¿Eres fumador? ¿Crees que el humo de tus cigarrillos perjudica a tu mascota?

Antonia Tapia 23 mayo, 2015

En la actualidad existen varios estudios que indican que los animales que están expuestos al humo del cigarrillo son fumadores pasivos y se encuentran susceptibles de contraer problemas respiratorios, alergias, cáncer nasal y pulmonar e incluso linfomas. El humo del tabaco, de acuerdo a los científicos, es una toxina muy peligrosa para las mascotas. Afecta el sistema nervioso de gatos y perros ya que contiene numerosos compuestos que causan cáncer, por lo que es peligroso no sólo para los humanos sino también para los animales.

 ¿Cómo afecta el humo del cigarrillo a los gatos?

gato ragdoll

No es ninguna sorpresa que el humo de tabaco es tóxico para los animales domésticos. Un estudio reciente de la Escuela de Medicina de Harvard encontró riesgos adicionales para la salud asociados a lo que denominaron “humo de tercera mano”, que son las partículas adheridas al pelo y la ropa de los fumadores , los coches, alfombras que perdura mucho después de que el humo ha sido despejado de la habitación.

En la mayoría de los hogares, tus gatos y perros no pueden alejarse de la contaminación del aire, a menos que tengan la suerte de tener una puerta que los lleve a un espacio abierto. La mayoría de los animales son víctimas de los hábitos de sus propietarios y, en esos casos, la apertura de una ventana no es suficiente.

Incluso pequeñas cantidades de humo inhalado puede tener efectos perjudiciales para tus mascotas. Un estudio, que explora la conexión entre el humo del tabaco con el cáncer en los gatos,  encontró que aquellos que viven con fumadores tienen dos veces más probabilidades de desarrollar cáncer felino. Este tipo de linfoma, dentro de los 12 meses, mata a 3 de cada 4 gatos afectados.

Una de las razones por la que los gatos son tan vulnerables a los carcinógenos del humo del tabaco es que son unos peluqueros muy meticulosos. Es decir, el aseo diario durante un largo período de tiempo puede exponer sus tejidos orales a peligrosas de sustancias cancerígenas.

Otras investigaciones también demostraron que los gatos que viven con fumadores tienen nicotina y otras toxinas en la orina.

El humo del cigarrillo y los perros

perro estres

Una investigación de la Universidad Estatal de Colorado encontró una mayor incidencia de tumores nasales y cáncer del seno en los perros que viven en un hogar con fumadores. Este tipo de tumores se encontraron específicamente entre las razas de nariz larga como Retrievers y Pastores alemanes. Los animales que contraen este tipo de enfermedad no suelen vivir más de un año.

El mismo estudio mostró mayores tasas de cáncer de pulmón en aquellos perros de hocico mediano que viven con fumadores, como  bóxer o dogos. Este tipo de razas al tener sus fosas nasales cortas, perciben con mayor facilidad las partículas que causan cáncer llegándoles mucho más rápido a los pulmones.

Otro estudio demostró que los perros que viven en hogares en donde se fuma tienen un 60 por ciento de riesgo de cáncer de pulmón.

Por otro lado, no hay que dejar de lado a los pequeños animales emplumados. Las aves no son impermeables a los daños causados ​​por los cigarrillos. El sistema respiratorio de un pájaro es hipersensible a cualquier tipo de contaminante. Las consecuencias más graves de la exposición al humo son la neumonía y cáncer de pulmón, pero también pueden desarrollar problemas en los ojos, piel, corazón y tener problemas de fertilidad. La tos y sibilancias también son reacciones comunes.

Los signos y síntomas de intoxicación por nicotina en tu perro o gato incluyen temblores, espasmos o convulsiones, babeo, pupilas dilatadas, alucinaciones auditivas y visuales, emoción, latidos acelerados del corazón, vómitos y diarrea. Si sospechas que tu mascota ha ingerido  nicotina, llama a su veterinario inmediatamente.

Para protegerte a ti y a tu mascota lo mejor es dejar de fumar. Para minimizar sus riesgos mientras estés tratando de dejar de fumar, si te agarra ganas sólo hazlo al aire libre de esa manera evitarás que una gran parte de las partículas de humo se asienten en tu casa o automóvil, reduciendo la carga tóxica a tu pequeño amigo. También puedes usar un purificador de aire de alta calidad en tu hogar para ayudar a eliminar el exceso de toxinas.

Lávate las manos después de fumar y antes de tocar sus mascotas.  Lo ideal es lavarse el pelo después de fumar, especialmente si tienes una mascota (o un niño) que estará muy cerca de ti.

Mantén los ceniceros limpios y los residuos colócalos en recipientes que no estén al alcance de los animales domésticos.

Te puede gustar