5 cosas que no le gustan a tu perro

Alba Muñiz · 30 noviembre, 2016

Los canes y los hombres convivimos desde hace siglos. Sin embargo, no hay que olvidar que somos de especies distintas. Por tal motivo, si queremos entendernos bien con ellos, tenemos que tratar de interpretar las distintas formas que utilizan para comunicarse.  Además, toca aceptar que lo que puede ser maravilloso para nosotros pero no serlo para ellos y viceversa. Por eso hoy te contamos sobre algunas cosas que no le gustan a tu perro y quizá no habías advertido.

Aprende a reconocer las cosas que no le gustan a tu perro

Además de las formas sonoras, donde el ladrido es la más característica, los peludos poseen un vasto lenguaje corporal. Este está centrado sobre todo en los movimientos de la cola y de las orejas.

Decodificar correctamente estas señales es fundamental para saber qué le pasa a tu can. Sirve para conocer si tiene miedo, si está enojado o feliz, etc.

Consulta al veterinario o a un especialista en conducta animal para que te ayude a comprender qué intenta decirte tu mascota. Mientras tanto, te detallamos una serie de cuestiones que no le gustan a tu perro.

Conoce algunas cosas que tu peludo detesta y que quizá no habías advertido.

1-Los abrazos y otras formas que utilizas para mimarlo

los perros odian los abrazos

Si bien el abrazo es una forma que los humanos elegimos para demostrar afecto, tu amigo de cuatro patas no opina lo mismo. Has de saber con esta manifestación de cariño lo inmovilizas. Tu peludo lo considera un acto de dominación.

Es muy probable que, si lo observas bien, adviertas que cuando lo rodeas con tus brazos, el animal muestra señales de incomodidad. Por ejemplo:

  • Aleja su cabeza.
  • Evita el contacto con tus ojos.
  • Lame su hocico.
  • Inclina sus orejas hacia atrás.

Por otra parte, si acostumbras a darle palmaditas en la cabeza o a acariciar su cara, seguramente habrás notado que tu mascota cierra los ojos y agacha la cabeza. Esas son señales de sumisión.

2-Carencia de reglas claras

Toda buena convivencia requiere de reglas básicas de educación y de comportamiento. Esto vale tanto para canes como para personas. Pero si esas normas no son del todo claras o lo que es peor, resultan contradictorias, tu perro se confundirá y no sabrá cómo manejarse.

Así que no lo culpes si a raíz de este tema presenta algún problema de conducta. Mejor ponte de acuerdo contigo mismo y con el resto de tu familia. Si un día le permites subir a la cama y al otro día se lo prohíbes, tu mascota se encontrará, como mínimo, desconcertada.

3-Que no lo dejes explorar

El momento del paseo es uno de los preferidos para los peludos. Pero si lo limitas solo a que camine un rato y haga sus necesidades, tu perro no estará del todo feliz. Como sabes, a los canes les encanta explorar su entorno. Para ello, una de sus herramientas más valiosa es el olfato.

Entonces, es muy importante que permitas que meta su nariz en distintos lugares, aunque a ti te parezca que se ven y huelen horrible. Como te dijimos: que humano y perro se lleven bien no significa que tengan los mismos gustos. Sin ir más lejos: un perfume que a ti puede parecerte exquisito, es muy probable que para un can resulte francamente insoportable.

4-Que no le prestes suficiente atención

Cuando decidimos que una mascota comience a formar parte de nuestras vidas, debemos ser conscientes de la responsabilidad que asumimos. Pero más allá de que le compremos la mejor comida o la cama más cómoda, tu peludo quiere que lo mimes y que juegues con él.

Por tal motivo, entre las cosas que no le gustan a tu perro, se encuentra el hecho de que no le prestes la debida atención. Un can que se aburre puede empezar a romper distintos objetos de la casa, o a hacer sus necesidades en sitios inconvenientes. Si esto sucede, en vez de retarlo, revisa qué es lo que estás haciendo mal con tu mascota.

5-Que lo humanices

perro-en-invierno

Lo peor que le puedes hacer a tu peludo es dejar de tratarlo como lo que es: un perro. Si humanizas a tu amigo de cuatro patas puedes provocarle distintos problemas de comportamiento o de salud. Por eso es importante que respetes la naturaleza de tu can.

Entre las muchas formas de humanizar a las mascotas está la de vestirlas a la moda. Incluso hay todo un negocio montado alrededor de este desaguisado. Pero a los perros no les interesa lucir diseños exclusivos ni llevar accesorios caros. Lo único que se logra es incomodarlos o generarles problemas de piel. Recuerda que los peludos solo deben utilizar algún tipo de prenda para que estén protegidos del frío o de la lluvia.