De la calle a un hogar: adoptar gatos callejeros

Cristina · 1 septiembre, 2015

Es verdad que el otro día pasaste por aquella tienda de mascotas y te enamoraste por completo de ese gatito que parecía que con la mirada te pedía que lo llevaras a casa. Claro que, a la hora de incorporar un nuevo miembro a nuestra familia, podemos manejas otras opciones.

Una de ellas es adoptar gatos callejeros. Veamos cuál es el proceso para que pasen de vivir en la calle a tener un hogar.

Demasiados perros y gatos callejeros

El pasado 15 de agosto de 2015 tuvo lugar el 24º aniversario del Día Mundial del Animal Abandonado. Ese día una protectora de animales puso en conocimiento de todos que cada año en un país como España son abandonados unos 140 000 perros y gatos.

Los más afortunados terminarán en algún centro o refugio, pero otros muchos se verán condenados a vagar por las calles afrontando un destino incierto y en la mayoría de los casos cruel.

Casi con toda seguridad tendrán que luchar a diario por llevarse algo a la boca, sufrirán desnutrición y enfermedades, para finalmente tener una muerte prematura.

Pero también ocasionan problemas a las personas, de higiene, salud o incluso seguridad. Por todo ello, resulta fundamental sacar a estos animales de las calles para darles un futuro mejor.

¿Estamos preparados para adoptar gatos callejeros?

inteligencia gatos 2

Ahora imaginemos que hemos visto a un gato en la calle. Puede que nuestra primera intención sea llevarlo a nuestro hogar, algo muy loable.

No obstante, antes de hacerlo, debes preguntarte si estás preparado para asumir todo lo que conlleva convivir con una mascota, además de los cuidados más específicos que se necesitan al adoptar gatos callejeros. Si ya lo tienes claro, veamos cómo hacerlo con éxito.

Consejos para adoptar gatos callejeros

Desconfianza

Los gatos callejeros han podido pasar por malas experiencias al relacionarse con humanos, por lo que es posible que si te acercas a ellos se muestren alterados. Toma todas las precauciones posibles, y ofrécele comida para ganar su confianza poco a poco.

Por supuesto, evita gestos y palabras que puedan asustarlo.

Transporte

Una vez que hayas ganado su confianza, sería bueno que contases con un transportín para que el viaje a casa sea seguro.

Conocer el hogar

Cuando estemos en nuestro hogar, permitiremos que el animal conozca todas las habitaciones, para que se familiarice con ellas. Ten en cuenta que para los gatos callejeros es un gran cambio el que haya puertas y no pueda correr a sus anchas, así que procura que tenga bastante espacio para moverse.

Paciencia

Es posible que durante los primeros días se encuentre nervioso y desconcertado, puede que se esconda y evite el contacto con nosotros. Sé paciente y no le agobies. El cariño y la confianza entre vosotros irá surgiendo paulatinamente.

Primeros días

Deja su comida en un lugar de fácil acceso y acércate a él con prudencia. Coloca su arenero también en un lugar accesible y enséñale a utilizarlo. Aunque al principio quiera elegir él en que parte de la casa vivir, cuando las cosas se calmen, lleva todas sus pertenencias al lugar escogido por ti.

Veterinario

veterinario gato

La primera visita al veterinario debe producirse cuanto antes. Es imprescindible que evalúe su estado de salud general, con el fin de que pueda advertiros de ciertas enfermedades, al tiempo que procede a administrarle sus primeras vacunas.

Asimismo, su asesoramiento y ayuda serán fundamentales para quienes adoptan gatos callejeros.

Si hay más animales en la casa

Si eres un amante de los animales es posible que tengas otras mascotas. Si es así, tienes que permitir que se vayan conociendo despacio, pero siempre bajo tu supervisión. Es imprescindible que trates de evitar las situaciones tensas, para que su relación empiece con buen pie.

Por supuesto, antes de que el veterinario compruebe que está sano, manténlo aislado de todos los demás integrantes del hogar.

¿Tiene dueño?

Por último, pero no menos importante. Asegúrate de que el gato no tiene un dueño. Si lo tuviera, es fundamental que trates de encontrarlo por todos los medios. Utiliza la empatía y piensa en cómo te sentirías si te sucediera algo así.

Cuando decidimos adoptar gatos callejeros estamos demostrando un amor altruista capaz de anteponer las necesidades del animal a nuestro gusto personal. Sin duda, esta cualidad hará de nosotros un excelente dueño.