¿Se puede dar aspirina o similares a un perro?

Los perros pueden consumir muchos de los productos alimenticios que nosotros comemos. Eso hace pensar a muchos que también pueden tomar nuestros medicamentos. La aspirina es uno de los más inofensivos. De ahí que muchas personas se la administran a sus animales. ¿Está bien hacerlo? ¿Entraña peligros para ellos?

¿Se puede administrar aspirina a nuestro perro?

Como todos sabemos, cuando nuestro perro se resfría o sufre alguna otra anomalía, el veterinario puede recetarle pastillas que contienen componentes parecidos a los de la aspirina. ¿Qué diferencia hay entre eso y una aspirina de toda la vida?

Aunque los componentes sean parecidos, o incluso iguales, la diferencia está en las proporciones. Esto hace que el efecto sea uno u otro.

En las aspirinas que conocemos como tales, solo hay un modelo, por decirlo de algún modo. Es decir, todas se pueden administrar a todos, menos en el caso de los niños, que las hay especiales.

Sin embargo, en las pastillas que se administran a los perros, las hay de diversos tipos según la raza, el tamaño y la constitución del perro. Por tanto, es posible que una aspirina pueda hacer daño a un cachorro. Pero podría ser que le perjudique ni tenga ningún efecto en un perro de gran tamaño.

¿Qué hacer entonces? Lo mejor es no darle ningún medicamento a nuestra mascota sin prescripción de su veterinario. Lo mismo sucede con otros tipo de medicamentos parecidos a la aspirina. Es el caso del paracetamol y el ibuprofeno.

Y si mi perro se resfría… ¿qué hago?

Como hemos dicho antes, aunque dieras aspirina a tu perro, esta no tendrá efectos para su resfriado. Puedes usar remedios caseros, siempre y cuando sea un resfriado leve.

En caso de algo más grave o que el animal esté mal más de dos o tres días, acude sin falta al veterinario. ¿Qué remedios caseros podemos usar? Los siguientes:

  • Cuando el perro se resfría, por lo general pierde el apetito y esto debilita aún más sus defensas, lo que interfiere en su recuperación. Para facilitar la ingesta de alimento, humedece su pienso con agua. El agua intensificará su olor y lo hará más atractivo para él, lo que le dará más ganas de comerlo.
  • Humedece el ambiente. Esto se puede hacer con vapores de hierbas o aceites esenciales. Favorecerá su respiración y por tanto su recuperación.
  • Limita el ejercicio. Deja que tu animal repose, pues el ejercicio hará que su tos aumente.
  • Déjalo dormir mucho. Al igual que nuestro sueño aumenta cuando estamos enfermos, los animales sienten lo mismo, así que dormir es necesario para recuperarse rápidamente y bien.
  • Haz que beba agua. La hidratación es de suma importancia. Haz que beba mucha agua, y si no toma la suficiente, dásela con una jeringuilla.

Más detalles sobre enfermedades perrunas

Recuerda que el veterinario también podrá recetarte algunas pastillas o medicamentos que ayuden a tu perro a recuperarse, pero nunca, bajo ningún concepto, automediques a tu perro sin supervisión de su veterinario.

Toma su fiebre constantemente y ponle compresas de agua fría, especialmente en la barriga y los muslos, que son las zonas que más se calientan. También podrás obtener productos en el veterinario que corten sus mucosas constantes y le haga pasar el mal trago de mejor manera.

No olvides darle todos los mimos y cariños que necesita. Y sobre todo, si hay niños en casa, hazles saber que la mascota está enferma y que necesita su espacio y su tiempo para él solo. No es momento de agobiarlo, sino de dejarlo descansar.

Si haces todo esto, verá cómo se recupera más rápido de lo que imaginas y pronto estará haciendo travesuras por la casa.

Guardar