10 razones por las que es bueno adoptar un gato adulto

Francisco María García · 11 abril, 2016

Cuando vamos a adoptar un gato, hay muchas razones para elegir un minino adulto en lugar de gatos pequeños. Aunque no lo parezca, hay ventajas. Comentaremos algunas de ellas.

  1. Conocemos lo que el animal es

Al adoptar un gato adulto estamos viendo lo que llevamos a casa. Los gatitos son preciosos y tiernos, pero no se puede saber lo que va a deparar el futuro. Un lindo minino puede convertirse en un gato menos vistoso, lo que implica un gran riesgo si tienes es eso lo que buscamos, la estética. En este caso, lo mejor es actuar sobre seguro.

  1. Las capacidades de los gatos se mantienen

la figura de tu gato

Los motivos por los que los gatos van a las protectoras pueden ser muy variados, pero en ningún caso será porque hayan perdido sus capacidades. Hasta que no tienen una edad muy avanzada para ellos, siguen teniendo sus habilidades prácticamente intactas.

  1. Un menor destrozo

Los gatos pequeños se parecen a los niños, se llevan a la boca cualquier cosa, ya sea porque les están saliendo los dientes o porque están explorando la realidad que les rodea.

Por el contrario, los gatos adultos no pierden ni tiempo ni energía en mordisquear cosas, cuando pueden gastar su tiempo en asuntos de mayor importancia, como por ejemplo atormentar al perro del vecino o cuidar su imagen personal.

  1. Más precavidos

En los primeros años de vida de un gatito, la curiosidad les conduce a meterse en problemas que terminan acarreando accidentes y lesiones, mordiendo cables, tragando todo tipo de objetos, dejándose caer desde alturas elevadas, etc. Recordemos la famosa frase “la curiosidad mató al gato”.

  1. La higiene

Hemos visto a los gatos adultos que no dejan de lamerse. Pero los pequeños no lo hacen, sino que atraen la suciedad, y su conducta, a la hora de hacer sus necesidades, deja mucho que desear. Aunque no son amantes del baño, en más de una ocasión será imprescindible. Por ello mejor un minino adulto.

  1. Adoptar un gato según su nivel de energía

Aunque no parezca cierto, el científico Albert Einstein descubrió una relación de significativa importancia entre masa y energía, que dio lugar a la fórmula: E=(MC)². Dicha igualdad equivale a afirmar que tu nivel de Energía (E) es directamente proporcional a la Masa Corporal (MC) de tu gato al cuadrado.

De esta forma, si adoptamos un gato adulto, nuestro nivel de energía será más elevado que en caso de un gatito, cuya masa es mucho menor. Esta curiosa fórmula está probada, ya que los gatos adultos duermen más, juegan menos, no requieren tanta vigilancia, rompen menos objetos domésticos y no se empeñan en mordernos los dedos de los pies mientras dormimos plácidamente.

Con la compañía de un gato adulto, nuestro nivel de relajación será superior, y, como decía Einstein, también nuestra energía.

  1. Incompatibilidad con los niños

Los niños no son delicados con los gatitos. Suelen hacer lo contrario de lo que les decimos. Los gatos adultos pueden defenderse de los niños, huir y esconderse para luego pensar en su venganza encaramados en un tejado. Pero los gatos pequeños son muy vulnerables.

  1. La educación

Al adoptar un gato adulto ahorraremos todo el proceso de educación. Aunque los gatitos pequeños también son buenos alumnos, es mejor tener un gato ya “educado” en lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer en un hogar.

  1. Juegos sin control

gato jugando

Los gatitos pequeños juegan, toman el sol, construyen castillos de arena e incluso se duermen en su cama de arena. Si adoptamos un gato adulto nos “perdemos” todos estos juegos tan infantiles, y a la vez tan molestos. De alguna forma, son conscientes de la importancia de cuidar todos los rincones de la casa.

  1. La última oportunidad

Muchos gatos terminan en una asociación protectora, traicionados por sus dueños, confusos, deprimidos, sin ningún futuro. La gente que adopta gatos, lo hace con gatitos pequeños, juguetones, mientras los adultos se sientan a contemplar cómo una familia tras otra los ignora en favor de un precioso gatito.

Hemos de saber que un gato puede vivir hasta bien entrados los 20 años si recibe los cuidados adecuados y un poco de cariño. Por lo general se mantendrán activos y juguetones casi toda su vida.