Enfermedades por inmunodeficiencia en caballos

Cuando un caballo sufre inmunodeficiencia, su organismo queda prácticamente desprotegido, puesto que no posee los anticuerpos necesarios para resistir a ciertas enfermedades.
Enfermedades por inmunodeficiencia en caballos
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 02 octubre, 2021.

Escrito por Laura Morales Negrin, 02 octubre, 2021

Última actualización: 02 octubre, 2021

La inmunodeficiencia en caballos es un grupo patológico muy raro, pero de presentarse en los équidos de un establo puede ser fatal. Esto se debe a que las defensas del organismo se ven reducidas de forma drástica durante el cuadro clínico que aquí nos atañe.

Esta infección provoca que el cuerpo del équido se vuelva mucho más sensible frente a las infecciones. Veamos en las siguientes líneas en qué consiste y cómo se trata.

¿Qué es la inmunodeficiencia en caballos?

La inmunodeficiencia en caballos es el fallo de uno o más aspectos importantes del sistema inmune del animal, lo que afecta gravemente al ejemplar (al verse desprotegido frente a patógenos). Esto provoca, entre otros problemas, fiebre e infecciones recurrentes.

Deficiencia de inmunoglobulinas

Se considera que hay una deficiencia de inmunoglobulinas cuando el cuerpo no produce anticuerpos o lo hace en unas cantidades demasiado bajas. Dentro de la inmunodeficiencia en caballos, se pueden distinguir los dos tipos que veremos a continuación.

1. Inmunodeficiencias primarias

Las inmunodeficiencias primarias son congénitas, es decir, están presentes al nacer debido a disfunciones genéticas. La más común dentro de este grupo es la inmunodeficiencia relacionada con el sistema humoral y afecta negativamente a la producción de anticuerpos.

Estas inmunodeficiencias pueden darse solas o formar parte de una inmunodeficiencia combinada. Aquellos potros que nacen con este problema suelen desarrollar infecciones de tipo respiratorio que complican mucho su supervivencia individual.

La adenitis equina puede ser letal.

2. Inmunodeficiencias secundarias

Las inmunodeficiencias secundarias o adquiridas suelen darse por trastornos virales, endocrinos, nutricionales o metabólicos. Lo más común es que aparezca a edades muy tempranas.

Este tipo de deficiencia de inmunoglobulina puede desarrollarse como parte de cualquiera de las enfermedades que interfieran en la producción de anticuerpos. Entre ellas destacan algunos tumores, como el mieloma de células plasmáticas y el linfosarcoma.

Otro ejemplo muy común es el de los potros que no reciben los anticuerpos adecuados provenientes del calostro de su madre. Esta suele ser una de las principales causas de inmunodeficiencia en caballos jóvenes.

¿Qué es la falla de la transferencia pasiva?

La falla de transferencia pasiva es la deficiencia de anticuerpos en el potro al no recibirlos de manera correcta durante el periodo de lactancia de su madre. Esta falla de transferencia madre-hijo puede darse por varias razones, entre las que destacan las siguientes:

  1. El potro recién nacido no se ha alimentado de forma adecuada.
  2. El calostro de la yegua posee unos niveles muy bajos de anticuerpos.
  3. El potro no es capaz de absorber los anticuerpos de manera correcta en su tracto digestivo.

Las consecuencias de que el organismo del animal no esté protegido suele ser la aparición de infecciones virales, bacterianas, gastrointestinales y respiratorias con resultados fatales. Sin un sistema inmunológico reforzado, el potro perecerá en poco tiempo.

Qué hacer para evitar la inmunodeficiencia en caballos adquirida

Lo cierto es que la inmunodeficiencia en caballos adquirida puede aparecer en cualquier momento de la vida del animal, así que la mayoría de veces poco se puede hacer para prevenirla. Sin embargo, sí se puede reducir su incidencia en los potros lactantes.

Aunque todo el periodo de lactancia es importante en el equino, es esencial asegurar el consumo de calostro en la cantidad precisa cuando el potro está recién nacido. Hay que prestar especial atención entre los 30 y 90 minutos después del nacimiento.

Un profesional veterinario puede medir el nivel y la calidad del calostro para considerar si es el adecuado para el potrillo. De no serlo, podría recomendar el calostro de otra yegua lactante o un suministro de reserva congelado (en caso de haberlo).

Puede suceder que no se detecte la inmunodeficiencia en caballos hasta pasados unos meses. Esto es así porque es común que aquellos potros afectados no comiencen a presentar los síntomas de infección respiratoria hasta que inician su destete y los niveles de anticuerpos de la leche se reducen.

Si el cuadro responde a una deficiencia temporal de anticuerpos, la recomendación veterinaria pasa por un tratamiento de apoyo y la toma de antibióticos hasta que el animal comience a producir anticuerpos por sí mismo. Esto sucede alrededor de los 9 a 11 meses de vida.

Cuando la causa de la deficiencia de inmunoglobulina en caballos es una enfermedad, habrá que estudiar a fondo el caso en particular para ver si se trata de una falta de anticuerpos a corto o largo plazo. De ello dependerá el tratamiento, que puede basarse también en antibióticos junto con inmunoglobulinas intravenosas.

Enfermedad por inmunodeficiencia combinada

La enfermedad por inmunodeficiencia combinada es aquella que se produce por un defecto en la producción de anticuerpos y en la inmunidad mediada por células. Su reconocimiento se ha dado en potros árabes que presentan un timo anormal. Es decir, este órgano encargado de producir ciertas células inmunitarias está afectado en esos ejemplares.

Los caballos que padecen esta patología no cuentan con los linfocitos T y B circulantes, por lo que es imposible que su organismo luche contra patógenos externos. Además, en algunos casos también se pueden ver perjudicadas las células de tipo natural killer, otro componente importante del sistema inmunitario.

Aunque nacen sanos, los caballos con esta condición se vuelven poco a poco muy susceptibles a las infecciones bacterianas a medida que se reducen los anticuerpos que recibieron por el calostro.

Síntomas de la inmunodeficiencia combinada

Los primeros síntomas de la inmunodeficiencia combinada severa (SCID) que suelen apreciarse son tos, descarga nasal bilateral, diarrea, disnea, fiebre, taquicardia, taquipnea, alopecia, pérdida de peso y dermatitis.

A medida que pasa el tiempo, el estado del animal empeora y las consecuencias suelen ser mucho más graves. Lo habitual es que estos caballos fallezcan por neumonía u otras infecciones sin haber superado los 2 meses de vida.

Por desgracia, la mortalidad en estos casos es lo común, dado que no existe un tratamiento. Sin embargo, sí se han desarrollado pruebas para detectar el gen anormal en los potros reproductores, así que se puede evitar que nazcan potros con esta condición letal.

Como explican expertos, en el año 1980 se demostró que esta enfermedad en los caballos árabes era hereditaria. Además, ambos padres deben poseer el gen mutado para que los potros se vean perjudicados. Por lo tanto, la solución pasaría por evitar la reproducción entre ejemplares afectados para que la enfermedad no se transfiera a su descendencia.

La laminitis equina es una patología muy común.

Las enfermedades por inmunodeficiencia en caballos son múltiples y muy peligrosas. Por desgracia, algunas de sus variantes no tienen solución y el mejor tratamiento es evitar que nazcan potros afectados en primera instancia.

Te podría interesar...
Glaucoma en caballos: causas, síntomas y tratamiento
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Glaucoma en caballos: causas, síntomas y tratamiento

El glaucoma en caballos es una condición seria que requiere atención veterinaria en todos los casos. Si quieres saber más, sigue leyendo.