¿Qué debes hacer si tu perro no se adapta a la casa?

Francisco María García · 9 diciembre, 2017

Cuando tu perro no se adapta a la casa, el nuevo hogar parece incompleto. Pero antes de castigarlo o considerar otra mudanza, proponemos entender mejor los problemas de adaptación y cómo hacer para mejorarlos. Con paciencia y dedicación, tu mejor amigo se sentirá muy cómodo en su nuevo ambiente.

Los problemas de adaptación en los perros

Es común que escuchemos hablar mucho sobre los problemas de adaptación de cacharros de cachorros y perros adultos. Pero, generalmente, lo que nosotros consideramos un problema, se trata de un periodo de transición.

Pongámonos en la piel de nuestros mejores amigos por un minuto. Si una mudanza ya parece difícil para nosotros, que la elegimos y la entendemos claramente, imaginemos lo rara que debe ser para ellos.

Perro asustado

Los perros también se aferran a su rutina, lo que incluye su casa y todos los estímulos que ella ofrece. Frente a un cambio de todo su entorno, es lógico que el animal extrañe y necesite su tiempo para volver a acostumbrarse; y, en realidad, lo mismo sucede con nosotros.

Durante este proceso de transición es común que el perro presente ansiedad, hiperactividad o tristeza. Para descargar la tensión acumulada puede encontrar diferentes válvulas de escape como masticar vestimentas, zapatos, muebles, objetos, etc; y es que algunos animales llegan a desarrollar conductas compulsivas e incluso pueden auto lastimarse.

¿Qué hacer si mi perro no se adapta a la casa?

Si tu perro demuestra signos de inadaptación, seguramente esta pregunta da vueltas y vueltas por tu cabeza. ¿Podemos ayudar nuestro mejor amigo a atravesar con tranquilidad su periodo de transición y enfrentar positivamente los cambios?

Naturalmente, la respuesta es sí. Los propietarios pueden auxiliar sus mascotas para acostumbrarlas a un nuevo hogar y, en este sentido, veremos algunos consejos sencillos a continuación:

5 tips para ayudar a tu perro a adaptarse al nuevo hogar

  1. Paciencia: la adaptación lleva tiempo

Parece un consejo muy sencillo, pero en realidad es el más importante, así que lo primero que debemos entender es que la adaptación es un proceso que lleva tiempo. Por ello, antes de nada, es esencial armarse de paciencia y respetar los tiempos de nuestros mejores amigos.

  1. Encarar y presentarle la mudanza como algo positivo

Los perros son muy sensibles y perciben rápidamente nuestro estado de ánimo, y también nuestras emociones. ¿Cuántas veces nuestros perros se acercan a consolarnos cuando nos sentimos tristes sin que les digamos una sola palabra?

Muchas veces encaramos una mudanza como algo fastidioso, y demostramos mal humor u otros sentimientos negativos sin darnos cuenta. Seguramente nuestros perros van a percibir estos cambios en nuestro comportamiento, por lo que pueden mostrarse desconfiados, ansiosos, tristes y hasta agresivos. Es muy importante encarar y presentar a tu mascota la mudanza como algo positivo.

  1. Llevarlo a conocer el nuevo hogar antes de mudarse

Si tu mudanza está llegando, lo ideal es presentar el nuevo hogar a tu mascota antes de trasladarlo permanentemente. Ello contribuye a proporcionar una adaptación gradual al nuevo ambiente, y así evitar un cambio brusco en la rutina del animal.

Se recomienda realizar visitas regulares durante una o dos semanas al inmueble y sus alrededores para que el perro lo vaya reconociendo. También es interesante llevar algunos juguetes, una mantita y cosas que puedan facilitar la identificación del nuevo hogar.

  1. Preparar un ambiente especial para tu perro

El perro se sentirá más ‘en casa’ al reconocer que el nuevo hogar incluye un ambiente dedicado a su comodidad y diversión. También ayuda en la adaptación cuando el animal percibe que puede sentirse seguro en su rincón.

Niña abrazando a un perro

Asimismo, se recomienda reservar un espacio razonablemente amplio donde tu mejor amigo encuentre sus juguetes, su cuna, su agua y alimento. Este será el lugar donde se sentirá invitado a jugar, descansar, convivir y refugiarse.

  1. Descartar posibles causas patológicas

Muchas veces, los cambios de comportamiento de nuestras macotas pueden revelar problemas de salud. La tristeza excesiva, la letargia y la falta de interés pueden convertirse en síntomas clínicos de diversas patologías.

Si tu perro demuestra trastornos en su conducta, pérdida de apetito o cansancio, es importante llevarlo al veterinario para descartar cualquier causa patológica. También es indispensable que el perro reciba su adecuada medicina preventiva durante toda su vida.

Si tu perro no se adapta a la casa y te falta el tiempo para dedicarlo a su integración, lo mejor es buscar ayuda profesional. Hay muchos adiestradores y educadores caninos que pueden ayudar a tu mejor amigo.

Fuente de la imagen principal: Garen M.