4 peligros de no elegir bien al perro o gato

Francisco María García · 7 mayo, 2016

Los riesgos de no elegir bien al perro o gato en casa son muy diversos. El can que ladra sin parar porque está todo el día solo, o el que destroza la casa cuando sus dueños están ausentes. En otros casos, el felino es el causante de los destrozos.

La elección más adecuada de la mascota es lo fundamental para evitar problemas de convivencia o de abandono. Hay que tener en cuenta que la vida de un perro se puede alargar hasta los 15 años, y la de un gato hasta los 20.

Para que la estancia de la mascota en un hogar sea satisfactoria, hay que reflexionar sobre aspectos diferentes, como es el tiempo de que se dispone para cuidar al perro o gato.

Peligros derivados de no elegir bien la mascota

Fuente: www.lavozdegalicia.es
Fuente: www.lavozdegalicia.es

Una mascota que entra en casa sin que sus dueños hayan reflexionado lo suficiente, y sin tener en cuenta diferentes variables, como el tiempo de que se dispone, o el tipo de vida familiar que se tiene, puede traer problemas que acabarán afectando a la convivencia y a la integración del animal.

También suele ocurrir que los problemas que hay en casa con la convivencia con la mascota se van a trasladar al resto de los miembros de la familia. De esta forma, unos van culpando a otros de la situación, y comienzan las tensiones y los reproches. Una de las causas de esto es la elección inadecuada de la mascota.

De esta forma, el ambiente en casa y en la familia se va alterando cuando la convivencia no es buena, y la tenencia del gato, perro u otro animal se convertirá en motivo de discordia en lugar de disfrute. Es fundamental, por tanto, dedicar el tiempo suficiente para reflexionar sobre si el animal recién llegado va a constituir una fuente de bienestar o generará problemas de convivencia.

El riesgo de que el animal se abandone

Una de las razones fundamentales que originan el abandono de animales en España es una elección no adecuada ni reflexionada de la mascota. Estudios realizados al efecto han ido arrojando datos sobre el abandono de perros y gatos, que en España está en torno al 15%.

Otras razones están relacionadas con el comportamiento del animal, así como la falta de tiempo de atención al perro o gato, por ejemplo, a causa del nacimiento de un hijo.

Soledad para perro o gato

Cuando en casa no puede atenderse como es debido a un perro o gato, poco a poco se irá generando un exceso de soledad para la mascota, y su infelicidad. Por ejemplo, el momento del paseo es importante, y el animal se ha acostumbrado a ello. Si de repente, por las causas que sean, el paseo ya no se hace, nuestra mascota irá deprimiéndose progresivamente.

Cada animal tiene su personalidad propia, perros, gatos y otros seres vivos. Una parte importante de ella estará condicionada por la raza a la que pertenece. Por ejemplo, un caniche tendrá necesidades y un carácter muy diferente a otros animales de gran tamaño.

Hay perros caseros que necesitan mayor ejercicio físico, y otros que son más nerviosos o menos independientes. Son factores que hay que tenerlos en cuenta a la hora de elegir una mascota. Si no se produce esta integración, tendremos en casa un animal al que no conocemos, que no se adapta a nuestro estilo de vida, al que no podremos atender. Y ello redundará en infelicidad para todos, incluido el perro o gato.

Depresión

perro triste

Cuando la mascota está con la familia inadecuada, y no recibe las atenciones que necesita, ya sean físicas o emocionales, está en peligro de padecer enfermedades, como es el caso de la depresión en perros o gatos, ansiedad y determinados comportamientos destructivos.

Como vemos, la salud del animal puede verse seriamente afectada cuando los dueños no son capaces de cuidarle de una forma responsable. Una solución a esto es que se derive a los niños la responsabilidad del cuidado de las mascotas. De esta forma el perro o gato no sentirá la sensación de soledad y los pequeños de la casa se irán convirtiendo en “adultos responsables”.