Cómo entender si mi perro tiene cálculos renales

Alba 1 junio, 2017

De la misma forma que las personas, los canes pueden padecer nefrolitiasis, una enfermedad que se origina, principalmente, por el alimento que consumen. Te contamos qué cosas debes tener en cuenta para saber si tu perro tiene cálculos renales.

Información sobre la urolitiasis en canes

También conocida como litiasis renal o urolitiasis, esta dolencia se caracteriza por la presencia de pequeños cristales o piedras, tanto en el interior de los riñones como así también en los uréteres, la vejiga y la uretra.

Estas formaciones están compuestas por sustancias que se suelen obtener de los alimentos durante su síntesis. Los más comunes son:

  • Urato amónico
  • Oxalato cálcico
  • Estruvita
  • Cistina

Pero también se pueden encontrar urolitos de fosfato cálcico y silicato.

Signos de que un perro tiene cálculos renales

Cuando un perro tiene cálculos renales, puede no dar señales aparentes de este problema, al menos en un primer momento. Entre los signos que debes considerar, se encuentran:

  • Presencia de sangre en la orina
  • Infecciones urinarias que se reiteran
  • Necesidad frecuente de hacer pis (y que orine poca cantidad cada vez)
  • Dificultad y dolor para orinar
  • Vómitos
  • Inflamación en la zona del abdomen

Si adviertes algunas de estas señales, consulta al veterinario.

Si tu perro tiene cálculos renales, puede manifestar algunas señales que indiquen que está padeciendo este problema de salud. Aprende a identificarlas.

Qué hacer si descubres que tu peludo tiene nefrolitiasis

De confirmarse el diagnóstico, los tratamientos pueden ser distintos, de acuerdo al tipo y tamaño de los cálculos.Van desde medicamentos a intervenciones quirúrgicas, ya sea convencionales o con láser, que buscan destruir las formaciones.

En todo caso, lo que debes intentar evitar es que el peludo llegue a sufrir una obstrucción en el tracto urinario que le impida evacuar la orina.

Y, por supuesto, es fundamental que el animal comience a recibir una alimentación de calidad y acorde con sus problemas de salud.

Causas que favorecen la aparición de piedras en los riñones de los canes

La comida que recibe tu mascota suele ser determinante en la formación de estas piedras. Y es que de allí se obtienen los minerales y se generan los materiales de desecho que debe eliminar el riñón a través de la orina.

Ten en cuenta, entonces, que favorecen la formación de cálculos:

  • Los piensos de mala calidad
  • Las dietas ricas en proteína (carne o vísceras)
  • Alimentos con alto contenido de calcio, fósforo, magnesio y vitamina C

Además, si tu mascota no consume suficiente cantidad de agua a diario, también puede estar favoreciendo la urolitiasis.

Otros factores que pueden generar formación de cálculos renales en los perros

Pero más allá de la alimentación que recibe el peludo, hay algunos factores que pueden contribuir la aparición de cálculos renales. Por ejemplo:

  • Si bien esta enfermedad es más común en animales adultos, la composición de los cálculos varía según los años que tenga el peludo. Los de urato y estruvita son más habituales en canes de 1 a 3 años. Los de oxalato cálcico, fosfato cálcico y cistina predominan en perros de 5 o más años.
  • Los machos sufren este inconveniente con más frecuencia que las hembras.
  • Factores hereditarios, algunos tratamientos farmacológicos, infecciones en las vías urinarias y ciertos problemas anatómicos también pueden influir.

Razas de peludos con predisposición a padecer urolitiasis

Por otra parte, algunas razas parecen tener una mayor predisposición a desarrollar esta patología. Entre ellas:

  • Dálmata
  • Bulldog inglés
  • Schnauzer miniatura
  • Yorkshire terrier
  • Terranova
  • Lhasa Apso
  • Cocker Spaniel
  • Pastor Alemán
  • Shih Tzu

Siempre es mejor prevenir que curar

Si bien a veces es imposible evitar que tu perro padezca nefrolitiasis, recuerda que puedes tomar algunas medidas para intentar evitarla:

  • Alimentación de calidad y acorde a las necesidades de tu perro.
  • Asegurar la correcta hidratación del peludo poniendo siempre agua limpia y fresca a sus disposición.
  • Permitir que tu perro orine con frecuencia. Si no tienes un patio o jardín donde el animal pueda hacer sus necesidades, procura pasearlo varias veces al día.
  • Prestar atención a cualquier señal que indique que algo no anda bien con el pis de tu peludo.
  • Llevarlo al veterinario para controles periódicos.

 

Te puede gustar