Cuando todo falla… abraza a tu perro

Mariela Ibarra Piedrahita 26 septiembre, 2015

A los perros no les suele gustar que los abracen. Sin embargo, cuando tienes un día horrible y todo parece ir mal, cuando todo falla… abraza a tu perro, o mejor apóyate en él.

Cualquier persona que haya tenido la oportunidad de pasar tiempo con un perro sabrá que son terapéuticos.

Ya sea a través de una lamida, que te traiga un juguete, o simplemente recueste su cabeza contra tu pierna, tu perro te ayudará a sobrellevar un mal día. Ten en cuenta que los perros son muy buenos interpretando tus estados de ánimo, por lo tanto sabrán exactamente cuándo deben consolarte.

A continuación, te damos algunas recomendaciones sobre cómo puedes confortarte con ayuda de tu perro, sin que esto termine siendo agobiante para él:

El contacto físico

La mayoría de las veces, cuando vemos a nuestros perros y hemos tenido un mal día, nuestro primer instinto puede ser una palmadita en la cabeza. Sin embargo, esto termina siendo una acción que pueden llegar a mal interpretar, pues para los perros los toques en la cabeza son una señal de dominación, y sabiendo que él ya te considera su líder, puede simplemente estresarlo.

Por lo tanto, si quieres acariciar a tu mascota para relajarte te sugerimos otras maneras. En lugar de darle palmaditas en la cabeza, prueba algo menos amenazante como rascarle debajo del mentón, detrás de las orejas o en su vientre.

Te podrás dar cuenta que el lenguaje corporal de tu perro cambia por completo cuando tienes contacto físico con él de esta forma.

No olvides los límites

perro sofa

Aunque tienes reglas para tu perro, hay días, en especial en esos en los que no quieres lidiar con nada, que decides dejarlo en el sofá, no “sentarse” antes de cruzar la calle o dejarlo comer restos de tu comida de la mesa o tu plato.

Mientras que para nosotros suavizar las normas un poco de vez en cuando es bueno, incluso saludable, tener que saltarse las normas a veces, es algo realmente confuso para un cachorro.

Los perros, en realidad, se sienten más seguros cuando hay reglas y límites consistentes. No hacer cumplir esos límites puede además hacer que aparezcan algunos problemas de comportamiento.

La mejor manera de mostrar tu amor a tu perro es seguir siendo coherente, firme y cálido tanto en el tono de tu voz como en tus acciones. Por supuesto, esto no quiere decir que seas distante y frío con él.

Ser cariñoso con tu perro te ayudará a disipar la mente y producirá endorfinas, que terminan por hacerte sentir feliz. Además, si lo haces, aumentará la confianza de tu perro y tratará de complacerte con mayor frecuencia.

Te estimula a relacionarte

Algo que puedes hacer para tranquilizarte, y tu perro amará, es buscar un sitio donde acepten la presencia de mascotas. Afortunadamente, esto también es una gran manera de mostrarle a tu perro que lo amas.

Los perros son criaturas absolutamente sociales y les encanta ir contigo a conocer a otras personas u otros perros, (si se encuentran bien socializados, claro está) por lo que con gusto te acompañarán a donde vayas.

Un momento a solas

Los perros realmente anhelan su tiempo y atención, pero esto no siempre significa que tengas que asfixiar a tu perro en besosPor lo general, significa tiempo de silencio sentados uno junto al otro o jugando a buscar la pelota hasta que sientas que se te va a caer el brazo.

Prestar atención a las necesidades de tu perro realmente te ayudará a construir un fuerte vínculo él, y este sabrá como retribuírtelo en el momento en que lo necesites, pues te conocerá mejor.

El juego, terapéutico para los dos

perro jugando

Ya sea que estemos corriendo al lado de ellos o escondiéndonos debajo de una manta, lo ideal es que ambos pasen un buen momento.

Sin embargo, no todos los juegos son buenos. Cubrirlo con cosas o postrarte sobre él reafirma el dominio que tienes sobre tu perro y, a veces puede aumentar el estrés que puede tener.

Lo ideal es que busques juegos que mejoren la confianza entre ambos, o aquellos que le ayudan a desarrollar la inteligencia. Verás cómo es divertido ver a tu perro resolver problemas y olvidarás los tuyos en un santiamén.

Imagen cortesía de M.Peinado.

Te puede gustar