Enseñar al perro a traer la pelota

Yamila · 21 agosto, 2017

 

Uno de los juegos más comunes que podemos disfrutar con nuestra mascota implica arrojar y enseñarle a traer la pelota. Aunque pueda parecer algo básico, requiere nuestra paciencia y nuestras dotes de entrenador. En este artículo te damos algunos consejos para que te haga caso y no esconda el juguete.

¿Es fácil enseñarle a traer la pelota?

Responder a esta pregunta quizás sea lo más “complicado”, porque todo depende de varios factores. En primer lugar, de la edad del animal, ya que es más probable que aprenda rápido si es cachorro. En segundo término, de cómo le enseñas tú, y en tercero, cuánta paciencia y constancia tienes jugando con él.

Existen diferentes juegos que podemos disfrutar con nuestra mascota, pero, sin duda, el más “básico” es el que incluye una pelota. Es extremadamente divertido tanto para ellos como para nosotros, porque refuerza el vínculo, hacen ejercicio, liberan energías y lo pasan de maravilla.

Paso a paso para que tu perro traiga la pelota

Te explicaremos de forma detallada para que puedas enseñar a tu mascota a traer la pelota. Con la práctica lograrás que apenas la arrojes, salga corriendo a buscarla, la lleve hasta donde estás y te la entregue para seguir jugando. ¡No te olvides de recompensarle con una galleta, un mimo o una palabra amorosa cuando lo hace bien!

1. Elige el juguete

Lo más común es comprarle una pelota de cierto tamaño como para que pueda agarrarla con la boca, y de un material que no se rompa y sea liviano. Aunque en muchos casos los perros se sienten más atraídos por un muñeco, un palito o un frisbee. Para cualquiera de estas opciones deberás seguir los mismos pasos. Si ya tiene un juguete favorito… ¡úsalo! Será más fácil que aprenda a devolverlo.

2. Escoge la recompensa

Puedes tener a mano unas golosinas, un puñado de pienso o un trozo de salchicha. Si no quieres acostumbrarle a ese tipo de premios, piensa de qué manera felicitarle por su buen trabajo. Puedes darle un mimo o decirle unas palabras de aliento como “buen chico”, “así se hace”, “muy bien”, etc. Pero ten en cuenta que una vez que le enseñas con un tipo de recompensa, debes mantenerla. Así que piénsalo bien.

3. Ir a un sitio tranquilo

Enseñarle a traer la pelota puede ser una misión imposible si el perro está rodeado de estímulos externos. Esto significa que si vamos a un parque donde hay otros animales y niños corriendo por ahí, se distraerá o se pondrá nervioso y nunca “aprenderá el truco”. Si tienes jardín o terraza en casa, empieza allí donde pueda estar 100% atento al juego.

4. Da indicaciones con palabras

Primero que nada, el perro tiene que estar quieto para que comience la diversión, después pueda traer la pelota. Por ello debes enseñarle a sentarse o detenerse con palabras simples: “sentado”, “quieto”,

Antes de arrojar el juguete, muéstraselo para que sepa qué sigue a continuación. Apenas lo lances, si se queda mirándote sin entender la situación, dile “busca” y señala el sitio donde cayó la pelota.

5. Haz que devuelva la pelota

Cuando tenga la pelota en la boca, tienes que decirle que regrese a tu lado. También usando palabras sencillas. Puede ser “trae”, “aquí”, “ven”, etc. Apenas se acerque, retira el juguete con suavidad y prémialo con la recompensa elegida. Si no quiere abrir la boca para soltarla, también deberás darle una indicación: “suelta” o “deja” son las más usadas.

Y a partir de ese momento, todo empieza otra vez. Hazlo varias veces cada vez que salen, y disfruta de horas y horas de diversión con tu mascota. Poco a poco te será más fácil que entienda las indicaciones y él mismo será quien te inste a jugar llevándote la pelota a las manos o acercándola con el hocico.

Fuente de la imagen principal: Cristián Berríos