxer sienten un profundo afecto a las personas pueden desarrollar cierta ansiedad de separación. Sin embargo con niveles adecuados de actividad física y mental pueden controlar ese problema sin mayores inconvenientes.

Te puede gustar