Consejos para que la vida con tu perro sea más feliz

Francisco María García · 3 marzo, 2016

Hay muchas formas de hacer feliz a nuestra mascota. Tener un perro saludable no es sólo tenerlo únicamente en un buen estado de salud sino también otras cuestiones diferentes. Entre las variables más importantes que afectan a la felicidad de nuestro can está el cuidado de su salud, la higiene y una correcta educación. Por eso te ofrecemos consejos para que tu vida con tu perro sea más feliz.

La salud de la mascota es una cuestión fundamental y se centra en una correcta alimentación, visitas al veterinario y vacunaciones y una actividad física regular y constante. Todo esto hará en definitiva que la vida con tu perro sea más feliz.

La alimentación

galleta perro

Los perros deben comer pienso. A menudo dudamos sobre si es preferible que los canes coman comida casera, o si pueden alimentarse con lo que sobra de una casa, como se ha hecho tradicionalmente. La respuesta siempre es la misma, el pienso canino es un alimento completo, desarrollado específicamente según las peculiaridades de los perros, su raza, edad y actividad física y en desarrollo de la dieta más equilibrada y completa.

La alimentación con el pienso canino, siempre que se utilice el tipo que mejor le conviene a nuestro animal, será el mejor alimento que le podemos dar a nuestra mascota. Hay que tener en cuenta las recomendaciones realizadas por la misma marca del producto o bien pedir ayuda a nuestro veterinario para explicarnos la cantidad de pienso que el animal debe tomar, y posibles suplementos nutricionales.

La buena vida con tu perro depende de la higiene

En el análisis de la higiene, no significa sólo llevar al perro limpio, sino cuidar su piel, sus pezuñas, su boca y su aliento, y que tenga el espacio adecuado para hacer sus necesidades sin mancharse y donde nosotros podamos realizar la limpieza y recogida oportuna.

La actividad física

En muchos casos, los propietarios de los canes sacan a sus mascotas únicamente a hacer sus necesidades. Y esto es un error que empeora la vida con tu perro. El paseo debe ser una parte importante de la relación del propietario con su animal, del día a día, algo cotidiano; el canino debe sentirse libre, satisfecho, y el paseo tiene que servir, además de para orinar y defecar, y para realizar actividad física, que el animal pueda correr libremente, saltar, jugar con otros perros, jugar con su dueño, etc.

Las recompensas

Una de las cosas que más feliz hacen a nuestras mascotas es complacernos a nosotros, los propietarios. Las recompensas son el resultado de una buena acción. Puede ser de muchas clases, esas golosinas que sabemos que encantan a nuestro amigo, un elogio muy cariñoso o un buen rato de caricias sobre el lomo. Todas ellas son las mejores recompensas.

Explorar nuevos territorios

Una de las cosas que más feliz hace a nuestros perros es explorar zonas nuevas; no ir siempre por los mismos sitios, no hacer diariamente la misma rutina de paseos. Es importante explorar nuevos rincones y olores. No hay que olvidar que no es sólo el aspecto visual, en el que nuestro perro tiene que alegrarse la vista con parques que nunca ha visitado, zonas con otros perros, etc., sino que el sentido del olfato es el sentido más poderoso del perro y lo tenemos que potenciar que haga un buen uso de él.

Socializarse

Es muy importante que nuestro perro juegue e interactúe con otros perros. Ahí es donde tu mascota va a disfrutar mucho: oliendo los traseros de otros perros, corriendo con ellos, jugando y divirtiéndose, en definitiva, socializándose. Si ves que tu perro es un poco solitario, siempre hay técnicas para socializarle. Puedes acudir a la ayuda de algún especialista canino.

Juguetes

perro con juguete

A los perros les vuelve locos jugar con su dueño. No hace falta que sean juguetes caros. Una pelota o muñeco fabricado de forma artesanal servirán como objeto de juego y así tener la posibilidad de pasar horas de entrenamiento feliz, liberar energía y estar más tranquilos y relajados.

Eso sí, es importante que elimines de su alcance cualquier objeto que pueda ser un peligro o pueda dañarle durante sus travesuras, ya se trate de cables que están colgando, productos de limpieza que estén colocados a su altura, cubiertos de cocina o elementos punzantes, medicamentos sanitarios, herramientas de bricolaje y muchas otras cosas, sobre todo si el animal es pequeño aún y tiene unan gran curiosidad por conocer todo lo que le rodea en casa y morder.