Emotiva transformación de una perrita gracias al amor: "eres mi flor y prometí cuidarte"

A veces el amor y los cuidados nos pueden llegar a transformar de forma tan poderosa que incluso nuestro exterior cambia por completo. Así lo experimentó una perrita luego de ser rescatada.
Emotiva transformación de una perrita gracias al amor: "eres mi flor y prometí cuidarte"

Escrito por Jhoan Adrian

Última actualización: 10 julio, 2022

Lamentablemente hemos llegado a un punto como sociedad en la que nos parece normal encontrarnos con animalitos vagando por las calles. Aunque podamos creer que en la naturaleza, estas criaturas no necesitan de ninguna intervención humana, debemos recordar que nosotros hemos modificado su propia hábitat natural.

Los perritos que viven en las calles deben enfrentarse a una serie de dificultades para sobrevivir. El solo hecho de vagar por las calles, exponerse a la contaminación, la búsqueda de alimento y el maltrato de algunas personas, hacen de su existencia toda una odisea.

Algunos de estos perritos ruegan por un poco de atención y cariño. Es por eso que, cuando una persona les presta atención, sus ojitos se iluminan a tal grado que casi te rompe el corazón.

Así le pasó a una pobre perrita que se encontraba en un terrible estado de salud. Y lo peor, toda su piel se encontraba muy dañada y sucia. Había perdido todo su pelaje y eso hacía que todas las personas la ignoraran por completo. 

El amor verdadero logra ver mucho más allá de las apariencias

Lo que no sabía esta pobre perrita es que pronto su vida cambiaría para mejor, gracias a una persona. Marianna, una chica que caminaba por una de las calles por las que solía recorrer la perrita, la miró y quedó muy preocupada por su estado de salud. 

Todo ocurrió en Boyacá, Colombia. Marianna había decidido ignorar la apariencia de la cachorrita y enseguida buscó la forma de ayudarla. La llevó a que un médico veterinario la atendiera y estuvo dispuesta a pagar su tratamiento.

Al llegar a la clínica la pobre perrita solo era un costal de piel y huesos. Presentaba una fuerte dermatitis parasitaria producida por hongos y bacterias. Este grado de deterioro podría deberse a años de maltrato y abandono. Marianna sabía que su nueva amiga debía enfrentar un largo camino hasta llegar a su recuperación.

Luego de iniciar con el tratamiento de antibióticos, Marianna ayudó a la perrita bañándola constantemente con jabones antisépticos y cremitas especiales para aliviar las lesiones de su piel. Poco a poco se comenzaba a ver un enorme cambio en la apariencia de la perrita, cada día se mostraba más sana, feliz y su pelaje comenzaba a florecer.

Un nuevo comienzo

Es por esa razón que Marianna decidió bautizar a su nueva amiga con el nombre de “Flor“, haciendo referencia a su proceso de sanación y como, pese a la adversidad, había logrado florecer reluciente. 

“Hallé una flor un día en el camino que apareció marchita y deshojada. Recuperó el color que había perdido porque encontró un cuidador que la regara. Le fui poniendo un poquito de amor, la fui abrigando en mi alma. De aquella flor hoy el dueño soy yo y he prometido cuidarla, para que nadie le robe el color, para que nunca se vaya”, escribió Marianna en una publicación en sus redes sociales donde compartía emocionada la historia del rescate de su nueva mascota. 

Y es que, lo más importante para Flor no fue haber podido sanar, sino que encontró un lugar al que podía llamar hogar. La historia rápidamente se hizo viral y todos enviaron mensajes de apoyo a este nuevo par de amigas.

Tu historia es una canción, mi Flor. Y por si las dudas, sí, jajaja se llama Flor. Gracias a todos por sus mensajitos preciosos. La vida y Diosito les devuelva a todos sus buenos deseos y bendiciones. Flor además de ser un amor es un personaje”, comentó Marianna en respuesta a todos sus seguidores.

Una historia digna de admirar y que nos demuestra que nuestras acciones pueden cambiar la vida de estos animalitos. Juntos podemos hacer la diferencia


Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.