Discriminados por ir con un perro guía

Virginia Duque Mirón 15 marzo, 2016

Aunque la mayor parte de las personas está sensibilizada con el hecho de que los ciegos puedan ir con su perro guía a todos los lugares, desgraciadamente aún suceden situaciones que incomodan a estas personas que tienen derecho a hacer cualquier cosa como todo otra persona.

Hoy vamos a hablarte de varios de estos casos y en qué sectores es más común que sucedan problemas con este asunto para sensibilizar.

“Es mis ojos, mi guía mi sombra, mi luz”

perro golden retriever

Estas son palabras textuales de Patricia Carrascal cada vez que le preguntan lo que significa Brilyn para ella. Brilyn es una Golden Retriever que va con Patricia a todo lugar desde hace seis años. Patricia asegura que no podría dar un paso sin ella, que su existencia ha mejorado desde que ella está en su vida y que no se imagina su vida sin ella.

Aunque es países como España es muy común ver a personas ciegas con su lazarillo y no suelen haber muchos al respecto, Patricia tuvo que pasar por una situación embarazosa.

Fue al médico y cuando estaba en al sala de espera, uno de los responsables de la clínica le dijo que tenía que sacar el perro guía fuera pues las normativas del hospital prohibían la presencia de animales en sus instalaciones. A pesar de que Patricia intentó explicarle a este señor que era ciega y que necesitaba a Brilyn con ella, a este hombre no pareció importarle mucho.

Patricia obedeció ya que esta persona le dijo que si esta situación no era de su agrado, podría denunciar. Y Patricia, muy bien hecho por cierto, no dejó pasar muchos días antes de interponer una denuncia contra el hospital y esta persona en particular. Denuncia que la Junta de Castilla y León dio por válida abriendo una sanción administrativa al hospital y haciendo que el gerente de este se retractara.

Más casos de discriminación por ir con perro guía

perros guia

Una señora ciega que entró con su perro lazarillo a un establecimiento regentado por asiáticos en Madrid fue golpeada con un bate por ir acompañada de su guía. Esto llenó de indignación a la mujer que estableció una denuncia, además de a los habitantes de Madrid que no entienden cómo en el siglo XXI pueda haber pensamientos tan retrógrados.

Los taxis suelen ser un problema en este asunto de los perros guía. Y es que son muchos los que se niegan a subirlos diciendo que la tapicería se llena de pelos y que a otros clientes les puede dar alergia. Al final, si sigues conversando, verás que tan solo es una excusa para no subir a un perro en su coche.

Patricia nos contó una historia más. Cuando estaba buscando piso de alquiler, el dueño de uno de ellos se negó a enseñarle la casa porque no estaba dispuesto a meter animales en el apartamento.

Son situaciones contra las que se pueden luchar y ganar, pero es un poco cansado querer pelearte con todo el mundo. Patricia prefiere irse de donde no se siente bien recibida.

Matilde Gómez de la Fundación ONCE de España aconseja que las personas ciegas deben conocer muy bien la ley y usarla como su arma de defensa. Si con sus conocimientos no basta, pedir la presencia del dueño o encargado del establecieminto, y si no, pedir y cumplimentar una hoja de reclamaciones.

Si ves algún caso de este tipo de discriminación no te quedes callado y actúa, porque no hay nada más triste que ver cómo quieren impedir a cierto grupo de personas ser felices simplemente por no querer avanzar con los siglos en sus pensaminetos.

Esperamos que con el apoyo de todos, pronto no tengamos que volver a oír de estos casos de discriminación por ir con perro guía.

Te puede gustar