Derecho de los animales cuando son estrellas mediáticas

10 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Los animales en el cine, en la televisión o en las series se han constituido en auténticas estrellas mediáticas. A menudo, esto acarrea importantes consecuencias para su salud mental.

Las últimas tendencias en publicidad y redes convierten a los animales en verdaderas estrellas mediáticas. Los domésticos y aquellos que se saben salvajes son los protagonistas de las campañas publicitarias de grandes empresas.

Del mismo modo, las imágenes ‘artísticas’ de estos animales subidas en sus perfiles generan grandes ingresos económicos para sus dueños. A simple vista, simpáticos y atractivos, ¿pero cuántos derechos son vulnerados en estas producciones?

El uso de animales salvajes como estrellas mediáticas

Es cada vez más común ver tigres, leones, monos y elefantes en las publicidades de importantes firmas comerciales. Estos y muchos otros representan diversas características con las que desean vender sus productos: fuerza, valentía, empuje, alegría… ¿Pero qué hay detrás de la escena?

La mayoría de estos animales son sacados de su hábitat natural y obligados a vivir en un ambiente nocivo para ellos. Pierden el contacto son sus semejantes, lo que afecta de manera profunda su capacidad de socializar y, por lo general, están encerrados en jaulas pequeñas e inadecuadas para su desarrollo.

Más allá de la buena voluntad aparente de quienes se adueñan de ellos, existe un maltrato a los animales cuando son estrellas mediáticas. Por lo menos, en la mayoría de los casos. El aislamiento, los entrenamientos con violencia física o carencia de alimentos, el estrés ocasionado o las mutilaciones que sufren en ocasiones por accidentes son una vulneración a sus derechos.

Los animales de compañía, artistas de la familia

Los animales de compañía son también ‘contratados’ por marcas importantes y por sus propios dueños como estrellas mediáticas. Parecer ser que su presencia en los diferentes medios tiene una alta rentabilidad. Incluso algunos tienen sus propios managers y obtienen ganancias que superan a los salarios de sus propietarios.

Los especialistas en marketing y en comunicación son creativos y están siempre en busca de la innovación. Así es como incorporan a los animales en sus campañas, e incluso han comenzado a dirigir publicidades exclusivas para perros y gatos. Las marcas más reconocidas de alimentos para mascotas son las pioneras con el uso de sonidos ultrasónicos y otros estímulos.

En lo que respecta a las redes sociales, no cabe duda de que Instagram es la reina de las imágenes con un gran tráfico de contenidos. Muchos animales de compañía son líderes en número de seguidoresy sus perfiles atraen a nuevos sponsors. Los responsables de administrar estas cuentas son sus propios dueños, los mismos que se benefician con sus publicaciones.

Gato como estrella mediática

Las fundaciones defensoras de animales

Es verdad que no todos los animales sufren de maltrato, pero sí la gran mayoría, aun sin que sus maltratadores lo sepan. Las fundaciones que trabajan en la defensa de los derechos de los animales están muy atentas a las rutinas y el uso de estas estrellas mediáticas.

Uno de los principales argumentos de las fundaciones en contra del uso de animales para publicidad es el daño irreversible que se genera en lo mental y lo físico. Han rescatado varios de estos actores con garras cortadas, lastimados y con secuelas en su comportamiento irreversibles.

No hay que olvidar que el solo hecho de ser obligados a actuar contra su voluntad con acciones que no son parte de su naturaleza es un perjuicio. Las consecuencias pueden ser imprevisibles para su salud mental, sobre todo cuando el animal se hace viejo.

Además, es de destacar que muchos se encuentran en riesgos de extinción y estas prácticas son negativas. La necesidad de adquirir ciertos tipos de animales es una causa de tráfico y venta que traspasa los límites permitidos. Se abre un mercado paralelo ilegal de compraventa, muy difícil de frenar si no se toma conciencia de la realidad.

Tráfico ilegal de reptiles

Ejemplos de animales como estrellas mediáticas

El mono Tiby es un claro ejemplo de un chimpancé que hace años que vive en cautiverio y que ha sido utilizado como actor en el que representa a un banquero. Un importante hotel mundial tiene a un gato como principal promotor de su hotelería gatuna. Otros tantos perros aparecen cada día en la pantalla para ‘vender’ productos ajenos.

Por su parte, en las redes sociales Toast es uno de los canes con mayores seguidores, un excelente atractivo para quienes desean ampliar su visibilidad de marca y todo un ejemplo de animales como estrellas mediáticas. Las consecuencias para la salud psicológica de la mascota serán una cuestión aparte, pero que son imprescindible considerarlas.

  • Apreciación estética de los animales. Marta Tafalla. 2013. Extraído de: http://scielo.isciii.es/pdf/bioetica/n28/bioetica_animal.pdf
  • Adnimalsfree.org. Los animales no venden. 2014. Extraído de: http://adnimalsfree.org/documentos/Adnimalsfree-dossier-Z-6-PIXART.pdf