Enfermedades transmitidas por insectos

Alba Muñiz · 8 febrero, 2019
Entre las enfermedades transmitidas por los insectos, esos pequeños habitantes del planeta Tierra, destacan algunas que pueden llegar a ser mortales

El mundo de la abundante y diversa clase Insecta suele ser asombroso y todavía guarda muchos secretos –e incluso especies– por descubrir. También es sabido que algunos de sus miembros suelen ser vectores de afecciones en humanos y otros animales. Por eso, hoy nos referimos a las enfermedades transmitidas por los insectos.

Insectos como vectores de enfermedades

Dengue, zika, fiebre amarilla, chikungunya, malaria o fiebre del Nilo son algunas de las patologías que trasmiten ciertas especies de mosquitos y que producen un gran número de muertes humanas en todo el planeta cada año.

Pero más allá de los culícidos, hay otros insectos que provocan enfermedades de diversa gravedad en distintas regiones del mundo donde, el denominador común, suelen ser las malas condiciones de vida de la población.

Entre estas patologías se encuentra el mal de Chagas, conocida también como tripanosomiasis americana. Se transmite, principalmente, por las heces y orina de los triatominos, unos insectos hemípteros llamados popularmente vinchucas o chinches, entre otras denominaciones.

Si bien es una enfermedad localizada, sobre todo en la zona continental de Latinoamérica, se estima que los más de seis millones de personas infectadas se distribuyen también en América del Norte y algunos países de Europa y del Pacífico Occidental. Hasta el momento no existe vacuna para combatirla.

Conoce más sobre el mal de Chagas

Se trata de una afección que puede ser mortal y está causada por un protozoo denominado Trypanosoma cruzi. En la fase aguda, que puede ser asintomática, o con signos poco específicos, estos microorganismos circulan por la sangre en gran número.

Mal de Chagas

Durante la etapa crónica, los parásitos pueden generar problemas irreversibles en el sistema nervioso, el aparato digestivo y el corazón. También se corre el riesgo de muerte súbita por arritmias o insuficiencia cardíaca.

Durante el día las vinchucas permanecen en las grietas o huecos de casas construidas precariamente. Por las noches pican a sus víctimas para alimentarse de su sangre y luego defecan cerca de la picadura.

La infección se produce cuando la persona frota la picadura y arrastra las heces hacia la misma, o hacia la boca, ojos o alguna herida cutánea. Pero también se adquiere por transfusiones de sangre, trasplante de órganos, de madre a hijo –por medio de la placenta)–o por ingerir alimentos o bebidas contaminados.

Son muchas y de peligrosidad diversa las enfermedades transmitidas por insectos. Te contamos detalles sobre algunas de estas patologías.

Una dolencia que contagian las moscas negras

Entre las enfermedades transmitidas por insectos también se encuentra la oncocercosis o ‘ceguera de los ríos’. Esta patología es provocada por el nematodo filárico Onchocerca volvulus, que se contagia a través de la picadura de moscas negras hembras infectadas.

Mosca negra: Simulium spp

Las Simulium spp se crían en ríos y arroyos en zonas tropicales, donde la población se dedica principalmente a la agricultura. Cuando pican a humanos infectados, ingieren –junto con la sangre– a los parásitos que, luego, transmiten a otras personas.

Las larvas (microfiliarias) se desplazan por el tejido subcutáneo y se alojan, sobre todo, en la piel y en los ojos. Los afectados padecen picor y lesiones cutáneas y oculares que pueden generar diversos problemas de visión y hasta ceguera.

Esta patología está presente en países del África subsahariana. Pero también se dan casos en Yemen, Brasil y Venezuela. Tampoco se conoce vacuna para prevenirla.

Leishmaniasis, otra de las enfermedades transmitidas por insectos

Más de 90 especies de flebotominos, por su parte, son los responsables de transmitir leishmaniasis a través de un protozoo del género Leishmania. La enfermedad está presente en distintas zonas de Asia, África, América y Europa.

Flebotomino
Fuente: https://www.cdc.gov/

Estos insectos hematófagos, que pertenecen a una subfamilia de dípteros nematóceros de la familia Psychodida, contagian, a través de sus picaduras, una dolencia que se manifiesta principalmente en tres formas:

  • Leishmaniasis cutánea. Es la más frecuente. Los afectados padecen lesiones en la piel, por lo general ulcerosas, que les provocan cicatrices de por vida.
  • Leishmaniasis visceral. Se presenta un cuadro –altamente mortal si no se trata– con episodios irregulares de fiebre, pérdida de peso, hepatoesplenomegalia y anemia.
  • Leishmaniasis mucocutánea. Provoca la destrucción total o parcial de las membranas mucosas de la nariz, la boca y la garganta.

Detalles sobre la enfermedad del sueño

La también denominada tripanosomiasis africana humana es producida por la picadura de la mosca tsetsé, que es nativa de África. Es una patología de las zonas tropicales, potencialmente mortal si no trata, y generada por dos tipos de parásitos: el Trypanosoma brucei rhodesiense y el Trypanosoma brucei gambiense.

Mosca tsé-tsé

La picadura de Glossina sp genera una úlcera enrojecida. Con el paso de los días se pueden desarrollar diversos signos de enfermedad. Entre ellos:

  • Fiebre
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Dolor de músculos y articulaciones
  • Cefalea
  • Irritabilidad

Cuando la enfermedad avanza, se ve afectado el sistema nervioso central, y se generan cambios de personalidad, alteraciones del reloj biológico, convulsiones y problemas para desplazarse y hablar.