El delfín que murió por culpa de los selfies

A todos nos gusta disfrutar de las maravillas de la creación. No importa cómo creamos que todo llegó a existir, independientemente de nuestras creencias todos estamos de acuerdo en que en nuestro universo hay bellezas inexplicables y animales preciosos de los que nos gusta disfrutar.

No obstante, cada cosa y cada animal o planta tiene su lugar, y aunque nos gustaría, no podemos agarrar cualquier animal o planta que se nos antoje para “disfrutar” de ella a costa de su vida. Esto fue lo que pasó en Teresita, en una playa ubicada en esta localidad Argentina.

Una malísima decisión por la que el delfín murió

No sería la primera vez que en una playa se acerca a la orilla una tortuga, un delfín o cualquier otro animal marítimo. ¿Qué harías si te sucediera? Lo más coherente y lógico sería devolverlo al mar. ¿Recuerdas aquella historia que te contamos sobre varios bañistas que devolvieron al mar a una manada de delfines que se habían perdido y llegado a la orilla? ¡Bien por ellos!

Pero un pequeño delfín de la especie “franciscana” no tuvo tanta suerte y no dio con alguien tan compasivo y benévolo. Este pequeño delfín se acercó a la orilla, algo muy común en su especie, y un… llamémoslo turista, tuvo una genial idea. Una genial idea para él, claro, para él y su beneficio.

Decidió tomarlo en brazos, y sacarlo del agua. Cuando comencé a ver el vídeo creí que se haría una foto con él y ya. Pero no, eso no era bastante para tener su minuto de gloria.

Lo sacó del agua y lo llevó a la arena, bien lejos del agua, para que todos los admiraran cual trofeo suyo. Pronto empezaron a llegar decenas de personas para admirar a este pequeño delfín.

El turista se hizo varias selfies con él, ¿cómo perder esta oportunidad? Todos empezaron a acariciarlo vez tras vez y el turista ahora lo alzó como si fuera un dios al que veneraba.

Y sucedió lo peor: el delfín murió

No pasó mucho tiempo cuando después del espectáculo el delfín murió. Y lo que más me sorprende, al morir, todos se fueron como si el circo hubiera cerrado dejando al animal muerto en la arena.

Cuerpo muerto del delfín
Fuente: elpais.com

La delicadeza de su especie

Este delfín era de la especie franciscana, de la que apenas hay 30.000 ejemplares entre Brasil, Uruguay y Argentina. Esta especie es característica por su pequeño tamaño que llega a ser de 170 centímetros. Su piel es gruesa y grasosa como la de cualquier otro delfín, lo que hace que el animal se mantenga caliente cuando está bajo el agua.

Cuando el animalito permaneció fuera del agua bajo el sol caliente, esto hizo subir la temperatura de su cuerpo y se deshidrató de forma rápida provocando su muerte. Y ese es el fin de esta historia: el delfín murió.

Cómo frenar estos sucesos

Aunque la responsabilidad mayor cae sobre este turista ansioso de selfies, en el vídeo que te pondremos al final podrás ver cuántas personas se acercaron. ¿Crees que alguna hizo algo por evitar que este pequeño muriera?

Como verás en las imágenes, no. Nadie hizo o dijo nada por intentar devolver al animalito a su hábitat natural, el único en el que puede vivir. Así que no se puede culpar solo a una persona cuando había decenas que no hicieron nada por evitarlo.

Ese es el centro de la cuestión para evitar cualquier tipo de maltrato y no permitir que este tipo de cosas vuelvan a suceder. No importa si es un delfín, una estrella de mar, un caballito de mar o cualquier otro animal.

Yo vivo cerca de playas llenas de estrellas, en las que los locales están muy pendientes de que no se saquen del agua. Una buena recomendación que dan es: Cógela dejándola dentro del agua, acerca tu cara lo más que puedas y yo te hago una foto desde arriba.

Mi pregunta es: Si este turista quería una selfie con el delfín, ¿por qué no se metió dentro del agua? ¡Ah ya! Porque se ahogaría. Pues lo mismo sucedió con el pobre animalito: el delfín murió, se ahogó por no estar en su hábitat.

Por favor, no cierres la vista a tales acontecimientos, intenta hacer algo. Si no acceden, llama a la policía. Denuncia el maltrato. Hoy tenemos un pequeño delfín franciscana menos. Si seguimos así, pronto no tendremos ni un animal en la Tierra. ¿Te imaginas un planeta sin animales? Yo no puedo. 

Categorías: Animales salvajes Etiquetas:
Te puede gustar