Un elefante tiroteado por cazadores acude a una casa de humanos para pedir ayuda

La noticia es sencilla pero sorprende y está contada, como siempre, desde la perspectiva humana. Un elefante tiroteado, que había logrado eludir a sus cazadores, llegó hasta una casa para pedir ayuda a sus habitantes. Si este hecho fue casualidad o el animal se acercó a las personas con la certeza de que sería auxiliado, es un tema aún en debate. Lo cierto es que el paquidermo se recupera de sus heridas y la historia, hasta el momento, tiene un final feliz.

Ben, el elefante tiroteado por cazadores furtivos

El hecho ocurrió en Bumi Hills Safari Lodge, un complejo turístico de lujo en Mashonaland occidental, una provincia de la república africana de Zimbabwe. La zona se caracteriza por una prolífica vida silvestre y por hermosos paisajes dominados por el lago Kariba.

Ben, así fue bautizado el protagonista de esta historia, resultó una víctima más de los cazadores furtivos que por suerte no lograron atraparlo. Sin embargo, el elefante presentaba dos agujeros de bala en la oreja izquierda y una herida en su hombro, donde finalmente se incrustaron las proyectiles. Además, cojeaba de una forma pronunciada.

El personal del complejo le proporcionó agua al animal, que tenía evidentes síntomas de deshidratación y pidió ayuda a veterinarios para que se acercaran al lugar. Pero mientras tanto, el elefante tiroteado permaneció cerca de la caseta donde se encontraban algunos de los empleados de Bumi Hills.

elefante tiroteado

Fuente: Bumi Hills Foundation

Los medios dieron amplia difusión a la noticia de un elefante tiroteado por cazadores furtivos que se acercó hasta una casa para pedir ayuda a los humanos que se encontraban allí. Más allá de la discusión sobre si el animal tomó la decisión de pedir ayuda o se trató de una casualidad, la historia sirve para poner en el tapete el tema de la matanza indiscriminada de estos seres a causa del preciado marfil.

Conoce cómo fue asistido el elefante tiroteado

Los veterinarios sedaron al animal para curar sus heridas y le instalaron un dispositivo para su seguimiento. Así pudieron evaluar su evolución luego de que el elefante, al sentirse mejor, se fue alejando de las localizaciones del complejo.

Trascurrido un tiempo prudencial, Ben fue sedado nuevamente para poder realizarle más curaciones y constatar el estado de las heridas recibidas. Además, al comprobar que todo estaba bien, le retiraron el collar de seguimiento.

La noticia del elefante tiroteado que pidió ayuda a humanos tuvo gran repercusión en los medios y en las redes sociales donde, además, se inició una campaña para recaudar fondos para cubrir los gastos que ocasionó la atención de Ben.

Elefantes, víctimas de la caza furtiva

Las crudas estadísticas señalan que 100 elefantes africanos son asesinados a diario por cazadores furtivos que buscan sobre todo el marfil de los mal llamados colmillos, pero también su carne y otras partes de su cuerpo. A pesar de que estos seres pueblan el continente desde hace 60 millones de años, pueden extinguirse en 2025 si las matanzas no se detienen.

Pese a las restricciones que se imponen a nivel mundial para la utilización del marfil, la caza furtiva no se detiene porque la demanda de este material va en aumento en la creciente clase media asiática.

Según estimaciones, el marfil que llega a incautarse es solo una pequeña parte de lo que en realidad se mueve en contrabando, a pesar de que el numero de decomisos se incrementó en los últimos tiempos.

Estatuillas vs. elefantes

elefante tiroteado 3

Autor: Bumi Hills Foundation

El marfil, esa  materia dura, compacta y blanca que forma los dientes de los mamíferos, lamentablemente es algo muy apreciado por culturas como la china.

Se emplea para elaborar, entre otras cosas:

  • Figuras ornamentales
  • Pulseras
  • Alhajeros
  • Utensilios de mesa
  • Estatuillas
  • Teclas de piano
  • Fichas de dominó y de ajedrez
  • Mangos de cepillos

Así las cosas, mientras muchos humanos se desviven por salvar a elefantes como Ben, a otros parece importarles muy poco que sean salvajemente asesinados para que ellos puedan ostentar artículos de lujo.

Fuente: Facebook Bumi Hills Foundation