El mono que atacó al rey

12 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
El mono que atacó al rey Alejandro I de Grecia mordió al monarca, lo infectó y apenas duró unos días; su muerte tuvo consecuencias políticas de magnitud

Corría el año 1920 cuando un macaco pondría el destino de Grecia en sus manos. Y es que el mono que atacó al rey Alejandro I en su residencia de Tatoi cambiaría el destino del país para siempre.

El mono que atacó al rey

Este monarca, tercer rey de los helenos, tuvo un reinado extraño y corto en una Europa en vísperas de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, no hay nada más extraño que el motivo de su muerte, y es el mono que atacó al rey y cuyos mordiscos terminaron con su vida.

El macaco de Gibraltar es una especie que ha sido mantenida como mascota en toda Europa. Se ha encontrado en lugares tan dispares como la Pompeya romana o la Irlanda prehistórica, por lo que no sorprende que el mono que atacó al rey heleno fuese de esta especie.

En este caso, el mono que atacó al rey Alejandro I era propiedad de uno de sus sirvientes. En concreto, el administrador de la finca tenía varios ejemplares de esta especie de mono como mascota.

El mono que atacó al rey Alejandro I

El ataque al monarca

Durante uno de sus paseos por los viñedos de palacio hubo un incidente entre uno de estos macacos y el perro de Alejandro I, un pastor alemán. Cuando el rey intento separar a ambos animales, otro macaco intervino y mordió al monarca en el vientre y en la pierna.

Aunque los monos tienen fama de graciosos, lo cierto es que el macaco de Gibraltar es un animal muy peligroso con enormes colmillos, por lo que puede causar enormes heridas en una persona e incluso acabar con su vida.

El mono que atacó al rey fue abatido junto a su compañero, y los sirvientes de Alejandro I limpiaron las heridas del monarca.Sin embargo, ya era tarde: las heridas por mordisco se infectan con facilidad, y más si hablamos de animales como el macaco de Gibraltar. El rey apenas consiguió vivir unos días y, tras semanas de fiebre y dolor, terminó por fallecer en su lecho.

¿Qué produjo este ataque?

Para entender lo que esto significó para Grecia, hay que recordar que el padre de Alejandro, Constantino I, se mantuvo neutral durante la Primera Guerra Mundial. A pesar de ello, el rey heleno era favorable a Alemania, mientras que el primer ministro era favorable a Francia y Rusia.

Palacio de Tatoi

Esto desembocó en un gobierno paralelo y, finalmente, en el exilio del monarca y su familia. Sin embargo, el Triple Entente, que había conseguido dominar en Grecia bajo la figura del primer ministro, no quería instaurar una república en Grecia. Por ello, Alejandro fue coronado, pero de una forma ilegitima, y fue el único miembro de la familia real que permaneció en Grecia.

Alejandro fue, por tanto, un rey pelele que no gobernó como tal, y que se mantuvo aislado de sus amigos. Al final de la Primera Guerra Mundial, el reino griego aumentaría en un tercio debido a las negociaciones de paz posteriores y comenzaría una guerra con Turquía.

Durante estos años murió Alejandro, por lo que los monarquicos volverían a ganar y, con ello, se produciría el retorno de Constantino I, su padre. Sin embargo, el descontento con este y la derrota en la guerra con Turquía le hicieron abdicar a los dos años, razón por la cual Churchill dijo que aquel macaco mató a un rey y a 250 000 griegos, en referencia a la derrota griega tras el retorno de Constantino I.

Resulta interesante saber que el mono que atacó al rey de Grecia causó tal revuelo en este país europeo. El declive de la monarquía y de los territorios del país se produjo a raíz de los eventos que desencadenó la muerte de Alejandro I. ¿Quién pudo pensar que un macaco podía hundir un imperio?