Qué hacer cuando un niño pide una mascota

Alba Muñiz · 13 junio, 2016

Si tienes hijos pequeños, sabes que más tarde o más temprano clamarán por un animal de compañía. En una situación ideal te diríamos sin pensarlo que lo mejor que le puede suceder a un pequeño es crecer junto a un amigo de cuatro patas, o alado, o con escamas. Sin embargo, son muchos los factores que debes considerar antes de incorporar a un miembro no humano a la familia, descontando que sabes que estás asumiendo una responsabilidad hacia un ser vivo que merece ser respetado y cuidado. Te contamos las cosas que debes tener en cuenta cuando un niño pide una mascota.

Escoge con responsabilidad una mascota para tu pequeño

niños con perro y gato

Así que si estás dispuesto/a a asumir esa responsabilidad, y el resto de los adultos de la casa están de acuerdo, la decisión más acertada es que encuentres la forma para que un animalito acompañe la infancia de tu hijo.

Lo más probable es que cuando un niño pide una mascota, se incline por un perro o un gato. Y no se equivoca demasiado, ya que en ellos encontrará grandes compañeros, y no solo a la hora de jugar. Sin embargo, no deseches otras opciones. Por ejemplo:

Cuando un niño pide una mascota, trata de concederle su deseo. Crecer con un animal de compañía no solo lo hará un ser más feliz. También estarás contribuyendo a que sea una persona más sana, responsable y solidaria.

Qué factores debes considerar cuando un niño pide una mascota

Entonces, lo primero que debes preguntarte es qué tipo de mascota puedes incorporar a la familia, dado que será tu responsabilidad y no la de tu hijo cuidar de ella. A la hora de pensar en tener un animal de compañía, no debes soslayar temas como la disponibilidad de tiempo y de dinero para atenderlo como es debido o el espacio disponible en la casa. Además, tienes que tratar de combinar estas cuestiones con los deseos del pequeño.

Así que ten bien presente que, en mayor o en menor medida, -de acuerdo a la especie, tamaño y otras características de las mascota- el listado de responsabilidades incluye, entre otras cosas:

  • Controles veterinarios
  • Vacunas
  • Alimentación adecuada
  • Acicalamiento
  • Paseos
  • Accesorios

Beneficios de que tu hijo crezca junto a un animal de compañía

Si ya superaste los distintos escollos y acomodaste las cosas como para que una mascota ingrese a la familia, felicítate. No solo lo estarás haciendo muy feliz, sino que el contacto cotidiano con su nuevo amigo le aportará grandes beneficios a tu hijo. Entre ellos:

  • Lo volverá una personita más responsable. De acuerdo a su edad, y siempre con tu supervisión, deberás enseñarle a encargarse de algunos cuidados relacionados con el animalito.
  • Tendrá un sistema inmunológico más fuerte y desarrollará menos alergias.

  • Estará más activo, hará más ejercicio y se olvidará, aunque sea por un rato, del mundo virtual que le ofrecen los ordenadores y otros dispositivos similares.

  • Se convertirá en una persona más sensible y solidaria y se relacionará mejor con su entorno.

Elige adoptar una mascota para tu niño

curiosidades de los conejos 3

Si la decisión está tomada, habla claramente con tu hijo para que entienda que su mascota no es un juguete, sino un ser vivo que debe ser cuidado y respetado. Explícale también que tiene que aceptar que no siempre su amigo querrá jugar con él y que no debe incomodarlo cuando esté comiendo o descansando.

Si optas por un perro o un gato, considera firmemente la opción de recurrir a un refugio para adoptar a un animal que haya sido abandonadoEsa es otra buena lección que puedes enseñarle a tu pequeño. Las mascotas no son desechables. El compromiso es para siempre.

Quizá las cosas no parezcan fáciles al principio, sobre todo si se trata de un cachorro. No te desanimes. Verás como con el tiempo el animalito no solo cambiará para mejor la vida de tu hijo, sino la de toda la familia.